7 de abril 2008 - 00:00

Crisis energética: faltan fondos para los subsidios

Guillermo Moreno
Guillermo Moreno
Se demora el gobierno en autorizar la reapertura de las exportaciones de gas de Tierra del Fuego al sur de Chile, con lo cual posterga también el ingreso de retenciones por esas ventas, ya que éstas forman parte de los recursos para afrontar los crecientes subsidios que exigirá la crisis energética del invierno. Se cree que por una interna dentro del gobierno todavía no se destrabaron esas exportaciones.

Esto se suma a otras dificultades no menores, como establecer cuánto del gasto en gasoil importado, que se estima en unos u$s 3.000 millones, será afrontado por el Estado, a través de ENARSA y también con fondos de las retenciones, y cuánto quedará a cargo de las petroleras.

Tampoco está reglamentado el programa llamado «Gas Plus», por lo cual las reservas nuevas que se incorporen tendrán un precio casi libre o por lo menos uno intermedio entre el de importación y el vigente para el mercado interno.

Esto ya motivó un reclamo del gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, en cuya provincia habría hidrocarburos con características geológicas particulares (Tight Gas), para cuya exploración se requieren inversores que tengan un precio seguro, porque el desarrollo es más costoso.

El plan fue anunciado el lunes 10 de marzo y el 1 de este mes se conoció la reglamentación confirmando que los ingresos para sustentar la mayor demanda de gasoil y fueloil importado y reemplazar gas natural en industrias y generadoras eléctricas (también en autogeneradores) será afrontado por ENARSA con el dinero de las retenciones.

No es el total del precio de los combustibles líquidos importados, sino la diferencia entre el valor de importación y el que se fije para el mercado local; de ahí la importancia que tiene para el gobierno que se ajusten los precios de los combustibles y las tarifas de gas y electricidad. Se habla de que se necesitarán unos 4.400 millones de litros de gasoil importado (lo dijo en una conferencia el presidente de Shell, Juan José Aranguren) y de que el costo adicional sobre los valores locales superaría los u$s 3.000 millones.

  • Prohibición

    Según afirman fuentes confiables, las exportaciones de gas desde Tierra del Fuego a la empresa canadiense Methanex, que opera en sur de Chile produciendo metanol que exporta casi en su totalidad, fueron prohibidas en julio del año pasado por un comité de emergencia.

    Este fue convocado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno (ya en ese momento delegado por Néstor Kirchner para ocuparse de la crisis), aunque formalmente esa instancia, en la que se encuentran funcionarios y representantes de las empresas de gas, debe ser citada por el secretario de Energía, Daniel Cameron.

    Desde esa fecha, sobre todo a partir de la primavera, las empresas interesadas en exportar, como Pan American Energy y Transportadora de Gas del Sur (TGS), se dirigieron regularmente a Cameron para solicitarle el levantamiento de la prohibición.

    El funcionario nunca respondió, por lo cual administrativamente sigue vigente la decisión de no exportar gas a Methanex. En algún momento se especuló que el gobierno había tomado la decisión política de guardar el gas de Tierra del Fuego para extraerlo cuando estuvieran ampliados el Gasoducto del Sur (San Martín) y la cañería que conecta a la isla con el territorio a través del estrecho de Magallanes.

    La presión de la gobernadorafueguina, Fabiana Ríos, que ve sensiblemente reducidos los ingresos por las regalías petroleras, y de las empresas que, una vez descubiertos y desarrolladoslos yacimientos en el mar, quieren amortizar la inversión, fue decisiva en el momento de anunciar que se reabrían las exportaciones al sur del país trasandino.

    Sin embargo, las presentaciones que habría hecho la empresa TGS siguen sin respuesta. Esto hace pensar a varios de los interesados que Cameron no quiere levantar una medida que tomó un comité de emergencia que él no presidió, porque no quiere validar esa constitución no legítima, pero no queda claro cómo se saldrá del embrollo, a menos que Moreno llame nuevamente a un comité de emergencia «por izquierda» y levante la medida.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar