Cristina, en Ginebra, agradó a gremialistas

Economía

Ginebra (especial) - Cristina Fernández de Kirchner defendió ayer en Suiza la política de promoción de los traspasos del sistema de jubilación privada al reparto que está realizando la CGT de Hugo Moyano por todo el país.

En el único mensaje directo de la primera dama a los líderes sindicales en su viaje a esta ciudad para participar de la Asamblea Anual de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), agradeció el «road show» que la central sindical está haciendo para que haya más traspasos. Dejó entrever que en un eventual gobierno suyo continuará esta política, pero evitó cualquier tipo de referencia a otros temas laborales.

Así, Cristina Fernández de Kirchner cumplió sin sobresaltos, sobre todo sindicales, su segunda jornada de exposiciones. El viaje terminará hoy cuando se reúna con el titular de la OMC, Pascal Lamy.

  • Evento principal

    Ayer el día se dividió en dos: una conferencia en la Asamblea de la OIT, de hecho el acontecimiento principal de la cuarta gira del año en la que Néstor Kirchner envía a su esposa como representante oficial; y un ágape para la delegación argentina.

    La senadora sacó de su agenda cualquier tipo de conversación puntual y específica con los enviados de la CGT oficial y de los « gordos», ansiosos por conocer su opinión sobre la legalización de la CTA y de su política laboral en el caso de que sea elegida como la sucesora del actual presidente. Ninguno de los «embajadores» del sindicalismo argentino logró conversar en directo con la enviada, más allá de saludos de rigor y fotos para la ocasión. Incluso, un dato que remarcaron los gremialistas es que Cristina Fernández tuvo varios diálogos privados, con y sin público, con el titular de la Unión Industrial Argentina, Juan Carlos Lascurain. El resto del tiempo que quedó fuera de las conferencias y de la preparación de los discursos de la senadora se utilizó para reuniones con los dos ministros presentes en esta ciudad: Jorge Taiana y Carlos Tomada.

    Esto quedó bien claro en la reunión de despedida para la delegación que la embajada argentina organizó en un salón privado. El ágape duró no más de 40 minutos, de los que sólo unos 20 minutos contaron con la presencia de la enviada presidencial. Además de Cristina Fernández, los dos ministros y Lascurain (con el que habló unos 10 minutos corridos en un costado del salón), brindaron por el viaje el diputado Héctor Recalde, el senador radical y candidato a vicepresidente Gerardo Morales, el abogado de la UIA, Daniel Funes de Rioja, y toda la selección de sindicalistas que llegó a Suiza para tener definiciones laborales de la enviada: Andrés Rodríguez (UPCN), Marcos Castro (mercantes), Omar Suárez ( marítimos), Julio Piumato (judiciales) y Enrique Venturini (electricistas navales). En total, de la reunión suiza participaron unas 15 personas.

    Aunque no hayan obtenido en este viaje las respuestas buscadas sobre el futuro de la CTA y de las intenciones verdaderas de Cristina Fernández ante un eventual gobierno suyo, los sindicalistas compitieron para ver quién ponderaba más la gestión de la viajera. Así, Julio Piumato directamente calificó hoy de «espectacular» el viaje.

    El marítimo Omar Suárez no se quedó atrás y, mientras pudo hablar y no fue expulsado del encuentro (ver nota aparte), dijo sobre Cristina Fernández que «es un orgullo que una representante del gobierno argentino exprese en este ámbito una visión clara de un proyecto nacional y popular».

  • Diálogo social

    A la mañana, la senadora había hablado en la reunión de la OIT sobre la importancia de consolidar un «diálogo social y tripartito» con empresarios y trabajadores para discutir el modelo de crecimiento económico de país. Dijo que «democracia, políticos con responsabilidad institucional y comprometidos con el diálogo social y empresarios comprometidos con el trabajo y la producción son los tres elementos básicos para tener un diálogo social y tripartito». Hizo «un reconocimiento a la OIT por haber ayudado con «solidaridad y compromiso» a los trabajadores y sindicalistas argentinos «que se debieron exiliar para escapar de la atroz dictadura militar».

    Cristina Fernández compartió el panel sobre Diálogo Social y Tripartismo con el presidente honorario de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José María Cuevas; y el secretario general de la Confederación Sindical Internacional, el británico Guy Ryder.
  • Dejá tu comentario