Daniel Marx: "La recuperación puede ser más fuerte de lo que se cree"

Economía

El titular de la consultora Quantum considera que el precio de la soja compensará la sequía y traerá un incremento en las exportaciones. Alerta por la presión cambiaria y la caída de reservas líquidas.

Daniel Marx ocupó importantes cargos dentro de la gestión pública: fue secretario de Finanzas, director del Banco Central y estuvo al frente de la renegociación de la deuda externa entre 1989 y 1993. Actualmente dirige la consultora Quantum y es uno de los hombres más escuchado por los distintos actores de la economía. Adelanta un crecimiento superior al proyectado durante el 2021, anticipa un crecimiento de las exportaciones por el precio de los productos agropecuarios, pero advierte por la caída de reservas y la presión cambiaria.

Periodista: ¿Cómo está transitando la economía hacia la pospandemia?

Daniel Marx: La economía está muy afectada por la pandemia pero también por la situación previa. Por lo que hay un grado de fragilidad que no es menor. Los últimos elementos que vienen del exterior tienden a ser bastante más favorables de lo que se esperaba. Brasil y China, que son los dos principales socios comerciales, y los productos del agro que comercializa Argentina se están revalorizando.

P.: Justamente el precio de la soja viene creciendo. ¿Podrá sostenerse?

D.M.: El precio de la soja está firme. Los cálculos que nosotros hacemos es que la pérdida por la sequía estará más que compensada por el aumento de precios. Entonces consideramos que habrá un mayor ingreso de divisas para Argentina por parte del complejo agroexportador. Es muy factible que la economía crezca más que el 5%, aunque hay factores que no son controlables como la evolución de la situación sanitaria.

P.: ¿Cómo ve la situación para el resto de los sectores?

D.M.: Argentina tiene condiciones para aprovechar la competitividad en recursos humanos y exportación de servicios. La brecha sigue siendo un indicador preocupante pero en la medida de que esto se alivie y se establezca un clima de inversiones, la recuperación podría venir bastante más fuerte de lo que se cree. El crecimiento ayudará a la convergencia de las metas fiscales, mayor actividad significa mayor recaudación y menor demanda de la asistencia de emergencia.

P.: ¿Se puede aliviar la brecha sin devaluar?

D.M.: Si uno mira la historia del tipo de cambio ajustado por inflación daría a pensar que si. Pero hay que reconocer que está bastante afectada la credibilidad y la posibilidad de movilizar recursos. Por lo que hoy pareciera ser un tema de movimiento de capitales, de confianza y de oportunidades.

P.: ¿Es preocupante el nivel de las reservas líquidas del Banco Central?

D.M.: Yo creo que depende más de la evolución que de la foto. Si uno ve que las reservas van creciendo, por más de que se parta de un nivel de reservas líquidas muy bajo, eso es mucho menos preocupante que tener algún grado de reservas pero con tendencia declinante y sin perspectivas de que cambie. Algo hay que hacer para que la balanza de pagos en su conjunto revierta la tendencia de caída de reservas. Eso tiene que ver con la sincronización de asuntos de comercio exterior y en lograr que la cuenta de capital sea positiva. Tiene que ver con algo de ordenamiento y bastante de confianza.

P.: ¿Cómo ve la negociación con el FMI?

D.M.: Está encaminada pero estas negociaciones no se cierran hasta que se hacen del todo. Yo no diría que hay un fondo más flexible pero sí que se adapta más a la problemática actual. Esto tiene que servir para remover la incertidumbre financiera y pasar a generar condiciones para un funcionamiento normalizado de la economía real.

Dejá tu comentario