8 de enero 2002 - 00:00

De la Sota reclama que se pesifique deuda provincial

De la Sota reclama que se pesifique deuda provincial
El gobierno de José Manuel de la Sota quiere también precisiones sobre cómo quedará el canje de la deuda cordobesa. Si el pasivo cordobés no se pesifica se verán obligados a ser más eficientes en materia de recaudación y redoblar el cuidado del gasto.

(Especial de «La Mañana de Córdoba») - El ministro de la Producción y Finanzas de la provincia, Esteban Dómina, confirmó un anticipo exclusivo que este diario publicó en su edición de ayer. Dijo que la provincia reclamará a la Nación que también se pesifique la deuda financiera de Córdoba para evitar el impacto que tendrá sobre las finanzas públicas la devaluación del peso. La provincia incluyó dentro del canje de deuda provincial un stock de deuda de 907 millones de dólares. Sin embargo, ese canje no se perfeccionó porque no fue firmado el nuevo contrato de mutuo que establecía un período de gracia de 3 años para el capital y una tasa de 7% anual. Pero en la Argentina todo cambia y ahora Córdoba reclamará que sus créditos sean pesificados, según confirmó ayer Dómina luego de la primera reunión del año del gabinete provincial.

«La provincia está esperando información oficial referida a la situación de las deudas financieras incluidas en el canje para conocer en qué medida subsiste este mecanismo», advirtió Dómina consciente de que el canje no fue perfeccionado por medio del nuevo mutuo que Córdoba debió haber firmado el pasado 26 de diciembre con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, organismo que a su vez, pasaría a ser el deudor ante los bancos acreedores de la provincia.

Confirmando el anticipo de este diario, el ministro señaló: «Además hay una preocupación que el gobernador ha trasladado a los legisladores nacionales y a las autoridades del gobierno nacional para que las deudas financieras de la provincia, nominadas en dólares, se pesifiquen, o sea, que haya un dispositivo similar al de las deudas privadas porque de otra manera 40% de la devaluación impacta de forma directa en los costos de la deuda financiera provincial», reclamó Dómina.

La postura de Córdoba podría ser imitada por el resto de las provincias endeudadas en el sistema financiero local, situación que pondría a la Nación en un verdadero aprieto. El stock de deuda de las provincias con los bancos locales, de pesificarse, obligaría a Nación a implementar un seguro de cambio de las mismas características que el aplicado a los particulares y PyMEs. Claro que para implementar ese seguro de cambio la Nación debería compensar a los bancos con un bono que financiaría luego aplicando un nuevo impuesto sobre algún sector como ya se lo hizo con hidrocarburos para resolver el problema de los particulares endeudados en dólares. Visto de ese modo aparece el pedido de Córdoba como poco probable de ser contemplado, salvo que desde la política se encuentre una salida que la economía parece no estar en condiciones de dar. Si finalmente la deuda financiera de Córdoba no es pesificada y el canje de deuda se concreta tal como lo cerró con los bancos Domingo Cavallo, se verá obligada la provincia a enfrentar el costo de la devaluación y por cada dólar que debía ahora deberá pagar 1,40 peso; lo que la obligará a ser más eficiente a la hora de recaudar o a encarar un recorte de gasto adicional para cuando llegue el momento de hacer frente a las amortizaciones de capital. La devaluación obliga entonces al Estado en todos sus niveles al equilibrio fiscal. El crédito está cortado para la Argentina y sería peligroso financiar déficit fiscal con emisión.

Dejá tu comentario

Te puede interesar