18 de julio 2001 - 00:00

Déficit cero: Cavallo se lo explicó a grupos españoles

Alfonso Cortina, CEO de Repsol-YPF
Alfonso Cortina, CEO de Repsol-YPF
Una hora les alcanzó al presidente Fernando de la Rúa y a los ministros Chrystian Colombo y Domingo Cavallo para explicarles a las cabezas de cinco de los principales grupos económicos españoles las características del plan déficit cero.

En tanto, anoche se conoció que otras dos empresas se sumarán al «aporte voluntario» destinado a engrosar el Fondo Fiduciario para las provincias: Telefónica y Telecom le avisaron al gobierno que colaborarán con u$s 75 millones cada una en concepto de adelantos de impuestos reintegrables en dos años y sin intereses. La cifra se suma a los u$s 150 millones que ya había prometido el viernes Repsol-YPF, lo que deja el fondo a «sólo» u$s 200 millones de la meta propuesta.

Ayer, los presidentes de Telefónica de Argentina, el español Carlos Fernández Prida y su colega de Telecom, Juan Carlos Masjoan, concurrieron al despacho de Cavallo en el Palacio de Hacienda -los recibió con Daniel Marx, secretario de Finanzas-; según fuentes empresarias, no hubo pedidos de cifras concretas, apenas un interrogante: «¿Cuánto están dispuestos a aportar?». La respuesta ya había sido convenida por los empresarios, en reuniones y comunicaciones que venían manteniendo desde el viernes pasado.

Horas antes, tal como adelantara ayer este diario, el titular del Ejecutivo y sus dos ministros mantuvieron una videoconferencia desde el despacho de De la Rúa con los CEO de Repsol-YPF Alfonso Cortina - «ideólogo» y organizador del encuentro transatlático-, de Telefónica César Alierta, de Endesa Rodolfo Martín Villa, del Banco Santander Central Hispano (BSCH) Angel Corcóstegui y del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) Francisco González. La conferencia se prolongó una hora, de 9 a 10, y antecedió a la firma del acuerdo con los gobernadores justicialistas.

Precisamente ese acuerdo fue uno de los temas de la conversación Buenos Aires-Madrid, a pesar de que los empresarios españoles ya estaban en antecedentes de que la noche anterior se había llegado a un consenso que prenunciaba la «foto» de ayer.

De todos modos, la mayor parte del tiempo fue utilizada por el ministro Cavallo para explicar la necesidad de que el Estado nacional y los provinciales se manejen estrictamente con lo recaudado. No hubo mayores sorpresas: los ejecutivos de los cinco grupos convocados conocían también los grandes trazos del recorte de gastos propuesto por el gobierno.

Hubo preguntas puntuales sobre algunas cuestiones, aclaraciones que corrieron por cuenta de Cavallo y Colombo. Como nadie quería nombrar la soga en la casa del ahorcado,
ni siquiera se mencionó la posibilidad de crear algún tipo de gravamen para las privatizadas.

Respecto de los fondos que se les pedirán a las empresas de servicios, hay dos versiones divergentes. Una de ellas indica que ni el Presidente ni sus colaboradores hablaron del aporte patriótico que deberían efectuar esas empresas.
«Se habló sólo del plan, del déficit cero, se hicieron aclaraciones y todo se desarrolló en un clima muy cordial», dijo un allegado a una de las empresas que participaron en la videoconferencia.

• Devaluación

Sin embargo, ese «ambiente cordial» se habría alterado cuando en un momento dado Cavallo perdió la paciencia ante reiteradas preguntas de los empresarios sobre la posibilidad de una devaluación. «¿Pero cuántas veces voy a tener que explicar que no vamos a devaluar?», habría respondido en tono poco contemporizador. El Presidente disculpó a su colaborador y restauró la calma: «Perdónenlo al ministro: ustedes ya lo conocen y saben que tiene su carácter», habría dicho De la Rúa.

Curiosamente, el vocero presidencial
Juan Pablo Baylac afirmó luego del teleencuentro que De la Rúa le había pedido a sus interlocutores la integración de ese aporte patriótico hasta un monto de u$s 500 millones. Otro allegado al gobierno negó la afirmación: «¿A usted le parece que el Presidente va a reunirse con esa gente para pedirles plata? Es poco serio...».

De todos modos, la aspiración «de mínima» del gobierno es llegar al menos a esa cifra en los próximos días; para ello, Colombo convocará a los empresarios de las privatizadas a su despacho en las próximas horas, ya con la agenda más liberada tras el final de la negociación con los mandatarios justicialistas.

• Grupos argentinos

Para eso, no sólo entrarían en la convocatoria los concesionarios de servicios públicos, sino también grupos nacionales y extranjeros a las que les ha ido bien en los últimos años. En este sentido, no sería de extrañar que el listado de «invitados» a esas reuniones incluya a los grupos Techint, Arcor y Pérez Companc.

Los bancos nucleados en las dos grandes asociaciones que los agrupan
(ABA y ABAPRA) ya comprometieron su porción en el esfuerzo, que asciende a u$s 500 millones, con las excepciones del caso (ver nota aparte) y por estas horas desembolsarán la primera cuota por u$s 200 millones, un anticipo de los impuestos a las Ganancias y al Valor Agregado, a devolver la mitad en 2003 y la otra mitad al año siguiente, sin intereses.

La participación de los empresarios también está casi «abrochada», después de los anuncios de anoche. Pero no sería tan sencillo reunir los restantes
u$s 200 millones: en muchas empresas privatizadas (y también en grupos no alcanzados por esta descripción) se nota cierto malhumor por el recorte en los pagos a proveedores dispuesto en el plan déficit cero.

Dejá tu comentario

Te puede interesar