7 de febrero 2006 - 00:00

Define hoy la OMC caso clave de la Argentina contra Europa

Pascal Lamy
Pascal Lamy
Ginebra (AFP) - La Organización Mundial del Comercio que preside Pascal Lamy puede dar hoy la razón a la Argentina, Canadá y los Estados Unidos en su disputa contra la Unión Europea (UE) en un difícil caso sobre importaciones de organismos genéticamente modificados (OGM). Un panel de arbitraje de la OMC debe entregar a las cuatro partes implicadas su decisión preliminar y «confidencial», tras varios retrasos debido a la gran complejidad del asunto.

Este proceso se originó cuando en mayo de 2003 la UE decidió una moratoria de hecho sobre la importación y comercialización de OGM, una medida adoptada cinco años antes por los europeos. Esta batalla es considerada una de las más técnicas que se han librado ante la OMC.

La decisión ocupará sin duda cientos de páginas, «y los expertos de las partes tendrán que analizarla durante varios días», según un responsable del organismo. El expediente contiene, en efecto, múltiples informes sobre los diferentes cultivos transgénicos, como el maíz o la soja.
Algunas fuentes auguran que la OMC se pronunciará en contra de la UE, cuyos argumentos son considerados en este caso menos sólidos. Los tres países demandantes se muestran confiados en ganar el caso, ya que estadísticamente la OMC suele dar la razón -en nueve de cada 10 casos- a quienes interponen las acciones. Los Estados Unidos, la Argentina y Canadá interpusieron una demanda contra los europeos en mayo de 2003, acusándolos de prolongar una prohibición de importar OGM -en vigor desde 1998- más por razones proteccionistas en el sector agrícola que debido a inquietudes sanitarias o medioambientales.

• Información

La UE alegó que la moratoria era necesaria para obtener más información de las empresas de biotecnología, y para adecuar sus normas sobre OGM. Pero los tres países argumentan que la UE pretende solamente atentar contra el libre comercio, basándose en supuestas consideraciones sanitarias. De hecho, la moratoria de la UE fue levantada parcialmente en mayo de 2004, pero argentinos, canadienses y estadounidenses mantuvieron su demanda,asegurando que variospaíses europeos miembros de la UE seguían bloqueando el ingreso de productos genéticamente modificados.

Sea cual fuere la decisión de los tres árbitros designados por la OMC, ello no se traducirá por una «invasión» inmediata de OGM en los supermercados europeos.En efecto, el esperado dictamen de hoy de la OMC, por tener carácter preliminar, debe ser corroborado dentro de algunos meses por una decisión definitiva, que a su vez puede ser objeto de recurso.

En total, el procedimiento podría extenderse hasta fines de año. La UE podría también decidir ignorar la decisión de la OMC, si le es desfavorable, y pagar las eventuales multas infligidas por los demandantes. Una decisión de la OMC en favor de la Argentina, los Estados Unidos y Canadá tampoco revertirá la general desconfianza de los consumidores europeos ante los OGM.

«La hostilidad frente a los alimentos genéticamente modificados se reforzará probablemente si la OMC decide que las salvaguardias europeas deben ser sacrificadas en beneficio de las sociedades biotecnológicas», augura la organización ecologista Les Amis de la Terre (Amigos de la Tierra).

Dejá tu comentario

Te puede interesar