Deuda en dólares: preparan pagos por más de u$s700 millones en julio

Economía

Se cancelarán bonos del canje 2020, la primera cuota al Club de París y otros créditos internacionales. Restan compromisos en moneda extranjera por u$s6.500 M este año, el grueso con el FMI.

Tras el anuncio del “puente de tiempo” acordado con el Club de París, se descomprimió una de las principales fuentes de tensión sobre las divisas disponibles: los u$s2.400 millones que habían vencido a fines de mayo. Aunque la recuperación de las reservas del Banco Central alejó las dudas sobre la viabilidad de corto plazo de la estrategia cambiaria, todavía queda una importante porción de pagos de deuda en moneda extranjera durante el segundo semestre que presionarán sobre las tenencias internacionales. La primera escala será en julio, cuando vencerán más de u$s700 millones entre bonos y cancelaciones de préstamos bilaterales y multilaterales, según datos del Ministerio de Economía.

Tras el megaendeudamiento impulsado por el Gobierno de Cambiemos, una de las claves de la mejora en la posición externa fue la reestructuración con los bonistas privados de unos u$s110.000 millones en títulos en moneda extranjera tanto bajo legislación foránea como local, que permitió patear cuatro años los grandes pagos de capital (comenzarán en 2024). Pero el equipo de Martín Guzmán ya se prepara para realizar la primera cancelación de intereses en dólares y euros surgida de aquel canje. Será el viernes 9 de julio por el equivalente a u$s154 millones, de acuerdo con los números de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Ocurre que el contrato pactado con los acreedores en el canje preveía un primer corte de cupón de intereses devengados a una tasa de solo 0,125%, un porcentaje que crecerá gradualmente en los siguientes pagos semestrales hasta alcanzar máximos de entre 1,75 y 5% al final de la vida de los distintos bonos. El cupón promedio ponderado de los títulos bajo ley local es del 2,4% y bajo legislación Nueva York, del 3,1% (antes del canje promediaban el 7%). Así, la próxima semana el Gobierno desembolsará u$s43 millones correspondientes a los bonos locales (AL29, AL30, AL35, AE38 y AL41), u$s106 millones por los títulos en dólares ley extranjera (GD29, GD30, GD35, GD38, GD41 y GD46) y u$s5 millones por los globales en euros (GE29, GE30, GE35, GE38, GE41 y GE46).

El pago se hará con divisas de las reservas. De cara a los vencimientos de capital, la intención oficial es refinanciarlos en el mercado con nuevo endeudamiento, aunque esa posibilidad aún luce lejana con el actual nivel de riesgo país cercano a los 1.600 puntos básicos.

No será el único compromiso en moneda extranjera que enfrentará el Estado en julio. El puente acordado con el Club de París para posponer la renegociación de unos u$s2.000 millones hasta el 31 de marzo de 2022 comprende el pago de u$s430 millones a este consorcio de países acreedores en dos cuotas. La primera será el 28 de julio por unos u$s230 millones y la segunda el próximo 28 de febrero por los restantes u$s200 millones, de acuerdo con el decreto 412 publicado el sábado en el Boletín Oficial.

El mismo 28 de julio vencen u$s46 millones de una Letra en dólares con la provincia de Mendoza. Además, de acuerdo con información de la OPC, a lo largo del próximo mes, caducan u$s146 millones entre capital e intereses de préstamos de instituciones multilaterales y u$s203 millones de otros créditos bilaterales.

En todo el segundo semestre los vencimientos en moneda extranjera, sin incluir los pagos intra sector público, totalizan unos u$s6.500 millones. El grueso corresponde al FMI. Mientras la renegociación continúa -ahora con deadline del 31 de marzo- con foco en los plazos, tasas y condicionalidades del nuevo programa, en el horizonte financiero los dos grandes escollos de este año son los vencimientos de capital con el Fondo de septiembre y diciembre por alrededor de u$s4.000 millones en total.

Sobre cómo enfrentarlos, en caso de no haber acuerdo previo, existe un debate en el oficialismo: un sector del Gabinete económico no descarta la posibilidad de cancelarlos con parte de los u$s4.350 millones que enviará el organismo al país como parte de la distribución de derechos especiales de giro (DEG, la moneda de la entidad) entre sus miembros, pero en el kirchnerismo consideran que debe usarse para financiar la ampliación del gasto social que prevé hacer el Gobierno, un planteo que ganó acogida en algunos miembros del equipo económico.

Los pagos que sí se prevé realizar con seguridad al Fondo son los alrededor de u$s600 millones de interés que vencen en agosto y noviembre en porciones similares. Además, a lo largo del semestre, expira un total de u$s1.300 millones correspondientes a otros préstamos bilaterales y multilaterales por fuera del FMI y el Club de París. El Gobierno apuesta a renovar buena parte de estos últimos compromisos con nuevos desembolsos desde instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, el BID y la CAF.

Con todo, tanto en el mercado como en el Gabinete económico estiman que la demanda de divisas de los próximos meses podrá ser solventada por el poder de fuego que cosechó el BCRA, apoyado en el boom de precios de los commodities y en los controles cambiarios. Es decir que, más allá de las esperables presiones devaluatorias en la previa de las elecciones, la entidad ganó espaldas para sostener su actual estrategia de ancla cambiaria contra la inflación y para contener la brecha. Como contó Ámbito, en el Gobierno prevén que el saldo comprador del Central en el mercado de cambios oficial se extienda hasta agosto.

Según estimaciones de la consultora Equilibra, la autoridad monetaria aún podría acumular este año u$s1.667 millones de reservas netas, que de acuerdo con el centro de estudios GERES ya ascienden a u$s7.900 millones. Para Equilibra, la “presión dolarizadora” preelectoral (proveniente de desarme de plazos fijos, fondos extranjeros con tenencias en pesos y ahorros surgidos de los recursos que inyectará el Ejecutivo durante la campaña) podría ascender a poco más de u$s3.400 millones. Se trata de un 83% de las reservas netas que el BCRA logró acumular en lo que va del año.

Dejá tu comentario