Lo que se dice en las mesas

Economía

Cambiaron los semblantes. ¿Todo al 2-J? "Massita", el nuevo Cid Campeador. La mesa del "póker" con margen de 5 dólares. Mucho ruido con Callao y el Patria. Furor linked. ¿Aerolíneas?

Tal como se esperaba, todo pasó para el 2 de junio. Cómo señalara este diario semanas atrás, la salida elegante para ambos era patear la pelota para adelante y desdramatizar el 22-M. Ahora hay doce días más para lograr alcanzar un acuerdo. Fueron horas álgidas, sobre todo, en Olivos y en el Palacio de Hacienda. Pero también del otro lado del mostrador. Si bien los bonistas intentaron mostrar un bloque unido, a pesar de estar nucleados los principales acreedores en tres grupos, hubo ingenuas “operaciones” de uno y otro lado para dividir el frente acreedor. Pero lo cierto es que pese al accionar de voceros y comunicadores “militantes” tanto de los fondos como del oficialismo, las cartas estaban echadas. Claro que hasta los hombres del mercado terminan siendo “víctimas” del accionar “mediático” de voceros y trolls que pergeñan un microclima infectado de mensajes, audios, y demás opiniones y declaraciones innominadas vía WhatsApp. En las mesas y sobre todo en las conference calls, videoconferencias y demás encuentros entre bonistas, analistas, consultores e inversores se percibe cierto clima de estar más cerca de un acuerdo. La mayoría descuenta que hoy el Gobierno no pagará los u$s500 millones. Argentina, socia del selecto club de los parias del mercado (ver mapa de riesgo de los emergentes, según Oxford Economics), integra el Top 7 -con spread de más de 2.000 puntos básicos- junto a Sri Lanka, Surinam, Zambia, Ecuador, Líbano y Venezuela, entrará en default y seguirá negociando. A la hora de hablar de trolls pareciera que el presidente de la Cámara Baja contrató a “Marquitos” ya que emergió como el paladín del canje.

P32 - SPREAD DE 3X6.jpg

En fin, en uno de los intercambios más interesantes de la semana, un broker rioplatense dejó en claro que el Gobierno no tenía tres contrapropuestas sino dos, ya que la liderada por Gramercy y Fintechs y la del grupo de Greylock eran iguales, ambos son asesorados por el UBS y por el otro lado estaba la de los grandes BlackRock, Fidelity, Pimco, y Ashmore, entre otros (tienen más del 30% de los bonos). Hay cinco dólares de diferencia entre ambas. Pero hoy todo luce más factible. Sobre todo luego de la rabieta oficial del fin de semana pasado cuando se supo que el nivel de adhesión ni llegaba al 20%. La mesa del “póquer del mentiroso” muestra así a los fondos de “real money” interesados en el flujo por lo que necesitan cupón, mientras que los fondos ligados a inversiones en el país no miran tanto el flujo de fondos y más les interesa evitar el default y en la otra silla, los fondos “distressed” que compraron a menos de 30 y 40 dólares y esperan vender a 50. Un experto comentaba a colegas que este panorama podría desembocar en una oferta consensuada cercana a los 50. El Gobierno ofrecería 48/49 para luego cerrar en 54/55. Pero sin pagos cash en 2021. Lo que ven es que el Gobierno no va a presentar ninguna propuesta hasta tener una consensuada. Cambió la estrategia oficial. Ya no es “toma o déjalo”. Alguien se despabiló.

Si mucho runrún con el día después de cómo termina la historia. Creciente inquietud por los trascendidos de medidas en estudio tanto por el lado del Grupo Callao como en el Instituto Patria, con un común denominador: más regulaciones e intervenciones. Mientras Kristalina le pidió a los bancos que frenen las recompras y los dividendos y guarden “cash” para lo que viene. Un banquero, que salta a los primeros planos del mercado, comentaba la avalancha de colocaciones que se vienen en la plaza doméstica donde todos apuesta a la baja de la brecha. Al respecto, un Zoom con unos de los legendarios gurúes criollos el tema de la brecha ocupó gran parte de la hora. Recomendó estudiar el fin de los ‘80. En otro Zoom, un viejo lobo de la industria de los fondos detectó un fuerte flujo de inversiones a uno de los sectores más golpeados: las aerolíneas. La estrella es el fondo ETF Global Jets que pasó de tener un flujo de 52 millones a más de 300 millones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario