Primer test pesificador: buscan hoy canjear bonos en dólares por u$s6.900 millones

Economía

En lo que será un caso testigo, la operación voluntaria será preliminar al envío al Congreso del proyecto para reestructurar otro tramo de la deuda.

Antes de comenzar a recorrer el camino legislativo de la reestructuración de la deuda en dólares bajo ley local, la Secretaría de Finanzas se adelanta y juega hoy una ficha a canjear parte de esos instrumentos por títulos en pesos ajustados por CER con vencimiento en 2023 y 2024. En total, según confirmaron fuentes oficiales a Ámbito, se trata de u$s6.900 millones entre Letes, Lelink, AF20 y TV21. La expectativa en el Palacio de Hacienda es que el resultado sea “relevante”.

El canje fue anunciado al inicio de esta semana. El objetivo que se propuso el equipo de Martín Guzmán, cuentan desde el Ministerio de Economía, es “normalizar” la situación de la deuda cuyos pagos fueron pospuestos hasta el 31 de diciembre a través del decreto 346. A través de ese decreto, el Gobierno nacional postergó todos los pagos que debía hacer en moneda extranjera de títulos emitidos con legislación argentina. La apuesta de adelantarse a la reestructuración, cuya ley deberá ser tratada por ambas Cámaras, es empezar a desarmar parte de esos vencimientos de forma anticipada a través de un ofrecimiento a los inversores para que, de manera voluntaria, entreguen sus títulos en nominados en moneda extranjera y se queden con nuevos bonos en pesos.

“Esperamos un canje que va a tener una magnitud relevante”, dijo un funcionario de la Secretaría de Finanzas de la Nación.

La canasta de títulos elegibles se compone de cuatro instrumentos: Letes, Lelink, AF 20 y TV21. Para las Letes, que vencieron entre agosto de 2019 y febrero de 2020, el valor técnico por cada u$s1.000 de valor original oscila entre u$s600 y u$s1.000. En el caso de las Lelink, que permanecen impagas desde noviembre y diciembre del año pasado, el valor llega hasta u$s606,45. Ambos instrumentos fueron reperfilados por primera vez en agosto de 2019 por el ministro Hernán Lacunza y luego alcanzados por el Decreto 346/2020, a través del cual la gestión de Martín Guzmán estiró los plazos de pago hasta fin de año.

La convocatoria contempla también el canje de lo que queda de AF20, o bono Dual como se lo conoce en el mercado, un título que provocó un traspié en febrero que terminó derivando en un reperfilamiento hasta el 30 de septiembre a través del decreto 141/20 (y luego prorrogado nuevamente, esta vez hasta diciembre, a través del Decreto 346). Para este instrumento, el valor técnico fue fijado en u$s1.000 por cada u$s1.000 de valor nominal original. El cuarto título que integra la canasta es el TV21, que había sido emitido en el primer canje del bono Dual en febrero y cuyo total nominal es de u$s8 millones, dijeron fuentes oficiales. El valor técnico en este caso fue fijado en u$s1.018,55 por cada u$s1.000 nominales originales

Analistas del mercado validaron la estrategia del Ministerio de Economía. La estrategia de trocar deuda en moneda extranjera por deuda en pesos cumple varias funciones positivas: por un lado, quitarle presión a la economía con una reducción de los vencimientos en dólares, que pueden ser una fuente de mayor volatilidad cambiaria, algo que entre 2018 y 2019 quedó explícito con las sucesivas corridas cambiarias que atravesó el país. Por otro, le permite al Tesoro obtener financiamiento, en un contexto de alta necesidad financiera y cada vez más cuestionamientos por los niveles de emisión monetaria. Y en tercer lugar, se apunta como positivo el impacto que el desarrollo de mercado de deuda en pesos tiene en el mercado de capitales local, algo que desde distintos sectores del Gobierno marcan como un objetivo concreto de la gestión.

Temas

Dejá tu comentario