Diagnosticó Gobierno el impacto económico de la cuarentena: ampliarán asistencia

Economía

Mediante un informe realizado por el Comité de Evaluación y Monitoreo se precisó que hubo sectores que tuvieron una caída mayor al 50%. Además, señaló que el 75% de los monotributistas vio "severamente afectado su desempeño".

El Gobierno realizó un diagnóstico sombrío sobre la situación económica de las empresas y los trabajadores “cuentapropistas”, en el que se analizó el impacto que la cuarentena tuvo en las distintas actividades -incluso en las consideradas “esenciales”- por lo que reconoció la posibilidad de que muchas compañías cierren y que crezca el desempleo. Así lo precisó un informe del Ministerio de Desarrollo Productivo, en base a información de la AFIP, en el que recomienda, además, ampliar el listado de los sectores beneficiados por el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

Según el informe elaborado por el Comité de Evaluación y Monitoreo, publicado en el Boletín Oficial, “hay algunas ramas en donde la facturación promedio se ha mantenido o incluso ha subido (como el comercio en supermercados o la producción de medicamentos), mientras que en otros ha habido un drástico desplome (como por ejemplo en hoteles y restoranes o servicios ligados al esparcimiento), en ambos con caídas interanuales nominales mayores al 50%”. Por ejemplo, en la variación interanual de la facturación nominal (en el período comprendido entre el 12 de marzo y 12 de abril), se observa que el sector “hoteles y restaurantes” tuvo una caída del 57,3%. “Servicios artísticos, culturales y de esparcimiento”, registró una caída del 55,4% y la “industria manufacturera”, un 25,9%.

De todas formas, el informe resalta las complicaciones que tuvieron aquellos sectores que en un momento se consideraban como “relativamente inmunes a la pandemia” y que también están siendo afectados. “Lo que los primeros datos de facturación muestran es que el estar exceptuado de la cuarentena o el tener un elevado potencial de teletrabajo no garantizan que las firmas puedan operar con relativa normalidad”, señaló el Gobierno, y remarcó que muchas empresas “han experimentado caídas notorias en su facturación. Todo ello incrementa las probabilidades de que las firmas cierren y, con eso, que los trabajadores formales pierdan sus puestos de trabajo”.

En ese sentido, por caso, la rama “construcción de obras para el transporte” tuvo una caída del 53,3% interanual; los servicios notariales, del 60,5%; la venta de materiales para la construcción, del 44,7%; la venta minorista en kioscos, un 24,8%. Es a raíz de estos sectores que el Comité de Evaluación y Monitoreo sostuvo: “Con el objetivo de preservar capacidades organizacionales y el empleo de calidad, se recomienda ampliar el listado de sectores potencialmente beneficiarios del ATP”.

Independientes

En otro apartado del informe, se hizo referencia a los denominados “cuentapropistas”. “Una primera aproximación, en base a datos de AFIP, permite estimar en alrededor de 2,4 millones de personas el universo de trabajadores independientes formales elegibles para ser beneficiarios del crédito a tasa cero”, señaló el documento quien resaltó que “alrededor del 75% de los monotributistas ha visto severamente afectado su desempeño producto de la pandemia (lo cual se refleja en caídas en las ventas y/o en las compras)”. Por otra parte, en el caso de los autónomos, “alrededor del 71% tuvo caídas en las ventas y/o en las compras”.

Es por eso que, según se analizó en el documento, “si bien esta población es ciertamente menos vulnerable que los trabajadores independientes informales, lejos está de estar ‘blindada’ ante la pandemia. “De allí que, ante la ausencia de ingresos laborales, sea fundamental que el Estado, por la vía del crédito subsidiado y garantizado, facilite que estos trabajadores (y sus familias) puedan sostener un nivel de consumos básicos”, concluyó.

Justamente, el grupo de monotributistas y autónomos afectados por la pandemia tendrán la posibilidad de acceder a un crédito a tasa cero por un monto de hasta $150.000, según califiquen y cumplan con los criterios fijados por el Gobierno nacional. La operatoria de otorgamiento de estos créditos fue establecida el viernes pasado por el Banco Central, en la que fijó que “desde el momento en que la solicitud sea presentada, la entidad financiera contará con hasta dos días hábiles para proceder a la acreditación de la financiación”. El préstamo se acreditará como saldo a favor en la tarjeta de crédito, en tres cuotas iguales, mensuales y consecutivas. Los beneficiarios, tendrán un período de gracia de seis meses para comenzar a pagarlo y doce cuotas sin interés.

Si bien se estimaba que los créditos iban a estar disponibles desde ayer, esto finalmente no ocurrió. Según aseguraron a este diario fuentes bancarias, se estima que su lanzamiento es “inminente” y aclararon además que deberá tramitarse “únicamente” por la página web de la AFIP: será el organismo quien dispondrá de una lista con las personas que apliquen al crédito: aquellos beneficiarios, deberán elegir un banco en el cual tengan tarjeta de crédito.

Dejá tu comentario