Remesas digitales suben 30% mensual por fiestas y por el efecto pandemia

Economía

Este año la Argentina será un país receptor de envíos de dinero en lugar de emisor. Es por influencia de la crisis y la fuerte devaluación del peso.

La pandemia alentó el uso de alternativas digitales para una buena cantidad de servicios financieros y comerciales, entre ellos las remesas de dinero. Si a este cambio de hábito se le suma ahora el incremento estacional de operaciones de envíos y recepción de moneda que genera la proximidad de las fiestas de fin de año, el panorama para las empresas del sector es inmejorable.

De todos modos, el negocio no es indiferente a la crisis económica que atraviesa la Argentina desde hace varios años. Pero esto no implica necesariamente una caída en la cantidad de operaciones, sino un cambio de signo en el flujo del dinero. Es decir , el país dejó de ser un emisor tradicional de fondos para convertirse en receptor. En esto también juega la actual coyuntura cambiaria, con un peso que se devaluó en forma brusca en el último año.

“Diciembre es el mes en que mayor cantidad de remesas se hacen a nivel mundial, obviamente por las fiestas. El incremento es de aproximadamente 30% más de lo que se mueve normalmente en los demás meses del año. Particularmente en Argentina lo que estamos viendo este año, no sólo producto de la pandemia sino ya arrastrando la crisis que venimos arrastrando desde 2018, es que se dio vuelta la torta. Argentina antes mandaba mucho más dinero del que recibía, se enviaban cerca de 3.500 millones de dólares al año y se recibían 500 millones. Y ahora la cifra entre lo que sale y lo que ingresa está casi nivelada”, comentó en diálogo con Ámbito Alex Torriglia, CEO de XCoop, una fintech dedicada a las remesas en forma totalmente digital.

La compañía cumplió su primer año de vida y lo celebró ofreciendo remesas gratis hasta Navidad, es decir sin aplicar su comisión de 3%. “Lanzamos la promoción para celebrar nuestro aniversario. Todo el mundo de las plataformas digitales se vio beneficiado en la pandemia porque mucha gente abandonó los medios físicos. Nosotros llegamos a tener crecimiento de 400% con respecto al mes anterior. Celebramos también que en este año de vida logramos el objetivo de llegar a casi 200.000 usuarios, estar operativos desde 14 países con la posibilidad de enviar dinero a más de 90 países alrededor del mundo”.

Respecto de cómo afectan las restricciones cambiarias a las remesas, Torriglia explicó: “En el mundo de las remesas tenemos una diferencia muy grande respecto a otras entidades que tienen una mayor regulación, como por ejemplo los bancos. Particularmente las fintech y las empresas de envío y recepción de dinero, en realidad no estamos haciendo transacciones internacionales en cada uno de los envíos sino que nos basamos en un modelo de compensación de cuentas. Quiere decir, hacemos lo que se llama compensación con cuentas vostro/nostro: cuando enviás dinero al exterior, la plata queda en Argentina y nosotros pagamos la remesa con una cuenta que tenemos en el país de destino. No existe una transacción internacional y por ende tampoco existe el cambio de divisas. Simplemente existe una compensación cambiaria, que podemos hacer nosotros en base a lo que yo me ahorro si tuviera que salir a comprar o mover ese dinero, que se mueve a través de mercados más tradicionales como el de la Bolsa, etc. Eso nos permite operar con un valor entre el dólar mep y el dólar blue”.

En tanto, desde Western Union, la empresa líder a nivel mundial en remesas, también destacan el valor del formato digital para la transformación de su negocio, aunque siguen siendo parte de la mayor red física de la región.

Recientemente, el vicepresidente regional de Western Union, Mauricio García, reveló los resultados de una encuesta sobre este punto que realizó la compañía entre usuarios hispanos de los Estados Unidos.

“En 2020, el proceso de migración digital para servicios financieros se ha visto acelerado por el impacto global de la pandemia covid-19, obligando a las organizaciones a repensar sus estrategias y objetivos que contribuyan a una transformación óptima para todos los clientes. Del 60% de los encuestados que preferían los servicios de transferencia de dinero en persona antes de la pandemia, el 50% ha migrado a los servicios digitales”, destacó.

“En América del Sur, el 21% de los remitentes de Estados Unidos a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela han migrado a canales digitales. Nuestra investigación reveló que el 55% de los usuarios que ya han utilizado el canal digital seguirán utilizando este servicio, ya que lo encuentran mucho más conveniente y lo adoptará permanentemente”, precisó Mauricio García.

Dejá tu comentario