"El Club de París quería más plata, más tasas y menos plazos"

Economía

En el living de su casa en el barrio porteño de Parque Chas, el ministro de Economía, Axel Kicillof recibió a un grupo reducido de periodistas para explicar más detalles del acuerdo alcanzado la madrugada del jueves con el Club de París. En la charla, que fue amena y cordial, el ministro adelantó que espera inversiones productivas y brindó algunos detalles sobre cómo fue la negociación con los acreedores a la que definió como "muy dura"

"La negociación fue muy dura ya que el Club de París quería más plata, más tasas y menos plazos", confió visiblemente cansado. Es que Kicillof voló durante la noche desde Francia y tras arribar al país -y previo paso por su casa-, se dirigió al ministerio donde en conferencia de prensa explicó que la tasa, en principio, será del 3% en los primeros cinco años y si el pago de los u$s 9.700 millones se extiende a siete años subirá a 4,5%. 

La extensión de la maratónica reunión en París hacía prever que hubo muchas consultas entre los 19 países del grupo antes de llegar a un consenso, algo que confirmó el ministro mientras compartía mate y café con los periodistas. Según comentó la intencionalidad de llegar a un acuerdo con el organismo también era beneficioso para ellos porque "se sacaban la mancha de tener un país deudor". 

Si bien Kicilloff insistió en que por ahora no saldrán a buscar financiamiento dejó en claro que en el momento de hacerlo se privilegiarán "obras de infraestructura" aunque no dio precisiones sobre cifras, tiempos, o posibles destinos. Sin embargo, comentó que el requipamiento del tren Belgrano Cargas y el proyecto de la represa el Chihuido I "generan una demanda de 7.500 millones de dólares" y no descartó el buscar financiamiento externo. 

Respecto a las declaraciones del titular del Banco Central Juan Carlos Fábrega sobre que aún restan u$s 20.000 millones por la liquidación de exportaciones de granos, el ministro reflexionó que si ingresan esos montos, sumados a posibles inversiones, no descarta que pueda haber una mayor flexibilización del giro de utilidades. 

El año que viene el país debe enfrentar un vencimiento importante correspondiente al Boden 2015 en este sentido se le consultó si no evalúa efectuar una emisión de deuda, Kicillof eludió dar una respuesta concreta aunque dijo "nosotros tenemos objetivos pero no nos casamos con instrumentos". De esta manera dejó abierta la puerta que el Gobierno pueda llegar a emitir deuda si fuera conveniente. 

Al momento de recibir a los periodistas, se turnaban para abrir la puerta tanto el ministro como su esposa. Los invitados se acomodaron en el living de la casa en donde se agregaron sillas evidentemente del comedor. Luego de la charla, que duró una hora y media, Kicillof acompañó a cada uno hasta la puerta mientras de fondo se escuchaban a sus hijos que estaban jugando.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario