El Gobierno estudia cambios para el sistema eléctrico

Economía

El viceministro de Economía, Axel Kicillof, encabezó este viernes una reunión informativa junto a las principales compañías de energía eléctrica del país, en la cual mencionó una serie de "medidas" que prepararía el Gobierno para combatir el déficit del sector. Representantes de toda la cadena de la industria, es decir, empresas generadoras, transportadoras y distribuidoras, tomaron parte del encuentro en el Palacio de Hacienda, después de haber sido convocados por el funcionarios.

De hecho en la tapa de la edición de este viernes de Ámbito Financiero se adelantaba datos de la cumbre que comenzó a las 16. El encuentro es el primero que mantiene este sector con el funcionario, luego de que éste les requirió informes sobre la situación de cada firma", se lee en la tapa del diario y se adelantaba que había expectativa por que se abra una vía para recomponer los ingresos de las compañías y asegurar un nivel aceptable de inversión y mantenimiento.

En medio de crecientes versiones sobre estatización, Kicillof habló sobre medidas "a mediano y largo plazo" que prepararía la administración nacional para hacer frente al déficit que padece el sector desde hace un tiempo.

"Fue una reunión meramente informativa", dijeron a Noticias Argentinas fuentes del Ministerio de Economía, al término de un encuentro que contó con la presencia de ejecutivos de Edesur y Edenor, dos de las empresas distribuidoras de electricidad que mayores dificultades financieras padecen.

En este sentido, los rumores de estatización surgidos en los últimos días fueron incluso alentados por el secretario general del sindicato de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, que le reclamó a la Casa Rosada una "solución rápida" para combatir la actual falta de inversiones en el sector.

"Tiene que haber dinero para inversión, de algún lado tiene que salir: del Estado como subsidio o como tarifa. O si no que el Estado tome las empresas, que se haga cargo", sostuvo Lescano, un dirigente gremial cercano al Gobierno.

Por falta de fondos, Edesur dejó de pagarle la energía a la administradora oficial del mercado, Cammesa, liderada desde hace unos pocos meses por Juan Manuel Abud como gerente general, un hombre de confianza de Kicillof.

Es más, al frente de la Gerencia de Financias de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) también se desempeña una integrante de la agrupación kirchnerista La Cámpora, Paula Español.

En las últimas horas, ejecutivos de Edenor no descartaron la posibilidad de seguir los pasos de su colega Edesur, después de haber cerrado el segundo trimestre del año con un rojo de 259 millones de pesos.

Tanto Edenor como Edesur asistieron a la reunión "informativa" de este viernes esperando "noticias en el corto plazo", después de haber subrayado una y otra vez la necesidad de incrementar sus tarifas para combatir el déficit que padecen.

El precio de la energía eléctrica que se distribuye en hogares de la Capital Federal y el Conurbano bonaerense se mantiene congelado prácticamente desde la salida de la convertibilidad y pese a los subsidios que reciben las empresas de parte del Estado nacional, el aumento de sus costos operativos las ha ubicado al borde del abismo.

Edesur y Edenor aguardan que la Casa Rosada tome la "decisión política" de autorizar una suba en las tarifas, una medida que dispuso por su cuenta otra empresa distribuidora, Edelap, después de salir de la órbita nacional para pasar a la provincial, aunque fue "reprendida" por el Gobierno.

El Ministerio de Planificación Federal advirtió que las firmas del sector que resuelvan aumentos sufrirán un recorte en la masa de subsidios que perciben "en igual medida".

"Las dos empresas están técnicamente en convocatoria de acreedores", advirtieron fuentes del sector energético, en el que las principales compañías acumularon pérdidas millonarias en el primer semestre del año.

Dejá tu comentario