El Merval no cedió y se resiste a depurar

Economía

La reanudación semanal mostraba una clara tónica a la baja en todos los mercados, si bien de magnitud suave, y así seguía la cuestión hasta pasando la mitad de rueda. En lo que hacía a los «mervales» locales, una ligera merma de 0,3 por ciento no era muy convidadora para pensar en el resto de la fecha, aunque el hecho de haberse encogido al unísono el indicador de órdenes -apenas con 11 millones de pesos- mostraba la mejor trinchera para resistir la erosión: esto es, esa crisis de oferta y el acomodarse siempre al ritmo posible de demanda constituye el rasgo más sólido de un mes de enero que extrajo la miel del mercado, sin necesidad de mayores esfuerzos de negocios.

La reacción

Los demás siguieron su curso, con bajas generales por el Norte, con el Bovespa en la misma tesitura, pero aquí se produjo un cambio y una reacción: como para que los «mervales» siguieran denotando su decisión de no ceder nada del terreno ganado, ni siquiera dejar pasar una jornada en depuración. El recambio de nombres facilita que se generen las órdenes «simultáneas» (vender ciertas plazas y tomar otras de inmediato) y la apertura hacia papeles que tienen que ver con «construcción» y «automotrices» lleva la bandera, como ayer. Acíndar, Renault y Minetti fueron epicentros de demanda. El total final no pasó de los $ 17 millones, mercado más chico, pero firme.

Dejá tu comentario