"El Gobierno rescató de la pobreza energética a 9 millones de personas solo el año pasado"

Economía

El interventor del ENARGAS sostuvo que "Aranguren, Iguacel y Lopetegui dejaron un tendal de 2,9 millones de nuevos hogares pobres energéticos respecto de 2015".

Periodista: La intervención del ENARGAS cumplió un año de gestión, ¿qué balance puede hacer?

Federico Bernal: Quisiera comenzar recordando que heredamos un ente totalmente desmantelado. Y más grave, un ente regulador que no cumplía con una función esencial asignada en la norma legal de creación (Ley 24.076) que es la de proteger los derechos de los usuarios y las usuarias. ¿El balance a un año de gestión? Reconstruimos primero, recuperamos y potenciamos después al Ente Nacional Regulador del Gas. Además de las funciones que nos fija el marco regulatorio, el Presidente nos instruyó auditar y revisar las tarifas de Macri, y desde diciembre, encargarnos del proceso de renegociación tarifaria por un plazo de dos años, en los términos del Decreto 1020/20, donde optó por tal alternativa, renegociación que deberá culminar con una nueva Revisión Tarifaria Integral (RTI). A esta RTI ya estamos abocados, te diría que desde la vigencia del Decreto, al tiempo que nos ocupamos de la tarifa de transición. Así que el balance es excelente, porque el ENARGAS está cumpliendo una función estratégica para la reconstrucción de la Argentina, tal y como nos pidió Alberto Fernández, luego de la pandemia neoliberal.

P.: Un caso emblemático fue lo hecho con las comisiones de los usuarios.

F.B.: Fundamental, sí. Apenas asumidos en marzo -por decisión del Presidente Alberto Fernández-, creamos la Gerencia de Protección del Usuario, cuyo perfil anterior era de gestión comercial, una orientación, más bien, mirando el otro lado del mostrador Para el mes de julio ya habíamos creado, en el ámbito de esta gerencia, ocho comisiones de trabajo permanentes que actúan en el marco de las competencias del Organismo, para Pymes, Adultos y Adultas Mayores, Entidades de Bien Público, Red Nacional de Multisectoriales, Subdistribuidoras de Gas, Inquilinos e Inquilinas, Expendedores de GNC, y Empresas Recuperadas y Cooperativas de Trabajo. La última que creamos fue la de Adultos y Adultas Mayores.

P.: ¿Qué logros obtuvo esa Comisión?

F.B.: Bueno, justamente días atrás informamos que el año pasado creció en un 250% la incorporación de Centros de Jubilados y Pensionados (CJP) a un régimen tarifario específico, régimen que las trata como entidades de bien público. Para tener una idea, en marzo de 2020 la cantidad de CJP bajo este régimen era de 70. Y así se mantuvo hasta julio. En octubre, ya eran más de 100; y a fines del año pasado, unas 237. Pero no fue un logro exclusivo de la Comisión del ente. El 30 de julio firmamos un convenio con el PAMI. Y fue así que junto con su Directora Ejecutiva, Luana Volnovich, conseguimos ese espectacular salto del 250% en los CJP beneficiados. Y esto es algo clave de las comisiones de usuarios y usuarias. Quiero decir, el hecho de contar con la participación de organismos públicos y ministerios del Poder Ejecutivo Nacional, obviamente para los temas de competencia, fomentando un trabajo interadministrativo espectacular. También cuentan con representantes del Congreso de la Nación a través de las autoridades de las comisiones de trabajo presentes en ambas Cámaras. En suma, las comisiones del ENARGAS son mesas de trabajo permanentes, audiencias permanentes de usuarios y usuarias con articulación en el Ejecutivo y Legislativo, para propender a que los reclamos y las soluciones sobre determinado grupo o sector se alcancen en tiempo y forma.

P.: ¿Y con las pymes?

F.B.: La Comisión pymes fue una de las primeras que creamos el año pasado, más precisamente a mitad de mayo. ¿Por qué? Las pequeñas y medianas empresas, comercios e industrias fueron severamente golpeadas por la política económica y tarifaria del macrismo. Entre 2016 y 2019, se desconectaron del servicio público de gas por redes cerca de 14.000 pymes. Nunca desde 1992 un gobierno cerró con desconexiones para esta categoría de usuarios, ni siquiera durante el crítico 2000 a 2003. Por cierto, el pico de máximas conexiones de pymes a este servicio público se verificó entre 2004 y 2007, con 50.287 incorporaciones. Esta comisión trabaja desde entonces para solucionar los problemas de este sector neurálgico para el mercado interno, el empleo y un genuino desarrollo nacional.

P.: ¿Puede ser que las pymes estén recibiendo incrementos superiores al 100% en los precios del gas en los nuevos contratos?

F.B.: Sí, y aunque no es un tema que competa al ENARGAS el de los precios de esos contratos ni el de la comercialización del gas aguas arriba, puedo decirte que específicamente eso está ocurriendo con las pymes que quedaron por fuera del servicio completo, es decir, que contratan el gas no con las distribuidoras sino con las productoras y/o comercializadoras. Es un universo aproximado de unas 1.300 pequeñas y medianas empresas, de las cuales 50 son cooperativas y empresas recuperadas.

P.: El ENARGAS encontró que el gobierno de Mauricio Macri sumergió en la pobreza energética a casi 3 millones de nuevos hogares.

F.B.: Efectivamente. Se considera que un hogar es pobre energético cuando destina el 10% o más de sus ingresos a la energía (gas por redes, energía eléctrica y GLP envasado o Garrafa). Del mismo modo, cuando el ingreso destinado a la energía es igual o superior al 20% se considera a ese hogar en una situación de indigencia energética. Pues bien, Aranguren, Iguacel y Lopetegui dejaron un tendal de 2,9 millones de nuevos hogares pobres energéticos respecto de 2015, de los cuales 1,4 fueron indigentes energéticos.

P.: ¿Qué sucedió con esa pobreza energética heredada a partir del gobierno de Alberto Fernández?

F.B.: El Presidente, apenas asumido, decretó la Emergencia Energética y Tarifaria. Fue en diciembre de 2019. A partir de allí, y al igual que se hizo en materia de recuperación de los ingresos de los argentinos y las argentinas, la reconstrucción de la salud pública, la ciencia y la tecnología, etc., la política tarifaria se propuso y logró, por instrucción del propio Alberto Fernández, recuperar el servicio público como derecho social y garantía de derechos humanos. El resultado de esta decisión fue que el gobierno nacional rescató de la pobreza energética, y solo el año pasado, a 2,8 millones de hogares, esto es, 9 millones de personas.

P.: Eso en términos generales. ¿Cómo afectó el tarifazo ya más a nivel ingresos, por ejemplo, de jubilados y pensionados?

F.B.: Si se toman los niveles del Haber Mínimo Jubilatorio, en enero de 2016 la factura promedio absorbía menos de un 3% del Haber. En abril de 2019 se terminó ubicando en un 13%. O sea, 13% del Haber Mínimo y Jubilatorio se destinaba al pago de la factura del servicio público de gas por redes. Jubilados y pensionados que fueron salvajemente ajustados y humillados por la política neoliberal de Cambiemos. Pues bien, gracias a la Emergencia decretada por el Presidente, de ese 13% pasamos a un 7%, un valor que se tenía en 2017, el año en el que entró a regir la tarifa macrista.

P.: Esa mejora también se logró por la inclusión de sectores vulnerables a regímenes tarifarios diferenciales, ¿correcto?

F.B.: El ENARGAS colaboró muy activamente para que esto suceda (no es su competencia la de incluir beneficiarios en estos regímenes, sino de la Secretaría de Energía). La instrucción que recibimos del Presidente fue la de tener tarifas justas, razonables y que se puedan pagar. De eso se trata. Algo tan simple, pero a la vez tan sistemáticamente ignorado por el gobierno de Macri, y que terminó convirtiendo al servicio público en una mercancía cualquiera. Lógicamente, para llegar a posibilitar este tipo de tarifas, el ENARGAS debió crecer mucho en tareas y personal. Porque como decía al comienzo, heredamos un ente que no podía funcionar de acuerdo a los objetivos establecidos en la Ley 24.076 y mucho menos con las nuevas mandas a la Intervención.

Federico Bernal Enargas.jpg
Federico Bernal, interventor del Enargas.

Federico Bernal, interventor del Enargas.

P.: A propósito del aumento del personal, recientemente recibieron una crítica de parte de un portal energético que les atribuía un aumento exagerado.

F.B.: Recuerdo que el título de esa nota periodística, además de señalar lo anterior, ponía “A pesar de la pandemia”. Bueno, claramente se ve el sesgo a favor de las tradicionales políticas de ajuste como respuesta a una situación de crisis. Es lo que en economía se denomina medida procíclica. Las medidas procíclicas destruyeron a la Argentina. Lo llamativo es que siquiera el FMI pide ahora achicar el gasto público o despedir empleados como parte de la solución a la crisis del COVID-19. Es más, recomienda hacer lo contrario. Dicho esto, la verdad es que la crítica en cuestión no me llamó la atención para nada. En diciembre de 2015, el ENARGAS contaba con 524 empleados; apenas arrancada la gestión de Macri, había descendido a 464. Es decir, una reducción del 11%. El portal que criticó a esta Intervención por aumentar la cantidad de empleados nunca criticó aquel desguace y que, por supuesto, se profundizó en 2017, 2018 y 2019, hasta llegar a los 409 que yo encontré al asumir; ni hablar del funcionamiento de un ente de espaldas a los usuarios y las usuarias, a la Ley 24.076 y a la Constitución Nacional. Y fíjate este dato: para encontrar la cantidad de empleados que el ENARGAS tenía de en 2019 tenemos que retroceder al ente de 2010, nada más que en 2010 la Argentina contaba con aproximadamente 7,6 millones de usuarios totales y en 2019 arañaba los 9 millones. Y que no me vengan con que hubo mejoras tecnológicas o del tipo que sea que habrían suplido ese personal, porque el ENARGAS que recibí no había desarrollado ninguna mejora en la organización del trabajo, ni llevando adelante ningún proceso de mejora de la generación y calidad de la información y achicar la asimetría de la información existente a la hora de regular; menos que menos la más mínima modernización en equipos de trabajo, tecnología de la información, etc. En fin, en cuatro años de Macri ni una nota que diera cuenta del despido masivo de trabajadores en el ENARGAS. ¿Cuándo apareció sí una de este tipo? ¡Sorpresa! A comienzos de abril del año pasado, es decir, 15 días después de haber asumido yo como Interventor.

P.: ¿Y por qué los despediste?

F.B.: Primero, y si no me falla la memoria, fueron 6, contra los 60 ocurridos durante el macrismo. Segundo, los 6 se justificaron por ser gerentes que no podían continuar en el Organismo dado que durante todo el año pasado auditamos y revisamos en buena medida lo que estos gerentes y gerentas dispusieron y firmaron.

P.: El incremento de empleados durante tu gestión imagino también se habrá justificado en ese ENARGAS desmantelado que encontraste.

F.B.: Pero lógicamente. Encontramos fallas de diseño en la estructura de las unidades organizativas, fuerte reducción de actividades regulatorias, , carencia de modernización de los instrumentos y herramientas de trabajo, entre muchas otras cuestiones halladas.

P.: Entonces el aumento de personal está plenamente justificado.

F.B.: Por supuesto. Es que la crítica que se nos hizo no comparó las tareas y funciones que tenía el ente en el gobierno de Macri con las que viene teniendo en el gobierno del Frente de Todos. A la tarea habitual del ENARGAS que le compete conforme la Ley 24.076 y que, como señalé antes con el personal a marzo de 2020 no podía llevarse a cabo, se sumaron las 12 auditorías que nos encomendó el Presidente (una por licenciataria, incluyendo sus planes de inversiones), sumadas a las labores que nos encargó de renegociación tarifaria y de nueva tarifa, esto es, Decreto 1020/20. Y todo en el marco de una pandemia. Recuerdo al respecto que en la crítica que mencionaste se afirmaba, insólitamente, que las auditorías de campo se habían reducido por el ASPO y que, por esto mismo, el aumento de empleados fue desproporcionado. Más allá de lo pobre de la argumentación, el autor de la nota se olvidó que el Presidente me encomendó 12 auditorías nuevas y de muchísima mayor complejidad. También recuerdo que se puso en tela de juicio el aumento del personal porque no guardaba relación con el teletrabajo, como se recordará, medida dispuesta en abril del año pasado por el Ejecutivo. Sobre esto respondo: ¿Desde cuándo el teletrabajo es sinónimo de reducción de empleados? El teletrabajo no implica despedir a nadie; lo que sucede es que el personal existente, en lugar de trabajar en su lugar habitual, pasa a trabajar desde su casa. Creo que fue Patricia Bullrich quien pidió despedir a los empleados públicos afectados al teletrabajo.

P.: Y esas actividades y funciones nuevas en relación a las del ente de 2016 a 2019 derivaron en los logros que mencionabas al principio.

F.B.: Cree cuatro gerencias nuevas, dos de las cuales fueron la de Delegaciones y la de Innovación Tecnológica. ¿La de Delegaciones por qué la cree? Es una gerencia para federalizar y gestionar las sedes del ente en todo el país y que vengo expandiendo fuertemente, como nunca en la historia del Organismo. En cuanto a la segunda, es una gerencia abocada a la creación y gestión de 25 mesas de innovación tecnológica, para mejorar y modernizar el servicio público, todo lo cual redundará en un importantísimo beneficio tanto para usuarios y usuarias, como para las propias licenciatarias.

P.: Dicho sea de paso, entiendo no hubo la más mínima innovación tecnológica con la tarifa de Macri.

F.B.: Lamentablemente no. Y digo lamentablemente porque un servicio público más moderno, tiende a ser más eficiente. Y esa eficiencia, bien contemplada en la estructura tarifaria, puede desembocar en un ahorro en el consumo para usuarios, es decir, un uso más eficiente del recurso y, claro está, un posible abaratamiento en la factura. Para las empresas, y si se mantienen invariables o controlados sus costos, la eficiencia puede redundar en una mayor ganancia. Hablamos de una mayor ganancia sin necesidad de aumentar la tarifa, que es como debería ocurrir de acuerdo al sistema tarifario vigente. Pero te aclaro, nada de esto ni de lo que estamos haciendo puede encararse sin los avances que conseguimos en materia de gestión de la información.

P.: ¿Cuáles fueron los cambios en gestión de la información? ¿Cuál es su utilidad para un ente regulador como el ENARGAS?

F.B.: Nunca antes en la historia del ente se informó públicamente, como ahora, con semejante nivel de desagregación de los datos con los que el ENARGAS cumple su función regulatoria, la generación y análisis de los mismos, su validación de calidad, homogenización de criterios técnicos, gestión y publicación de resultados. Desarrollamos por primera vez en la historia del ente, una herramienta de visualización dinámica con tablas, gráficos y mapas descargables sobre datos operativos y estadísticos del Sistema Licenciado de Distribución y estamos desarrollando la herramienta de datos de transporte. En breve, además, lanzaremos un atlas geográfico interactivo que habrá de convertirse en una herramienta estratégica para una correcta planificación en materia de expansión del servicio público de gas por redes, así como para su monitoreo. Pregunto y le pregunto al autor de la crítica: ¿Puede un ente regulador precisamente regular sin datos o con datos desactualizados ni información correcta y adecuada? No puede, obviamente, si lo que se pretende es regular a favor de la ciudadanía. ¿Puede sin datos ni información correcta y actualizada elaborar políticas públicas? De ninguna manera. Bueno, nosotros estamos publicando un récord histórico de informes para más de una docena de temáticas y de frecuencia diaria la mayoría. En conclusión, gracias a lo expuesto antes; gracias al nuevo personal incorporado del que se queja el medio periodístico ese, a las nuevas gerencias y a otras unidades de trabajo nuevas que el ENARGAS está haciendo historia dentro de su propia historia. Y gracias a todo esto, el funcionamiento de las ocho comisiones de usuarios que te mencionaba previamente y que se traduce en logros como son, por ejemplo, aumentar en un 69% la cantidad de Entidades de Bien Público incorporadas al beneficio tarifario respecto de 2019; haber incorporado 300 Clubes de Barrio al beneficio del DNU 311/20; permitir que más de 60.000 beneficiarios y beneficiarias excluidos de la Tarifa Social entre julio de 2019 y marzo de 2020 puedan volver a ella. Y así podría seguir y seguir, porque los logros y avances de estas comisiones, y que los publicaremos en breve en el informe anual de gestión, superan los más de 150.

Dejá tu comentario