España coloca deuda a tasa más baja, pero mercados esperan señal por rescate

Economía

El Tesoro Público español colocó 4.576 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, ligeramente por encima de lo previsto, con un descenso del interés al nivel más bajo desde abril. De todos modos, los inversores aguardan que el Gobierno defina si va a pedir un rescate financiero.

De los 4.576 millones de euros adjudicados, 3.557,42 fueron en letras a un año con una rentabilidad del 2,978%, frente al 3,207% anterior, y los 1.018,81 millones restantes a un año y medio con una rentabilidad del 3,15%, por debajo del 3,45% precedente.

La emisión tuvo una entusiasta recepción por parte de las entidades financieras, que solicitaron 10.852 millones de euros, lo que hizo que la proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado fuera alto, de 2,3 veces.

La subasta fue la primera que celebra España desde comienzos de septiembre y después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara que comprará deuda soberana en el mercado secundario.

Este compromiso del organismo europeo resta presión a la emisión española, que ya en la anterior subasta de deuda, que tuvo lugar el pasado 6 de septiembre, logró colocar 3.500 millones de euros con un descenso de la rentabilidad cercano al 40% por la convicción de que el BCE anunciaría, como así ocurrió, un programa de compras de bonos soberanos.

No obstante, la falta de un mensaje claro por parte del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, sobre el rescate volvió a aumentar la presión sobre el riesgo país.

La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió en que el Ejecutivo necesita tiempo antes de decidir si solicita formalmente una ayuda financiera a sus socios europeos para abaratar los costos de la deuda pública.

"Hay que tener una conocimiento muy claro y muy profundo de que puede suponer cada cosa y cuando eso se tenga tomar la mejor decisión para todos los españoles", dijo Sáenz.

Tras la aprobación por parte del Tribunal Constitucional alemán de la puesta en marcha del fondo de rescate europeo, los mercados han dado por descontado que España usará este mecanismo y el costo de la deuda se ha abaratado notablemente, con un diferencial a diez años entre el bono español y el referencial alemán que llegó a bajar de los 400 puntos básicos.

Dejá tu comentario