Diálogos de Wall Street

Economía

La reunión de la Fed más importante en meses concluye hoy. Le pedimos a Gordon Gekko que nos cuente sus entretelones (y sus posibles consecuencias).

Periodista: Las tasas de interés de largo plazo están en ebullición. El megapaquete fiscal de la Administración Biden es ley del Congreso. Ya son más de 100 millones las vacunas aplicadas en EE.UU. El mundo cambia muy rápido. Se espera más crecimiento y más inflación. El covid salió del podio de las preocupaciones de los inversores estadounidenses. ¿Cómo responderá la política monetaria? Hoy finaliza la reunión de la Fed. No habrá medidas nuevas, pero los mercados están ávidos por escuchar definiciones.

Gordon Gekko: Se tomarán medidas, no habrá cambio de la política monetaria. Y quizás Powell vuelva a retacear las precisiones que los mercados quisieran oír. Las Bolsas coquetean con los récords; si no se deprimen, preferirá guardarse las cartas críticas bajo la manga.

P.: ¿Cree que la Fed tomará medidas concretas? ¿Cuáles?

G.G.: Vence la exención de la norma que obligaba a los bancos a constituir capital (tier 1) en función del volumen total de sus activos. Si la Fed no hace nada, los bancos tendrán que integrar otra vez 3% de su exposición. Y las instituciones con riesgo sistémico, 5%.

P.: O se capitalizan o achican los activos en cartera.

G.G.: La exención se dictó por el covid con el ánimo de que mantuvieran su cartera en la crisis. Luego los activos crecieron sin costo de capital extra.

P.: La Fed se va inclinar por un “siga, siga”.

G.G.: Eso pienso. Los mercados dudan. En parte, esa incertidumbre podría explicar la debilidad reciente de los bonos del Tesoro.

P.: ¿Por qué los afectaría la decisión? ¿No se supone que en los EE.UU. están libres de riesgo crediticio?

G.G.: Porque la norma rige para todos los activos de los bancos, es independiente de su ponderación de riesgo. Vivimos bajo las nuevas reglas de Basilea III, no se olvide.

P.: Entiendo. Los bonos ya tienen de qué preocuparse con la expansión fiscal como para torpedearlos con un cambio regulatorio.

G.G.: Eso creo.

P.: Es un tema técnico, de política macro-prudencial. Nada dice sobre el curso de la política monetaria.

G.G.: Correcto. Tampoco me extrañaría que la Fed eleve la tasa de interés que le paga a los bancos sobre sus reservas excedentes. Muy poco, 5 puntos base apenas. Lo suficiente como para recoger la liquidez puntual que volcará el Tesoro tras la decisión de reducir el tamaño de sus emisiones – los dos próximos trimestres – y financiarse con el uso de sus saldos depositados en la Fed. Es un reciclaje. Cambiar para que nada cambie. La liquidez caerá en la cuenta del Tesoro y subirá en la de los bancos, y así el banco central volverá a esterilizarla.

P.: La Fed no habla de política fiscal (aunque Powell supo dejar en claro que debería tomar la posta del esfuerzo de recuperación). Sin embargo, ahora que se consagró un plan de 1,855 billones de dólares, la Fed tiene que incorporarlo en sus proyecciones. ¿Retocará el mapa de puntos con que nos muestra el recorrido “apropiado” de las tasas cortas en los tiempos por venir?

G.G.: Eso sí. Debe acusar recibo de una realidad muy distinta – por los avances de la política fiscal y de la vacunación - y rehacer las estimaciones para todo el período 2021-2024. Sabemos cómo ve el futuro a grandes rasgos, con un crecimiento inmediato muy acelerado este año que se modera el próximo, una reducción veloz e importante del desempleo, un aumento temporario de la inflación más allá de 2% y una posterior convergencia a la meta de largo plazo de 2%. Pero por primera vez la Fed le pondrá números concretos a esas trayectorias.

P.: ¿Anticipará la suba de tasas cortas? ¿Lo revelará en su mapa de puntos?

G.G.: En diciembre, sólo un ave solitaria pensaba en una suba de un cuarto de punto a fines de 2022. Para fines de 2023, 5 de 17 veían el final de las tasas cero. Esa “cola” aparecerá más nutrida, con más gente agolpada allí. Todos pensamos que la recuperación será más sólida pero la intención de la Fed no se alterará hasta que ello se compruebe de manera fehaciente. Y en ese sentido, no hay que confundirse con el mapa de puntos. Por su propia construcción, depende del calendario. Y subir las tasas es una decisión data-dependiente. No es ahí dónde vamos a encontrar la respuesta, y menos, el primer indicio de una mudanza de actitud.

Dejá tu comentario