Para la Fed, la crisis podría durar "hasta finales de 2021"

Economía

De todos modos, "realmente no lo sabemos", admitió su titular. Sostuvo también que la economía podría repuntar en la segunda mitad del año, "asumiendo que no haya segunda ola de coronavirus".

Los pronósticos del presidente de la Reserva Federal no parecen, en primera instancia, demasiado optimistas. Es que para Jerome Powell la recuperación económica completa de Estados Unidos tras la crisis desatada por el coronavirus podría “extenderse” hasta fines de 2021. Además, remarcó que para que se dé un repunte “ininterrumpido” de la actividad durante el segundo semestre de este año, podría ser necesario que se encuentre “una vacuna”.

Evitó aventurar una fecha estimada. De hecho, admitió que desde la Fed no hay una certeza sobre cuándo podrá ocurrir realmente. Es por eso que cuando en una entrevista para la cadena CBS le preguntaron hasta cuándo podrían extenderse los efectos del coronavirus en la economía norteamericana, Powell respondió: “Podría tomar un tiempo. Podría tomar un periodo.... Podría extenderse hasta finales del próximo año. Realmente no lo sabemos”.

Más allá de eso, el titular de la Fed dijo ser “optimista” sobre la eventual recuperación económica en un contexto de “incertidumbre” actual. “A largo plazo e incluso a mediano plazo, no querrías apostar contra la economía de Estados Unidos”, agregó el presidente del banco central norteamericano.

De todas formas, Powell aclaró que, “asumiendo que no haya una segunda ola de coronavirus”, se prevé que “la economía repunte ininterrumpidamente a lo largo de la segunda mitad de este año”, pero por eso sostuvo que para que haya un recuperación integral “la gente tiene que estar completamente confiada, y eso puede que tenga que esperar la llegada de una vacuna”. En ese sentido, el presidente estadounidense Donald Trump dijo que el objetivo es contar con una vacuna para final de este año, pero los expertos son más prudentes y apuntan al menos hasta comienzos de 2021 para que esté ampliamente disponible.

A medida que la crisis sanitaria avanzaba por Estados Unidos, hasta convertirlo en el país con más contagiados y más muertes por coronavirus, la Fed buscó paliar los estragos económicos por la paralización de la economía con todo su arsenal monetario, que incluyó inyecciones masivas de liquidez en los mercados financieros, compras masivas de deuda y la baja de los tipos de interés prácticamente a 0 %.

Además, Powell instó al Congreso a tomar medidas fiscales adicionales para hacer frente a una “crisis sin precedentes”, que llevó ya a más de 36 millones de estadounidenses a solicitar subsidios de desempleo. “Es un momento de gran sufrimiento y dificultad y ha llegado tan rápido y con tal fuerza que realmente no puedes poner en palabras el dolor que la gente está sufriendo y la incertidumbre que están encarando”, sostuvo el funcionario. Una encuesta de la Fed publicada días atrás indica que casi el 40% de los hogares que ganan menos de u$s40.000 al año perdieron un empleo en marzo.

El primer cálculo de evolución del Producto Bruto Interno (PBI) del primer trimestre del año registró una contracción del 4,8 %, pero se espera que las cifras del segundo trimestre sean mucho más dramáticas. El desempleo se disparó en abril 10,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar una tasa del 14,7 %, cifra no vista desde hace 70 años, como consecuencia de la ola de despidos.

Estados Unidos cuenta actualmente con más de 1,47 millones de casos confirmados de Covid-19 y roza los 90.000 fallecidos, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario