Massa confirmó que el board del FMI tratará el 7 de octubre el caso argentino

Economía

El funcionario dijo que el objetivo argentino es "extender plazos, discutir la tasa de interés y aliviar los pagos que tiene que llevar adelante el Estado".

El ministro de Economía, Sergio Massa, defendió este miércoles el proyecto de Presupuesto 2023 ante los diputados e informó cómo están las relaciones de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI): "El 7 de octubre en el 'board' se espera la aprobación de la revisión del segundo trimestre, y también de la perspectiva del 2023", expresó el funcionario.

El ministro remarcó que “el Presupuesto 2023 es un presupuesto prudente y realista”. Asimismo, reiteró que continuará con la política de ordenamiento de las cuentas públicas y, en ese sentido, manifestó “me gustaría transmitirles la decisión de seguir un camino de reducción de la asistencia monetaria del Banco Central al Tesoro”.

Massa recordó que en el mes de “julio, el desborde fiscal fue del 12,4% en el (resultado) primario. Y agregó que “cuando no hay una hoja de ruta, lo que termina pasando es que quien tiene mayor capacidad de gestión, de presión, o de influencia a la hora de definir el gasto, es quien consigue imponer dentro del ámbito de funcionamiento del Poder Ejecutivo su idea o su objetivo”, sobre otro.

Tras señalar que la negociación con el Club de París está en una situación de “stand by” o de postergación a la espera del tratamiento, el ministro adelantó que “se espera la aprobación de la revisión del segundo trimestre y también de la perspectiva del 2023” por parte del directorio del FMI.

Massa también adelantó la estrategia de negociación que mantener con el Fondo al señalar que “buscamos extender plazos, discutir la tasa de interés y aliviar los pagos que tiene que llevar adelante el Estado Nacional a lo largo de los próximos años”.

Dados los avances en la situación económica, particularmente en el terreno fiscal, se descuenta que el directorio del FMI aprobará la marcha del programa acordado para la Argentina y, en consecuencia, habilitaría el desembolso de unos 3.900 millones de dólares.

Siguiendo con esta línea, el ministro sostuvo que “el proyecto de presupuesto viene a cumplir los objetivos que ha planteado este propio Parlamento cuando la Argentina decidió renegociar el acuerdo del 2018 con el Fondo y llevar adelante un nuevo acuerdo con un Programa de Facilidades Extendidas”.

Equilibrio

A los efectos de avanzar en el ordenamiento de las cuentas públicas, el jefe del Palacio de Hacienda solicitó al Congreso "trabajar" en reducir subsidios económicos.

Según Massa, estos se renuevan hace 20 años "automáticamente". "Solo en gastos tributarios, hay 2,5 puntos del PBI argentino, que son beneficios impositivos para regímenes económicos y empresarios", precisó. Al respecto, hizo un llamado a la reflexión: "Tomando las dos cosas [lo tributario y lo presupuestario], nos encantaría llegar a un acuerdo con los sectores empresarios beneficiarios de estos temas, para un presupuesto de equilibrio".

Por otra parte, adelantó que "para el 2023 hay un programa de asistencia de organismos multilaterales que es muy fuerte". Y añadió: "Suponen un ingreso muy fuerte en términos de financiamiento del sector público". Tal como anticipó Ámbito, "los desembolsos brutos de multilaterales superan los 3.800 millones de dólares". En cuanto al mercado interno, el dirigente remarcó que la meta es "mantener el sendero de tasa real positiva".

El ministro precisó también que “la cartera total de inversiones con financiamiento internacional en el marco de los acuerdos que tenemos asciende a los 19.500 millones de dólares entre préstamos provinciales y nacionales”.

Guerra

Al referirse al conflicto bélico en Ucrania, Massa sostuvo que “la guerra a la Argentina le lleva costados 4.900 millones de dólares que, además, tienen su correlato en términos fiscales en pesos”, básicamente, por el aumento de los precios de energía.

Pero además “suspendió la posibilidad de acceder a algunos beneficios que estructuralmente fortalecían la meta de acumulación de reservas” con referencia a la suspensión en el otorgamiento de un préstamo por derechos de giro por 6.200 millones de dólares que estaba acordado con Rusia, y la ampliación del swap chino por 9.000 millones de dólares. De esta forma, concluyó “a la Argentina, la guerra le lleva costado 20.000 millones de dólares”.

Dejá tu comentario