Fondo buitre, ahora contra exportaciones argentinas a EE.UU.

Economía

«Elliot Associates solicita respetuosamente al representante comercial de Estados Unidos que recomiende el retiro de todos los beneficios del Sistema General de Preferencias (SGP) a la Argentina cuando aconseje al Presidente en diciembre.»

Así concluye el comentario enviado por el fondo buitre Elliot a la oficina de la representante comercial de EE.UU., Susan Schwab, con vistas a la próxima recomendación que George W. Bush elevará al Congreso estadounidense sobre a cuáles países deberían mantenerse los beneficios para exportar.

El sistema SGP es una herramienta de política comercial unilateral de EE.UU. para promover el crecimiento económico de países en desarrollo a través del incremento de las exportaciones al mercado estadounidense, para lo cual se eliminan los aranceles de importación bajo ciertas condiciones.

En el caso argentino, la pérdida de este beneficio afectará exportaciones por cerca de u$s 700 millones de los más diversos sectores.

No deja de sorprender la presión que está ejerciendo el fondo Elliot, que en su afán por cobrar 100% de la deuda en default no sólo solicita embargos sobre todo activo argentino que ande circulando por el mundo, en especial en EE.UU., sino que ahora también va contra las exportaciones argentinas a ese país.

Al intensificarse el debate en EE.UU. sobre la conveniencia de mantener el SGP para una serie de países que han experimentado un boom exportador y que han elevado su ingreso per cápita, la oficina de Schwab solicitó que los sectores interesados elevaran sus comentarios -hasta el 5 de setiembre pasado- para luego decidir a quién mantener y a quién no bajo el sistema.

Hay que tener en cuenta que el debate incluye a 13 países además de la Argentina, entre los que están Brasil, India, Venezuela, Turquía, Filipinas, Tailandia y otros.

  • Requisitos

    El fondo Elliot sostiene que la Argentina no es elegible según los criterios del SGP para ser beneficiario del mismo, que son, básicamente, no representar más de 0,25% del comercio mundial, no tener más de u$s 100 millones bajo el SGP, ni tener un ingreso per cápita superior a u$s 6.000. Pero además considera que por ser un «defaulteador» crónico y afectar intereses de inversores y compañías estadounidenses sería apropiado que el presidente Bush elimine los beneficios para la Argentina.

    Cabe recordar que Bush decidirá esto en diciembre cuandogire al Congreso sus recomendaciones, ya que es el Poder Legislativo quien finalmente define el tema.

    Elliot también cuestiona el respeto por la propiedad intelectual (patentes) de la Argentina y reitera una serie de argumentos esgrimidos en la serie de embargos y litigios iniciados en juzgados neoyorquinos, como que la economía viene creciendo más de 8%, que el país canceló la deuda con el FMI, y que sigue repudiando a los bonistas que no aceptaron el canje. Al referirse al comercio bilateral con EE.UU., el fondo sostiene que la Argentina tiene u$s 616 millones bajo el SGP, lo cual excede el límite establecido y que, según la clasificación del FMI, el país es de un nivel de ingreso medio-alto. Por todo esto debería revisarse la elegibilidad del caso argentino, dice Elliot.

    Por su parte, los exportadores argentinos sorprendidos también por la aparición del fondo buitre en el debate comercial, defienden el mantenimiento del país en el SGP señalando que en los últimos 20 años EE.UU. exportó a la Argentina u$s 65.000 millones mientras que las ventas externas argentinas fueron u$s 45.000 millones.
  • Dejá tu comentario