El déficit fiscal primario fue de $155.524 millones en julio (se desaceleró respecto de junio)

Economía

Los ingresos del Estado aumentaron un 16,1% interanual, en términos nominales, mientras que el gasto trepó un 59,2% traccionado por transferencias corrientes. En junio, el déficit había sido de $253.706 millones.

Si bien se mantuvo en niveles elevados, el déficit fiscal primario se desaceleró en julio en comparación con los registros de los meses previos y alcanzó los $155.524 millones, según informó este jueves el Ministerio de Economía.

Los ingresos totales del Estado crecieron un 16,1% de manera interanual y un 8,3% en términos mensuales para totalizar los $436.206 millones, continuando así con la paulatina pero sostenida recomposición observada desde mayo.

En términos nominales, los ingresos tributarios, principal componente de la recaudación, crecieron 31% interanual impulsados por subas en impuestos internos, impuesto a los débitos y aportes y contribuciones a la seguridad social, que aportaron un adicional de casi $20.000 millones respecto de junio de 2019.

Dentro de los recaudación tributaria, los recursos por IVA neto de reintegros subieron apenas un 5,3% interanual, mientras que los obtenidos por aportes y contribuciones patronales crecieron un 17,9%.

Por el lado de las erogaciones, el gasto primario exhibió un crecimiento interanual del 59,2% y ascendió a $591.730 millones."El Poder Ejecutivo Nacional continúa implementando medidas para contener a las familias, el empleo y la producción en el marco de la pandemia, además de compensar la caída de recaudación de las administraciones provinciales", indicaron desde Economía.

El salto en el gasto fue traccionado por las transferencias corrientes, que se duplicaron en comparación con el año pasado para acumular un crecimiento de $124.467 millones. De ese gasto adicional, el 58% correspondió a las erogaciones en concepto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

Paralelamente, en el marco de la emergencia económica y la contención de las tarifas de los servicios públicos, los subsidios a la energía registraron un incremento interanual de $12.002 millones y las transferencias a las provincias registraron un alza de $16.104 millones.

Cabe recordar que en junio, el resultado primario había arrojado un déficit primario de $253.706 millones. Los ingresos habían subido solamente un 7,8% interanual mientras que el gasto había escalado un 73%.

Por último, el resultado financiero del séptimo mes del año, que contempla los pagos de deuda pública, resultó negativo en $189.089 millones.

Dejá tu comentario