Secco: "No creo que haya voluntad del FMI de poner en evidencia un incumplimiento de Argentina"

Economía

El economista planteó que al equipo económico lo sorprendió la inflación del primer trimestre y que ahora las metas del acuerdo con el organismo internacional "lucen más difíciles"

El economista y consultor Luis Secco consideró que la Argentina aprobará la primera revisión del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional de este mes, aunque advirtió que eso se debería más que nada a que a los funcionarios del organismo no tendrían voluntad de “poner en evidencia” un incumplimiento del país a poco de iniciado el programa.

Secco consideró que la inflación del primer trimestre “sorprendió” a las autoridades económicas, quienes pensaron que iba a ser más baja, y por lo tanto complica el cumplimiento de los objetivos. Por otro lado señaló que “es una falacia suponer que al gobierno le conviene tener inflación” para cerrar las cuentas. A continuación la entrevista que Secco mantuvo con Ámbito:

Periodista: ¿Piensa que el FMI le va a dar por cumplidas al Gobierno las metas del primer trimestre?

Luis Secco: Creo que desde el punto de vista de los objetivos, las metas de las reservas netas se cumplieron al límite pero se cumplieron, las de emision también y sobre las de déficit fiscal, creo que habrá que ver si le permiten contabilizar como ingresos el producido de la colocación sobre la par ajustables por CER.

P.: ¿Piensa que puede haber objeciones sobre esa contabilidad?

L.S.: Hay unos $100.000 millones que pueden ser objetados. Sin ellos no se hubiera podido alcanzar la meta. No creo que haya voluntad del FMI de poner en evidencia un incumplimiento de la Argentina en el primer trimestre de vigencia del acuerdo. Supongo que van a notar el problema y que sugerirán que no se repita en el futuro. No creo que se llegue a la instancia de que haya que pedir un waiver.

P.: En el FMI aseguran que no va a haber una revisión de las metas. ¿Cual es su visión al respecto?

L.S.: En términos de revisión de metas, imagino que no es el momento. En otros episodios se revisaban inmediatamente las metas, como fue el caso del acuerdo del 2018 que firmó Mauricio Macri. Lo que es cierto es que hay metas que a medida que pasa el tiempo lucen como más exigentes. Después veremos si se cumplen o no. Hoy dadas las condiciones de lo que pasó en el primer trimestre, todas las metas lucen más exigentes de cuando se firmaron.

P.: Ya eran exigentes cuando se firmó el acuerdo y ahora con los cambios que produjo la Guerra parecen serlo mucho más…

L.S.: Por eso sospecho que en el Fondo deben estar cómodos con ello. No se si el organismo va a querer mostrar condescendencia con Argentina.

P.: ¿Cómo están jugando los factores internos en Argentina?

L.S.: Me parece que el conflicto dentro del Gobierno hace más difícil cualquier medida de reducción del gasto. Es más, si se mira , la principal novedad que trajo el primer trimestre es que el gasto público está creciendo al 80% anual, es decir, 20 puntos por encima de la inflación. Claramente la peor noticia es que el gasto público no afloja. A un Presidente al que se lo percibe como más débil siempre se le hace más difícil hacer un ajuste.

P.: ¿Este incremento del gasto está relacionado con los planes sociales y los subsidios o es otra cosa?

L.S.: Yo creo que son todos los componentes. Los subsidios económicos pegaron en marzo un salto importante,también mostrando que se hace muy difícil controlar el gasto en subsidios. No es algo en particular. Todos los componentes del gasto están creciendo a tasas muy altas. La situación política abre un signo de pregunta sobre la capacidad que puede tener el gobierno de pararse sobre el gasto público.

P.: ¿Al Gobierno le conviene tener inflación?.

L.S.: Hay una falacia que anda dando vueltas sobre eso que no es del todo cierta. Se supone que con inflación se puede cumplir más fácil con las metas del déficit. Eso es verdad si se controla el gasto. Eso es lo que no se pudo hacer hasta ahora. Podrá hacerse más adelante. Eso deja abierto un signo de pregunta.

P.: ¿Cómo ve al Banco Central en este contexto, respecto del dólar, en función de que en el primer trimestre quedó atrasado?

L.S.: El compromiso de devaluar al mismo ritmo de la inflación todavía es una tarea pendiente. Las tasas de interés le corren de atrás a la tasa de inflación.Uno puede decir que está más cerca. Pero todo depende de si se mira la tasa de interés pasada o la futura.

P.: Uno de los compromisos de la Argentina con el FMI es alcanzar tasas de interés positivas.

L.S.: Hay una discusión sobre qué significa tener tasas de interés reales positivas. En función de qué inflación.Y con el tipo de cambio pasa algo parecido. Creo que son todas precisiones que el gobierno y el Banco Central discutieron con el Fondo, pero que en el acuerdo no quedaron muy precisas.

P.: ¿Por qué no están precisas?

L.S.: Creo que la idea era tomar el tipo de cambio de fin de período que reflejara las variaciones de diciembre 2021 a 2022 para que de parecido inflación. Hay que ver si eso se hace. Todo eso genera una serie de dudas que se traducen en la trampa en que estamos en términos de expectativas.

P.: ¿Es ese el principal problema de hoy?

L.S.: El gran problema es que no se logran desinflar las expectativas porque todos estos compromisos que asumió el Gobierno lucen de dudoso complimiento y que tanto el Gobierno como el BCRA están regateando lo que se comprometieron.

P.: ¿Supone que en el Gobierno no están muy convencidos de lo que firmaron?

L.S.: Creo que si la inflación del primer trimestre hubiera sido más baja les hubiera resultado más fácil. Tal vez se llevaron una sorpresa. Si tenemos que devaluar al ritmo de la inflación y a su vez subir la tasa, tal vez no alcance para frenar la inflación que uno mismo genera devaluando.

P.: ¿Hay algún ancla que permita desinflar la expectativas?

L.S.: No hay anclas. ¿Con qué se puede anclar las expectativas?. Está claro que con el gasto público creciendo a este ritmo no se puede. Si no se da una señal de que van a poner la caja medio en orden, no va a ser posible.

P.: ¿Ayuda el contexto de negociaciones paritarias como se está dando ahora?

L.S.: Las últimas paritarias generan reconocimientos inflacionarios mucho más altos. Los últimos acuerdos se fijan en la inflación reciente y la llevan para adelante tratando de no perder respecto del nuevo umbral o nuevo escalón.

Dejá tu comentario