Paran transportistas de granos y podrían peligrar exportaciones

Economía

De extenderse la medida de fuerza podría mermar el ingreso de divisas del sector.

El sector del autotransporte de cargas comenzó un paro por tiempo indeterminado que afectó la operatoria en las terminales por las que se exportan granos. Si bien se generó un cuello de botella en los accesos a Rosario, por ahora no se registraron afectaciones importantes en el resto de las zonas productivas.

Carlos Geneiro, secretario gremial de la Unión Nacional de Transportistas de la República Argentina (UNTRA), la entidad que lleva adelante la medida de fuerza y que cuenta con el respaldo de la Unión de Transportistas Autoconvocados (UNTA), aseguro que la situación del sector es compleja. “El aumento del combustible, de los peajes, de los insumos como por ejemplo lonas o neumáticos es muy fuerte y es imposible mantener un vehículo en la ruta. Pedimos un aumento de tarifa pero luego con los aumentos de combustibles, terminamos perdiendo plata”.

Los transportistas, que no pertenecen a las gremiales del sector, realizaron la medida de fuerza en rutas nacionales y provinciales y esperan ser recibidos por el Ministerio de Transporte de la Nación para comenzar una negociación que eleve la tarifa de referencia para las cargas de granos.

La clave esta en la época del año en la que se hace del reclamo: terminó la trilla de trigo y comenzaron los envíos del cereal a los puertos. Además, se mantiene un flujo constante de maíz y soja de la campaña pasada, pronto se sumará el girasol.

En el sector productivo, el impacto se sintió en las terminales portuarias del Gran Rosario.

Tanto el acceso sur, como el acceso norte que se utiliza para llegar al Puerto General San Martín, estuvieron bloqueados durante la primera jornada de protesta.

Según los entregadores de granos, en la jornada de ayer ingresaron 522 camiones, lo que implica la tercera parte de lo que ingresó el lunes de la semana pasada. La posición que informan los entregadores representa cerca del 50% del total de las descargas de granos que llegan al puerto, por lo tanto la realidad indica que ayer operaron poco más de 1.000 camiones en la zona portuaria más importante del país, es decir 2000 camiones menos, comparado con la semana, lo que representa una caída de más del 60%.

Cada camión transporta cerca de 30 toneladas y con 1.00 camiones ayer se podría haber cargado un barco, que tendrá que quedarse sin carga en el puerto un día más, lo que implica un gasto extra de entre u$s25.000 y u$s30.000, según el producto que carga y el destino al que debe llegar.

Las estimaciones dan cuenta que ayer no llegaron los camiones suficientes para cargar dos buques de los más frecuentes o un buque Panamax.

Actualmente hay demanda de trigo, soja y maíz, los barcos esperan y se ralentizan los despachos, por lo tanto si la medida se extiende podría haber demoras en el ingreso de divisas por liquidación de exportaciones.

Dejá tu comentario