Hasta estatales adhieren

Economía

El paro y protesta rural de ayer contó con fuerte apoyo de comerciantes, transportistas y empleados públicos en varias localidades del interior, donde se decidió frenar la actividad como forma de adherir al reclamo y, además, para sumarse a las marchas y actos.

En todo territorio santafesino los comerciantes de zonas productivas cerraron sus negocios durante dos o tres horas, en la mañana y la tarde. En muchos casos colocaron carteles y pizarras en las puertas de los locales explicando que se trataba de una medida de fuerza en apoyo del campo.

En todas las ciudades agrícolas del sur de Santa Fe se sintió fuerte la convocatoria de la Federación Agraria que tuvo lugar en Armstrong. Incluso se observó mucha adhesión de empleados públicos.

  • Epicentro

    En Córdoba, la región sudeste, donde se encuentran las tierras más productivas, sufrió el completo paro de la actividad comercial, para sumarse a la protesta que tuvo en la localidad de Monte Maíz a la principal exponente. Allí, además, los colegios liberaron a los alumnos a las 10 para permitir que asistieran a la manifestación; en tanto que las fábricas de maquinaria agrícola Agrometal e Ingersoll dieron asueto a su personal. Por su parte, en Río Cuarto se observó una situación similar, con «70% de los comerciantes locales» adhiriendo por medio de un cese parcial de actividades, según indicó el presidente de la Sociedad Rural local, Ricardo Pereyra.

    También en Córdoba, camioneros dedicados al transporte de cereal cortaron ayer de manera total la Ruta 9 norte. Aseguran que se encuentran en situación económica «crítica» y que seguirán manifestando hasta que se solucione el conflicto con el campo.

    El comercio de Buenos Aires también se sumó al paro en localidades como San Pedro, Mercedes y Pergamino, por caso. En Bahía Blanca, a su vez, los locales comerciales permanecieron cerrados desde las 8 hasta las 10.
  • Dejá tu comentario