Iván Szczech: "Es clave que el país tenga un horizonte estable de inversión pública"

Economía

El titular de la CAMARCO abogó por una estrategia a largo plazo, para "no depender cada año del Presupuesto". También hizo mención a la necesidad de extender el plazo de la primera etapa del blanqueo de capitales.

Sobre el posible impacto de nueva restricciones en el sector, la necesidad de una extensión en el plazo del blanqueo, la ejecución de la obra pública y la necesidad de contar con un horizonte estable para sostener las inversiones, se refirió Iván Szczech, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), en una entrevista con Ámbito.

Periodista: ¿Cómo se encuentra el sector ante la segunda ola de covid? ¿Temen quedar afectados por nuevas restricciones?

Iván Szczech: Nosotros hemos demostrado que nuestra actividad no genera contagios. Fuimos el primer sector de Argentina que el 10 de abril del año pasado publicó un protocolo en conjunto con el gremio, con la UOCRA, y rápidamente fuimos obteniendo las aprobaciones de la superintendencia de riesgos de trabajo y de los ministerios de las provincias. Eso fue haciendo que se abrieran cada vez más obras privadas en cada una de las provincias del país. Hoy en día, podemos decir que ese protocolo ha sido aplicado con mucha responsabilidad y con un gran éxito. La gran mayoría de las detecciones de los 7.000 contagios que se detectaron en toda la pandemia en puerta de obra, fueron producidas fuera del ámbito laboral. Y eso, entonces, nos permite decir que nuestra industria, tanto en obra pública como obra privada, no debe ser paralizada. Sí entendemos y compartimos, e incluso hicimos un protocolo al respecto, que el transporte puede ser una medida restrictiva. En caso de ser necesario en algunas provincias (porque en el AMBA nunca fue habilitado para nuestros trabajadores), nos encargaremos de transportar a nuestra gente.

P.: La capacidad de adaptarse, con los protocolos que menciona, ¿es una de las explicaciones por las cuales el sector se recuperó rápidamente del impacto de la pandemia?

I.S.: Efectivamente. Nosotros venimos trabajando con consensos y con una alianza estratégica, con el gremio, y eso produce una confianza que genera que cuando tenemos un problema, inmediatamente nos ponemos de acuerdo. Si bien cada uno defiende sus derechos y tiene sus obligaciones, también sabemos que parte de esa obligación es saber que estamos todos en el mismo barco y que nuestra industria depende de las dos caras de esta moneda. Y que nuestras decisiones responsables hacen que la gente pueda trabajar y que pueda dinamizar a la economía argentina. Siempre lo hemos dicho: nuestra industria sobre-actúa los ciclos económicos, es una gran herramienta procíclica para levantar economías y está a las claras la muestra de lo que ha pasado con nuestra industria, que viene creciendo en términos de puestos de trabajo y de ventas de materiales, de la mano tanto de la obra pública como de la obra privada.

P.: ¿Cree que la obra pública podrá ser uno de los motores para continuar con la recuperación del sector y de la economía en general para este año? ¿Es eso, en parte, lo que buscan con las mesas de diálogo?

I.S.: Nosotros tenemos mesas de trabajo permanente con el Gobierno nacional en diferentes ministerios: en el de Obras Públicas, de Hábitat, de Educación y en el de Transporte, todos los ministerios que ejecutan obras públicas básicamente. La Cámara ha logrado instalar una mesa de seguimiento de las obras públicas y poner nuestra opinión arriba de la mesa. Esto va más allá de las mesas sectoriales que tenemos en Producción o en el Consejo Económico y Social, del cual somos parte también. En los tres ministerios que ejecutan obras públicas se vienen haciendo periódicamente este seguimiento, sabemos que el Presupuesto se duplicó este año con relación al del año pasado, pero también sabemos que Argentina necesita mayor inversión pública y sostenerla. Y se necesita hacerla de manera transparente, eficiente, de calidad. Y, adicionalmente, necesitamos que se ejecute: hoy vemos ratios en algunos ministerios que nos preocupan por la baja ejecución del Presupuesto, pero estamos planteándolo en estas mesas, al igual que las licitaciones. Porque todo es un proceso: desde la licitación hasta el contrato y el inicio de la obra, es un proceso que tiene su tiempo y nosotros entendemos que hay Ministerios que podrían mejorar sustancialmente su actuación.

P.: ¿Ese sería hoy el principal planteo que tienen para el Gobierno?

I.S.: Sí, seguramente. Aunque creo que es compartido. Porque existen dificultades, hay situaciones que contemplar. Hay convenios con provincias o municipios que también tienen sus problemáticas y no es tan directo, hay que estar en el día a día y lo que nosotros hacemos es tratar de marcar las situaciones que hacen que eso no prospere. Y es nuestra obligación y para esto trabajamos en conjunto.

P.: ¿Y desde el Gobierno tuvieron algún planteo hacia la cámara por algo específico?

I.S.: Desde el inicio de la pandemia tuvimos la solicitud por parte del Gobierno de mantener los puestos de trabajo. Y en ese caso hemos sido muy responsables. Tuvimos muchas suspensiones bajo el 223 bis. Las empresas que componen la cámara, que en su mayoría son pymes, todas han hecho un esfuerzo para contener a sus trabajadores, porque sabemos que son el alma de nuestras empresas.

P.: ¿Cómo ve la situación de la obra privada para este año? ¿Qué efecto puede tener la calma que muestra el dólar actualmente?

I.S.: El dólar quieto, al lado de un dólar cercano a los $200 como ocurrió el año pasado, obviamente hace que en función del alza de costo de la construcción en pesos, sea cada vez un poco más caro el valor del costo del metro cuadrado en dólares. Igualmente, a pesar de esa situación comparativa con finales del año pasado, sigue siendo un excelente momento para invertir. Porque está a un precio históricamente bajo el costo del metro cuadrado en dólares. Y adicionalmente tenemos incentivos fiscales con la nueva ley, incentivos tanto en Bienes Personales como en Ganancias, y la exteriorización de capitales, que se está terminando de reglamentar y dónde básicamente nosotros estamos abogando porque pueda haber una ampliación de los plazos. Sobre todo para la primera etapa de la exteriorización, en función de que se demoró mucho la reglamentación, y de que el covid demora el proceso: se genera toda una situación que merece que se tenga en cuenta y que se amplíe esa primera etapa del blanqueo. Porque, de esa manera, sería exitoso. Sino, creo que el tiempo que nos queda, que son menos de treinta días, no nos va a alcanzar para difundirlo y hacer que la gente tome esa decisión. Para que conozcan cuáles son los pasos, los proyectos para poder invertir y que hagan el trámite bancario: todo eso, con las restricciones actuales que tienen los bancos por la pandemia y los pocos turnos, hacen que no sea posible hacerlo en tan pocos días. Y, si bien va a haber otras etapas, si no logramos que sea exitosa la primera, menos lo van a ser la segunda y la tercera. Con lo cual, es clave que hagan la prórroga.

P.: Es decir que, en la agenda del sector, tienen dos puntos clave: que se ejecute lo que está establecido en el Presupuesto de la obra pública y que se extienda el plazo del blanqueo.

I.S.: Absolutamente. También me atrevo a decir que es clave para Argentina que tengamos un horizonte mucho más estable. No sólo con la macroeconomía, sino también con la inversión pública. En cuanto a la inversión pública anual, nosotros no podemos seguir dependiendo de cada año del Presupuesto. Tenemos que tener una estrategia, una ley incluso. Porque la gente paga impuestos y quiere que esos impuestos se vuelvan obras, y que esas obras se hagan de manera transparente, eficiente, que estén en tiempo y forma y con calidad. Tiene que haber un programa de inversión pública, porque Argentina está invirtiendo mucho menos de lo que necesita. No estamos invirtiendo ni para mantener la infraestructura que un país como Argentina necesita para crecer.

Dejá tu comentario