La inversión pública creció 107% en el primer semestre

Economía

Fueron casi $297.000 millones destinados a vivienda y urbanismo. El dinero del FONDEP destinado a pymes creció un 7.975% respecto del año pasado. Se espera una aceleración del gasto para lo que queda de 2021.

Presionado por la necesidad de sostener la recuperación de la economía, tras lo peor de la pandemia, y con elecciones legislativas por delante, el Gobierno aceleró durante el primer semestre la inversión pública y se espera que vaya aún más rápido hasta fin de año. Entre enero y junio, el ministro de Economía, Martín Guzmán, destinó $296.982 millones a obras, principalmente a vivienda, urbanismo, y redes sanitarias, según datos elaborados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) . Esa cifra representó un crecimiento del 107,2% respecto de igual período de 2020, aunque con la salvedad de dos elementos a tener en cuenta: el principal es que la pandemia paralizó la mayoría de los proyectos y obligó a desviar fondos para atender la emergencia. Pero la segunda causa es que entre enero y marzo del año pasado, la naciente administración de Alberto Fernández venía frenando el gasto porque se trataba de contratos del gobierno anterior, a los cuales puso en revisión antes de continuarlos. Así, en la primera mitad de 2021 el gobierno invirtió a razón de $6.483 por habitante. El año pasado habían sido apenas $2.184.

En términos del PBI la obra pública del primer semestre del año representó entre el 0,6% a 0,7%, estimó el economista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), Ariel Barraud. “Hay que tener en cuenta que cuando se presentó el Presupuesto 2021 el objetivo era que este año la inversión represente 2 puntos del PBI”, dijo a Ámbito. En términos comparativos, sostuvo que en el primer semestre de 2018 la inversión había llegado al 0,6% y luego cerró el año en el 1,4%. “Si bien es cierto que en el segundo semestre la inversión pública generalmente se acelera, por el año electoral esta vez debería tener un ritmo alto”, estimó Barraud. En rigor, de acuerdo con el analista del IARAF, la inversión pública debería haber sido del 2% del PBI en 2020, duplicando a lo que había sido 2019, pero la pandemia obligó a cambiar prioridades de gastos.

El nivel de la inversión pública ya se ubica además por encima de los niveles pre-pandemia. En función del gasto primario, es el 7,7%, que es el nivel más alto desde 2017. El 88% se financió con recursos propios y solo el 11% con préstamos provenientes de organismos multilaterales de créditos, algo lógico en la actual coyuntura del país, fuera de los mercados voluntarios de deuda.

De los dos grandes componentes, las transferencias de capital representaron entre enero y junio $212.757 millones, con un incremento real del 132%, en tanto la Inversión Real Directa (IRD) fue de $84,224 millones, subiendo 63%.

Desde el punto de vista funcional, tres sectores concentraron el 64,2% de la inversión: Transporte, Vivienda y urbanismo y Agua potable y alcantarillado. En ese rubro, se ejecutó el 47,2% del crédito anual, un nivel superior al promedio general de la Inversión Pública, con un crecimiento del 560,2% respecto del primer semestre de 2020.

La inversión en Agua potable y alcantarillado tuvo una ejecución del 46,7%, con una mejora real menor a los otros dos (23,2%), impulsada por obras del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA). De todos modos, la función con mayor crecimiento porcentual -aunque con menor participación en valores absolutos- fue la de Industria, con un alza del 7.975,1%. Esto se explica por los fondos que ha destinado el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) que administra el Ministerio de Desarrollo Productivo para financiar inversiones de pequeñas y medianas empresas. En materia de Transporte hubo una ejecución del 34,4% del crédito asignado para todo el año y un aumento del 88,9% en relación con igual período del año pasado, principalmente por obras a través de la Dirección Nacional de Vialidad.

La ejecución en proyectos de Inversión Real Directa correspondió a 452 obras por un total de $64.620 millones. La OPC indicó que de las 20 obras principales -que insumen más de la mitad de los fondos-, 14 corresponden a la construcción de autopistas y autovías.

Con respecto a la ubicación geográfica de la inversión, el 53,7% se concentró en la región pampeana, donde se encuentra la provincia de Buenos Aires, fundamental en un año caracterizado por las elecciones legislativas de noviembre. Al respecto, la OPC señaló que las provincias de Buenos Aires y Córdoba fueron las principales destinatarias de las transferencias a provincias y municipios, que en términos generales tuvieron un incremento interanual de 312,4%. Si bien en todas las regiones del país se registraron crecimientos interanuales reales, las dos que encabezaron los incrementos fueron además de la Pampeana, con 145,4% más que en el primer semestre de 2020, el Noreste, con una suba del 143%.

Dejá tu comentario