26 de agosto 2002 - 00:00

Junto con el petróleo, Pérez Companc vendió parte de sus campos

Junto con el petróleo, Pérez Companc vendió parte de sus campos
Con la venta de 58% de Pérez Companc SA a Petrobrás podría atomizarse el control de una de las empresas agropecuarias más pujantes del país, Goyaike, la empresa familiar del empresario Gregorio Pérez Companc que podría consolidarse como el mayor conglomerado de negocios del campo en la Argentina.

Con un negocio forestal por $ 307 millones y una unidad de negocios agropecuarios valuada en $ 152 millones y que opera en el país a través de PeCom SA, la unidad de negocios agropecuarios y forestales de Pérez Companc SA cambiaría de manos, aunque aún no se sabe quién manejará los destinos de esas empresas.


Esto se debe a que en las negociaciones preliminares quedó claro que los inversores brasileños no quieren controlar las empresas que comercializan productos vinculados con el campo o con la minería. De hecho, la venta de 46,25% de la minera Cerro Vanguardia a la empresa Anglogold por u$s 90 millones formaría parte de la estrategia de venta de las empresas de Pérez Companc SA.

En efecto, según la carta de intención firmada el 22 de julio, los activos agrícolas, ganaderos, forestales y mineros deberían ser vendidos por la empresa Pérez Companc SA por un monto total de u$s 190 millones. Si al momento de la venta definitiva no se lograran colocar todos los activos a un tercero, el grupo vendedor (Gregorio Pérez Companc) debería adquirir dichas unidades.

El impacto que causó públicamente la venta mayoritaria de la principal empresa de Gregorio Pérez Companc relegó la valoración del negocio agropecuario y forestal que el empresario argentino deja ahora en manos de nuevos inversores. Una nota enviada por Pérez Companc SA a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, con fecha 14 de agosto, y publicada el miércoles en el boletín de la entidad, deja claro que las unidades de negocios del campo también están incluidas en la transferencia del control accionario.

• Envergadura

Según admite la empresa, el negocio forestal está dedicado a la producción y a la comercialización de productos forestales y foresto-industriales, con 175.000 hectáreas en producción de pino y eucaliptus, principalmente, en el departamento de Eldorado, en Misiones, donde la compañía comenzó la actividad en 1957. También produce en Corrientes y Buenos Aires, y suma un vivero que produce 6 millones de plantas anuales y un establecimiento industrial en Misiones donde se procesa toda la madera.

En el sector agropecuario, en tanto, cuentan con una superficie de 75.000 hectáreas en producción y 54.000 cabezas de ganado (invernada, cría, recría y tambo) distribuidos en 8 explotaciones en
Córdoba (Huinca Renanco), Santa Fe (Christophersen, Santi Spiritu y Vera), Buenos Aires (Piedritas, General Villegas y Santa Regina) y en Corrientes (Perugorría), y una planta de silos en Christophersen.

Pese a la venta parcial de esta colosal estructura de negocios del campo,
Gregorio Pérez Companc continúa siendo un fuerte empresario rural con su empresa familiar Goyaike, que tiene su sede administrativa en Escobar y se presenta como proveedora de servicios agropecuarios integrales en producción de granos, carnes, lanas y biotecnología animal. Con 11 mil hectáreas agrícolas en el nordeste bonaerense (Salto, Carmen de Areco, San Antonio de Areco) y una capacidad de almacenaje de 22.000 toneladas, sigue firme en el ranking de los mayores productores del país.

En ganadería, Goyaike cuenta con campos en el sur y oeste de Buenos Aires
(Gonzales Chaves y Tres Arroyos), e incursiona en nuevas tecnologías aplicadas a la cría y a la producción de variedades vacunas, consolidándose en la raza lechera Jersey.

Pese a haber adquirido algunas tierras en un valor por encima del que marcaba el mercado (por caso u$s 10 mil por hectárea de un campo en Salto) en pleno boom agrícola de los '90, la mejora en la rentabilidad de la producción de granos luego de la devaluación permitiría al grupo un mayor crecimiento sustentado en la posibilidad de ampliar la tenencia de tierra con parte de los ingresos obtenidos por la venta de la empresa petrolera y agroindustrial.

Dejá tu comentario

Te puede interesar