Lanzan países ricos un plan de fuerte intervención en el sistema financiera mundial

Economía

Los siete países más industrializados del mundo (G7) acordaron en Washington unas líneas generales de acción común para combatir la crisis financiera, que esperan sirvan como base para que, en primer lugar, los mercados financieros retomen confianza y reboten después de sus cuantiosas pérdidas.

A través del comunicado de cinco puntos, Estados Unidos, Gran Betala, Francia, Alemania, Italia, Canadá y Japón se comprometen a "usar todas las herramientas a su disposición" y a "tomar todos los pasos necesarios" para evitar que la crisis se extienda.

El acuerdo responde al llamamiento de mercados, analistas y de algunos líderes como los jefes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, Doninique Strauss-Kahn y Robert Zoellick, a que los países más avanzados, en los que se centra la actual crisis, presentasen un frente común.

Sin embargo, el acuerdo no menciona ninguna política concreta a aplicar conjuntamente, algo que estaban reclamando muchos sectores del mundo financiero. Incluso el ministro italiano de Finanzas, Giulio Tremonti, calificó el comunicado en un principio como "demasiado débil".

De hecho, varios de los países firmantes se comprometieron a tomar unas líneas de trabajao que en realidad ya empezaron a tomar hace días. Estados Unidos, por ejemplo, aprobó en el Congreso hace una semana su plan de 700.000 millones de dólares, y ya lo está empezando a implementar.

El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, defendió el acuerdo como lo máximo a lo que podía aspirar el G7. Según él, son "ingenuos" aquellos que piensan que países tan diferentes como los que integran el grupo "pueden salir con precisamente la misma política para manejar los mismos asuntos".

Paulson explicó que en el encuentro, de unas cuatro horas de duración, se discutieron varios asuntos e insinuó que no hubo acuerdo para llegar a medidas más concretas, por lo que decidieron cerrar la reunión con el acuerdo presentado.

"Estos planes de acciones es todo lo que necesitábamos hacer. Así que nos dijimos 'ya que tenemos un acuerdo en estos cinco puntos, hagamos que el comunicado vaya en esa dirección'".

El comunicado asegura que la situación actual requiere de medidas "urgentes y excepcionales". Sin embargo, ninguno de sus firmantes quiso poner un plazo para la toma de medidas o su entrada en funcionamiento.

"Vamos a hacerlo tan pronto como podamos, y lo haremos adecuadamente, y lo haremos efectivamente y bien", afirmó Paulson. "Créanme, no estamos perdiendo el tiempo. Hay gente trabajando las 24 horas del día para manejar esto".

El marco general de medidas deberán estar destinadas, en primer lugar, a "apoyar a las instituciones financieras" vitales para el sistema. Paulson aseguró que en la reunión no se habló de ningún nombre en concreto.

Otras medidas tendrán que asegurar que los bancos y otras instituciones financieras tengan un amplio acceso a liquidez y que puedan encontrar capital tanto de fuentes públicas y privadas hasta que recuperen la confianza para volver a prestar a empresas y particulares.

Además, los miembros del grupo se comprometen a que los programas nacionales de garantías y seguros de los depósitos bancarios sean "robustos y consistentes", y a poner en marcha los mercados secundarios para hipotecas.

Las medidas deberán ser escogidas de forma de que los contribuyentes sean protegidos y se impidan posibles efectos nocivos sobre otros países. Los países del G7 se comprometieron además a colaborar más estrechamente.

La reunión del G7 en Washington, en el marco del encuentro conjunto del FMI el Banco Mundial este fin de semana, llegó en una jornada en la que las bolsas de todo el mundo volvieron a registrar fuertes caídas.

Nueva York se dejó un 1,49 por ciento, aunque llegó a perder cerca del siete, Tokio el 9,62 por ciento, Londres, el 8,85 por ciento, París el 7,73 por ciento, Fráncfort el 7,01 por ciento, Madrid el 9,14 por ciento, Sao Paulo el 3,97 por ciento y México el 1,99 por ciento.

Paulson se mostró cauto sobre la reacción que los mercados tendrán al acuerdo del G7 cuando reabran el lunes. "Creo que tendremos alguna volatilidad por algún tiempo", admitió.

Dejá tu comentario