Las aguas siguen bajando turbias

Economía

Hasta los más guapos del mercado se sienten cobardes, cuando se ve que lo que tenía que pasar no pasa. Y lo que tanto se aguarda empieza a diluirse antes de que llegue. Algo así era la sensación de la víspera, tras conocerse una sanción favorable en el Congreso de Estados Unidos, de la que puede esperarse una inducción directa, a la otra votación faltante. Todo eso podía imaginarse como una expectativa favorable, que quiso despuntar en la rueda anterior y que ayer se desplomó de manera notoria. ¿Qué puede esperarse, entonces, con semejante muestra en los mercados? Y la respuesta es lo que arrugó el ánimo del circuito bursátil, que se plasmó en un Dow Jones con 3,2 por ciento de baja. Se elevó en el índice de Brasil a más de 7 por ciento. Y que recayó en nuestros «mervales» de modo distinto en su magnitud, pero con el signo negativo inevitable.

Los vecinos de las acciones -los bonos- y el indicador de riesgo-país son tierra arrasada, flaco consuelo para poder asumir que el Merval clásico retrocedió en más de 5%. Y tras haber estado a punto de perforar la barrera de los 1.500 puntos. Viniendo hacia abajo en casi un centenar de unidades, tras haber partido de los 1.605 del cierre anterior. Finalmente, quedando en 1.520 puntos. En este caso, nuevamente el listado que incluye a todas las líderes se vio mucho más aquejado por la pésima actuación de las «petroleras» y con las fuertes bajas de Petrobras y Tenaris, de 11% a 15% en una sola rueda. El M.AR se sostuvo con solamente la mitad de merma, 2,4%, luciendo menos dramático.

  • Las órdenes

    Se reunió un caudal importante de efectivo, 104 millones de pesos, aunque en esto también tuvo gran incidencia Tenaris. Papel que superó el millón de títulos, consumiendo la mitad del volumen general en ella sola. Superando en mucho su peso específico promedio: que es de 20 por ciento, en la nómina diaria. Solamente 14 alzas, con 81 descensos completaron el oscuro cuadro de ayer. La rueda de hoy arde de antemano. Y la Bolsa, con matafuego.
  • Dejá tu comentario