"Las medidas no se sentirán de inmediato"

Economía

El presidente estadounidense, George W. Bush, saludó la aprobación del plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares en el Congreso, pero advirtió que la mejora no será inmediata.

El Senado aprobó la medida el miércoles, mientras que la Cámara de Representantes lo hizo el viernes, tras rechazar una versión anterior del proyecto el lunes. Bush promulgó inmediatamente la ley.

En su programa radial semanal, Bush reconoció que la votación fue difícil tanto para los legisladores demócratas como para los republicanos.

"Aprecio su voluntad de trabajar más allá de las líneas partidarias pese a la época electoral", dijo Bush.

La medida "provee las herramientas necesarias para lidiar con el problema en nuestro sistema financiero", dijo el presidente.

Bush aseguró que el costo final para los contribuyentes será "mucho menos" de 700.000 millones de dólares, porque con el paso del tiempo el valor de los activos que compre el gobierno "probablemente se aprecie".

Esto significa "que el gobierno debería eventualmente estar en la capacidad de recuperar mucho, si no todo, del gasto original", precisó.

El presidente, sin embargo, advirtió que el alivio demorará en llegar.

"Al tomar todos estos pasos, podemos comenzar a poner nuestra economía en camino hacia la recuperación. Aunque estas medidas serán efectivas, también tomará tiempo implementarlas", dijo Bush.

"Mi gobierno se moverá lo más rápido posible, pero los beneficios de este paquete no se sentirán de inmediato. El gobierno federal ejecutará este plan de rescate a un ritmo cuidadoso para asegurar que el dinero de los impuestos sea gastado sabiamente", añadió.

Bush dijo sentirse confiado en que al "mover nuestros mercados" con la medida "ayudaremos a desencadenar la solución para un éxito económico continuo: el espíritu empresarial de los estadounidenses".

Dejá tu comentario