16 de diciembre 2014 - 09:29

"Las sanciones a las automotrices son por una clara violación de la ley"

Jorge Capitanich.
Jorge Capitanich.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, defendió las multas por más de $ 1.000 millones que la secretaría de Comercio aplicó a las automotrices y consideró que las sanciones "son por una clara violación de la ley".

En su habitual conferencia de prensa desde Casa Rosada, Capitanich apuntó contra "grupos económicos poderosos de nuestros país que pretenden violar la ley". "Cuando la ley se aplica con toda la rigurosidad, intentan impedirlo", lanzó en referencia a la decisión de las automotrices de apelar las multas.

Ayer, mediante el Boletín Oficial, se confirmó la decisión de la Secretaría de Comercio que otorgó un plazo de diez días para que las ocho empresas automotrices multadas por "prácticas claramente perjudiciales para el interés económico general", hagan efectivo el pago de las sanciones, por un monto global de 1.060 millones de pesos.

La medida alcanza a las terminales locales de Toyota, Volkswagen, General Motors, Renault, Ford, Fiat, Peugeot Citroën y Honda Motor.

A través de una resolución, Comercio advirtió que, en caso de incumplimiento, las automotrices deberán abonar -a la multa original- intereses diarios a tasa activa del Banco Nación, hasta su efectiva cancelación.

También ordenó a las compañías involucradas que "se abstengan de impedir o dificultar de cualquier manera, que terceras personas importen o adquieran vehículos en cualquier lugar del mundo, para su reventa o utilización en el Área Aduanera Especial".

La Secretaría rechazó, asimismo, "toda práctica que tenga por objeto o efecto mantener los precios de los vehículos a niveles similares a los vigentes en el territorio continental nacional o superiores a los que prevalecerían en un mercado abierto y competitivo".

Las multas fueron aplicadas por que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) consideró que "se encuentra probado que se llevaron a cabo prácticas claramente perjudiciales para el interés económico general".

Seis de las terminales (Volkswagen, General Motors, Renault, Ford, Fiat y Peugeot) recibieron multas por 150 millones de pesos cada una; Toyota, 104,1 millones de pesos y Honda, 56 millones de pesos.

A todas ellas se les imputa la concertación para fijar los precios a concesionarios de algunos modelos de vehículos cero kilómetro en Tierra del Fuego, al mismo nivel que en el territorio continental.

Según Comercio, las empresas también trasladaron a precios impuestos a la importación y otros de algunos vehículos extra Mercosur, pese a que estaban exentos; o bien, pagaron esos tributos (cuando no era obligatorio) para que esos autos no compitieran en ventaja con los demás, ofrecidos a precios iguales que en el territorio continental.

También se comprobó la importación de cantidades reducidas de vehículos extra Mercosur libres de arancel de importación.

Dejá tu comentario

Te puede interesar