Gobierno colocó Lebad por $18.741 millones y bajó tasa

Economía

Para las Lebad con vencimiento el 28 de mayo, se adjudicó un total de $10.000 millones. Por su parte, por las Letras con duración hasta el 28 de agosto se adjudicaron $8.714 millones.

El Gobierno colocó ayer $18.714 millones en la licitación de Letras del Tesoro con tasa Badlar (Lebad) a cuatro y siete meses. El Ministerio de Economía anunció que, con el resultado de ayer, se logró refinanciar el total de los vencimientos de Lecap de esta semana, que ascendían a $16.476 millones, un 88% del total adjudicado. Si bien durante la colocación el Gobierno logró una nueva baja en la tasa de interés con respecto de la última licitación, fue a costa de una fuerte caída del total de ofertas, que alcanzaron los $20.298 millones (-56,5%).

Para las Lebad con vencimiento el 28 de mayo, se adjudicó un total de $10.000 millones, frente a ofertas que ascendieron a $10.100 millones. Las ofertas del tramo general se prorratearon por un factor del 99%. Por su parte, por las Letras con duración hasta el 28 de agosto se adjudicaron $8.714 millones, con ofertas que treparon a $10.198 millones. El margen de corte fue de 200 puntos básicos, lo que representó una tasa nominal anual del 37,05% (39,89% TIREA). En total, se recibieron 98 órdenes de compra.

La caída en el nivel de ofertas responde, en parte, al menor rendimiento ofrecido por el oficialismo para los títulos en pesos, que ya arrojan una tasa real negativa, en línea con los plazos fijos o las cauciones, que pagan cifras por debajo de la inflación. Desde que asumió el nuevo Gobierno, el Banco Central viene impulsando la estrategia de baja de tasas, que pasaron del 63% al 50% en un mes (-13 pp) en cuatro tramos. La autoridad monetaria explicó su decisión con los nuevos acuerdos de precios y salarios, en medio del cepo cambiario, que limita la presión sobre el dólar oficial por las restricciones a la demanda, aunque no sobre los mercados alternativos, lo que tiene su correlato sobre la brecha.

Por el momento, la cartera que dirige Martín Guzmán está refinanciando sus vencimientos en pesos con nuevas colocaciones en moneda local, una estrategia que le viene funcionando hasta el momento, pero que se podría complicar en caso de que siga reduciéndose la tasa. En cuanto a la deuda en dólares, los analistas esperan por que se den a conocer mayores precisiones sobre la propuesta que presentará el Gobierno a los acreedores privados. Por el momento, la única certeza es que el ruido en la provincia de Buenos Aires podría complicar a la reestructuración soberana, por la cual no se han dado mayores precisiones. Una renegociación exitosa le permitiría al Gobierno tener cierto aire para descomprimir el programa financiero de este año, sumado a que la política económica podría tener mayores grados de libertad para moverse.

Hoy en día, todo está atado a la renegociación de la deuda. Mientras tanto, el Palacio de Hacienda está buscando recomponer una curva en pesos, a partir de este tipo de colocaciones. Por el momento, la plaza financiera se encuentra contenida por el cepo, lo que disipa las expectativas de devaluación en el corto plazo, aunque se espera que el oficialismo comience a dejar correr al dólar para que el tipo de cambio real no vuelva a apreciarse por fines políticos. A su vez, será necesario evitar una mayor expansión de la brecha cambiaria, dado que podría impactar sobre las perspectivas de los agentes, y comenzar a afectar a diversas variables, como las expectativas de inflación, o a la balanza cambiaria, a través de un desfase en las condiciones para las importaciones y las exportaciones. Por el momento, el Gobierno tiene todo atado con alambres, pero eventualmente tendrá que dejar que la economía empiece a andar.

Dejá tu comentario