Lloverá gasoil; importado, claro

Economía

Hay frases de funcionarios que forman parte del folclore popular, por ejemplo «quien apueste al dólar pierde», «conmigo o sinmigo», «este país está condenado al éxito», y la de «lloverá gasoil» probablemente integrará parte del repertorio.

¿Por qué hay racionamiento de gasoil? Por dos razones: 1) técnica, 2) económica

  • La razón técnica

    Cuando una destilería procesa un barril de crudo obtiene una serie de productos (derivados) en una proporción casi de coeficientes fijos. Sale aproximadamente la misma cantidad de livianos (naftas) que de pesados (gasoil, fueloil, etc.), y un resto que son otros productos (asfaltos, bases, coke). Esto es por el lado de la oferta, y no se pueden alterar las proporciones. Por el lado de la demanda, la misma fue aumentando durante los años anteriores acorde con el crecimiento del PBI, a la vez que fue creciendo el procesamiento interno para abastecer ese consumo doméstico.

    La industrialización del crudo creció 5,4% en 2006. Las refinadoras satisfacían el mercado interno, y el excedente de derivados (livianos) se destinaba a la exportación. Dos características son salientes: i) la utilización de casi 85% del crudo local extraído para su procesamiento; y ii) la utilización de la capacidad instalada casi a pleno. En 2006 la utilización de la capacidad instalada estuvo en 88%, y siguió aumentando en lo que va de 2007. Las destilerías operan a plena capacidad al considerarse la parada técnica anual que las mismas deben realizar, por lo que no se puede obtener más gasoil que el actualmente producido.

    ¿Cómo ha evolucionado la demanda de derivados? La tendencia de largo plazo ha sido una caída impresionante del consumo de naftas, que fue sustituida por el GNC, tal como puede observarse en el gráfico. El subsidio al GNC determinó una conversión de unidades automotrices que alcanza a 1,44 millón, de las cuales 95% se corresponde con autos de particulares.

    La demanda de gasoil fue creciente desde 2002 y alcanzó el máximo consumo histórico en 2006, como también lo hará en 2007. El gasoil no presentó sustitutos, estando los biocombustibles como una buena alternativa, aunque aún su desarrollo es incipiente. En 1994 se vendía 35% más de m3 de gasoil que de naftas, mientras que en 2006 esa relación fue de casi 200%.

    Técnicamente: oferta creciente con coeficientes fijos, pleno uso de la capacidad de refinación, demanda creciente de gasoil principalmente, por lo tanto van aumentando los saldos exportables de productos derivados livianos, a pesar de haberse producido un importante faltante de gasoil desde 2006. Esta sería la tendencia de la industria hacia el futuro más próximo, dado que el sector de refinación está produciendo a máxima capacidad.

    En períodos en que la destilación no se encontraba a pleno hubo faltantes de gasoil, los cuales fueron cubiertos con importaciones de ese producto, y ello nos lleva a la explicación de la razón económica.

  • La razón económica

    La distorsión doméstica en los precios actuales de los combustibles determina un consumo de derivados exacerbado, principalmente gasoil, el cual no puede ser cubierto con importaciones como se hacía anteriormente. Desde el punto de vista económico, la falta de suministro de gasoil importado se explica por el hecho de que el importador debe subsidiar la venta interna del producto internado en un valor próximo a los 30 centavos de dólar por litro.

    Del consumo de 12,66 millones de m3 de 2006 el faltante fue cubierto con importaciones libres de aranceles e impuestos específicos al sector, y así y todo las operaciones se hicieron a pérdida. La venta récord de gasoil provocó un desabastecimiento a partir de mediados de 2006, dado que las importaciones resultaron insuficientes para cubrir el exceso de demanda doméstica. Más de 90% del consumo de gasoil se corresponde a la demanda de transporte de carga, de pasajeros y el agro, siendo el consumo de los autos particulares, incluidos taxis, la menor proporción. Por otra parte, la distorsión doméstica en los precios actuales de los combustibles contrasta notablemente con la política de precios en el resto de los países de la región. El precio del gasoil sin impuestos pagado en nuestro país es 44% de lo que pagan los uruguayos, 48% de lo que pagan chilenos y paraguayos, o 55% de lo que pagan los brasileños. ¿Falta gasoil es esos países vecinos? En algunos sí, y se cubre la diferencia vía importación, a precios que no tienen nada que ver con los pagados por nosotros. La discusión en nuestro país es quien paga la diferencia.

  • Conclusión

    Si bien la frase «lloverá gasoil» formará parte del folclore argentino, está bien, aunque incompleta. La frase completa es «lloverá gasoil importado», el cual deberá ser pagado más caro por los consumidores o habrá que otorgar un nuevo subsidio desde las arcas públicas para poder venderlo a los precios actuales que figuran en los surtidores, dada la política de precios adoptada.
  • Dejá tu comentario