20 de marzo 2008 - 00:00

Lo indeseable: afecta al país la crisis con granos en baja

Mientras que Martín Lousteau sostiene que la Argentina está preparada para hacer frente a la crisis en EE.UU., los mercados emiten señales claramente opuestas. Los granos se desplomaron, en línea con el resto de los commodities como oro y petróleo. Sabida es la alta dependencia que tiene el país de esas cotizaciones. Entre los emergentes, la Argentina ayer lideró las bajas junto con Venezuela. No es casualidad. Que EE.UU. entrará en recesión este año ya no lo discute ningún economista serio. La duda es por cuánto tiempo. La suerte del precio de los granos, y en definitiva de la economía argentina, dependen de ello. Porque el país se encuentra muy lejos de estar preparado para compensar un desplome de esas cotizaciones.

Lo indeseable: afecta al país la crisis con granos en baja
Las cotizaciones de los granos en el mercado de futuros de Chicago (CBOT) volvieron a desplomarse ayer, con bajas superiores a 7% -tal fue el caso del trigo-, confirmando la tendencia adversa tras el paréntesis positivo de este martes, jornada que, de todos modos, no alcanzó para recuperar las pérdidas acumuladas.

La soja perdió ayer en la plaza estadounidense 3,68% en posición mayo, al cerrar a u$s 461,88 por tonelada; en tanto que el maíz tuvo un día negativo en 3,35%, concluyendo la rueda a u$s 207,57 por tonelada. Pero fue el trigo el que más acusó el golpe de la crisis financiera norteamericana: cayó 7,81%.

En la Bolsa de Buenos Aires -con operaciones muy limitadas desde hace una semana por el paro agropecuario y la aplicación del nuevo esquema de retenciones-, la soja de mayo cayó ayer 3,61%, con cierre a u$s 277 la tonelada.

Tanto la soja como el trigo atraviesan un período negativo de varias semanas en el CBOT, tras la explosiva trepadaen los mercados lograda entrefines de febrero y principios de este mes. Desde el pico máximo, la oleaginosa cayó 18,6%, tomando en cuenta el precio máximo de u$s 567 por tonelada del 3 de marzo; mientras que el cereal descendió 16% en comparación con el techo de u$s 470 por tonelada que alcanzó el 27 de febrero.

Los analistas subrayan la volatilidad que ya presentaba el mercado antes del último temblor de Wall Street y advierten que los granos demorarán en recuperar tendencias alcistas sostenidas.

El cierre en límite de baja de ayer obedeció a la presión que ejercen las ventas de los fondos especulativos que actúan con los commodities agrícolas del CBOT, que están decididos a tomar de ganancias.

  • Corrección

    «La situación puede revertirse, aunque muchos pensamos que se están corrigiendo los precios», indicó Ricardo Baccarín, analista de Panagrícola,que agregó: «China está retirada de la compra de aceites y porotos de soja. El problema es que si Estados Unidos entra en recesión, China e India no van a poder ir a contramarcha».

    «Hay que tomar en cuenta que ya hace semanas que hubo un desenganche muy fuerte, cuando el dólar seguía bajando, pero con commodities que no crecían», concluyó el analista.

    Por su parte, Cesar Gagliardo, consultor de granos de Artegran, reconocía la «gran incertidumbre que rodea a los mercados de commodities agrícolas». «Nadie parece poder leer lo que sucederá mañana. Lo que se observa es que el juego está abierto para los especuladores, y éstos están decidiendo comprar y luego esperar. Claro que muchos inversores siguen viendo negativamente y prefieren retirarse», matizó.

    «Los fundamentos dicen que falta mercadería a nivel mundial y que eso debería empujar el precio al alza», indicó Gagliardo, que estima que existe una «tendencia que seguiría mañana (por hoy) a la baja. Pero la pregunta del millón es qué pasará el próximo lunes. Hay que intentar detectar las señales de inflexión -de Estados Unidos, China, el clima-, porque en el mientras tanto eso puede ofrecer subas».

    A su vez, la Bolsa de Rosario advirtió que «en el caso del trigo, recibió la noticia de que Egipto había cancelado la licitación del cereal, mientras que para el maíz el clima húmedo en el sur del Medio Oeste y las regiones del Delta del Mississippi están retrasando las siembras. Por el lado de la soja, la falta de interés por parte de China presionó aún más los precios».
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar