Marchas populares contra la realidad

Economía

Por Enrique Blasco Garma.- *

La Ciudad de Buenos Aires es el centro de marchas populares contra los ajustes y el plan del FMI. Es sintomático que el Banco Interamericano de Desarrollo acabe de publicar que la ineficiencia del gasto público alcanza al 7,2% del PBI en Argentina. Nuestro país se distingue por el tamaño de sus gastos estatales, los mayores de la región.

Para el FMI, sólo Venezuela tiene un gasto similar al argentino, respecto del PBI. Las entidades que buscan representar los intereses populares podrían interesarse en conseguir elevar los ingresos reales de la población. Un país con el peso de un sector estatal tan enorme e ineficiente siempre deteriora la capacidad adquisitiva de la población. Aumentar el tamaño de los gastos públicos vendría de la mano de mayores impuestos y desaliento a las actividades creadoras de riqueza, de ingresos genuinos. No obstante las declamaciones, la asistencia del FMI reduce la necesidad de disminuir los gastos del estado. Sin ese financiamiento, el ajuste sería mucho más agudo.

Todos los habitantes del suelo argentino deben haber aprendido que, cualquiera fuesen sus diferencias, la sociedad se fortalece respetando la Constitución y las leyes. Los dirigentes saben lo gravoso de desconocerlas. No obstante nuestras miradas desencontradas, la capacidad de proveer trabajos atractivos y la solvencia de la sociedad descansan en el consenso de respetar y acatar la legislación vigente. Desconocerlas nos empobrece y pone en peligro a todos.

Mi libro Fin de la Pobreza explora y expone las formas de conseguir buenos tratos y consideración para todas las personas. Estudiemos esa enseñanza.

(*) Miembro del Consejo Académico Fundación Libertad y Progreso

Dejá tu comentario