Miceli: "Acuerdos de precios deben moderar subas salariales"

Economía

Full Text in English

Felisa Miceli aprovechó ayer la tribuna del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Belo Horizonte para defender la política de acuerdos de precios que el gobierno llevó adelante en los últimos meses. Criticó a los comentaristas «que no entienden su lógica y funcionamiento», asegurando al mismo tiempo que servirán para que los trabajadores lleguen a las negociaciones salariales «con expectativa moderada» respecto de la futura evolución de los precios.

En este sentido, explicó que los aumentos salariales deben servir para «mejorar las condiciones de vida» del trabajador, pero también «para asegurar la viabilidad productiva» de las empresas y sectores que los emplean.

La funcionaria fue una de las primeras oradoras durante la 47ª Asamblea Anual de Gobernadores del BID que comenzó formalmente ayer en esta ciudad. A la distancia, procuró tranquilizar las demandas de aumentos salariales de los gremios, uno de los principales escollos para evitar que se desborde la inflación de los próximos meses.

  • Pistas

    Calificó de «aceleración moderada» la suba inflacionaria de 2005 y producto de «reacomodamientos temporarios». «El gobierno -prosiguió- ha puesto en marcha un conjunto de actividades para lograr que los índices de precios converjan a tasas menores», citando las políticas fiscales, monetarias y de ingresos.

    En un discurso de 25 puntos, dejó algunas pistas respecto de los planes futuros del equipo económico y reflexiones sobre el rumbo de la política económica. Adelantó, por ejemplo, que la intención es continuar con emisiones de bonos «para adelantarnos a la cobertura de la brecha financiera de 2006/2007». La intención argentina sería, por lo tanto, aprovechar la buena situación de los mercados para tomar dinero por adelantado y asegurándosetasas de interés razonables,tal como ya lo hicieron países como México, Colombia o Venezuela. Estos son algunos de los párrafos salientes del discurso de Miceli:

  • Desde la crisis de 2002 hasta ahora la Argentina pagó u$s 25.500 millones netos a los organismos internacionales.

  • El traslado a los precios luego de la gran devaluación del peso de 2002 sólo alcanzó alrededor de la cuarta parte de devaluaciones similares en otros mercados emergentes y ha sido mucho más reducido que en la propia Argentina en el pasado.

  • También debe considerarse el efecto de los aumentos de los precios internacionales de ciertos productos, incluidos energía y alimentos, que junto con las crecientes exportaciones han provocado cierta inflación de origen importado.

  • Los acuerdos de precios son importantes para evitar que se instalen mecanismos de indexación automática y aumentos preventivos en los márgenes empresariales sobre costos.

  • Los objetivos salariales deben ser compatibles con una mejora en las condiciones de vida de los trabajadores, pero también con la viabilidad productiva de las empresas y sectores que emplean.

  • Los porcentajes de desocupación, pobreza e indigencia continúan altos en términos históricos, por lo que está claro que atender este problema central -producto de políticas erróneas del pasado- va a continuar siendo tarea central del gobierno.

  • El aliento a la inversión es otro de los componentes del enfoque sobre la inflación. En el cuarto trimestre de 2005 se llegó a un nivel de 24% del PBI, distribuido de manera más uniforme entre sectores, regiones, tamaños y tipos de empresas, pero hay que reforzar esta tendencia para incrementar la inversión.

  • Somos conscientes de que muchas medidas no gozan del consenso pleno entre analistas económicos y los miembros de la comunidad financiera y económica internacional.
  • Dejá tu comentario