24 de julio 2014 - 09:45

No hubo avances en mediación y Argentina se negó a encuentro directo con buitres (hoy nueva reunión)

El mediador designado por el juez Griesa, Daniel Pollack, informó que "los asuntos que separan a las partes siguen sin resolverse en este momento", después de reunirse durante tres horas con la delegación argentina y buitres por separado. "El tiempo de Argentina para evitar el default (30 de julio) es corto", advirtió. Además, señaló que los representantes nacionales rechazaron la posibilidad de un encuentro cara a cara. El special master confirmó que hoy a las 11 habrá una nueva reunión con las partes.

Pablo López, al arribar al despacho de Daniel Pollack.
Pablo López, al arribar al despacho de Daniel Pollack.
Como viene ocurriendo desde que el fallo de juez Thomas Griesa quedara firme, la presidente Cristina de Kirchner mantuvo una larga reunión con el ministro de Economía, Axel Kicillof quién concurrió acompañado de Emanuel Álvarez Agis para analizar los pasos a seguir en las últimas reuniones antes del 30 de julio, fecha en la cual Argentina podría caer en default.

El comunicado emitido por la noche deja en claro que el Gobierno mantiene la postura de solicitar un stay y una garantía de que la cláusula Rufo no se dispare. Los comunicados tanto de Argentina, del mediador Daniel Pollack y del fondo buitre Elliot indican que, por el momento, se está lejos de llegar a un acuerdo.

Según el Gobierno argentino y como le fue manifestado a Griesa, "se explicaron las razones por las cuales resulta necesario proveer algún instrumento financiero que brinde seguridad a la República respecto de los riesgos asociados a la cláusula RUFO".

Asimismo, en el encuentro que mantuvieron la Procuradora del Tesoro, Angelina Abbona, el Subprocurador, Javier Pargament, el Secretario de Finanzas, Pablo López y el Secretario Legal y Administrativo, Federico Thea con el Special Master se le explicó que "si los litigantes no proveen dichas garantías a la República, un stay sigue siendo la mejor opción para permitir que se avance hacia una solución en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables para el 100% de los bonistas". De esta manera, se insiste con su estrategia y salvo que los fondos buitres soliciten un stay al Juez Griesa, resulta difícil pensar que se podrá evitar el default.

Otro de los puntos importantes del comunicado es el que se refiere a la situación de las entidades financieras. Según se indica, los representantes de la Argentina le expresaron "su preocupación por la falta de resolución del Juez Griesa en la Audiencia del pasado 22 de Julio respecto de las mociones y alternativas presentadas ante la Corte, incluyendo las presentaciones de bonistas del canje y diversas instituciones financieras; lo que mantiene bloqueado el cobro de los fondos ya pagados por la Argentina".

Justamente este aspecto no es menor, pues según trascendidos de los pasillos oficiales, Argentina tiene la intención de depositar cuando llegue la fecha el monto correspondiente al vencimiento de septiembre.

Los especialistas internacionales coinciden que Griesa no podrá posponer mucho tiempo más una definición sobre este punto. La duda es si el magistrado dictaminará antes del 30 o después, es decir cuando Argentina ya caiga en default, pero donde existe coincidencia es que deberá resolver el destino de los fondos lo antes posible.

El párrafo referido a que Special Master, "presta una labor remunerada por las partes, ha sido designado por el Juez Griesa para conducir el proceso de diálogo en curso", es una velada crítica a su gestión en función del reproche que hizo por el hecho de que Argentina no quiso reunirse con los holdouts. "Cual es la función de un mediador, entonces", explican a nivel oficial.

A continuación la misiva ratifica la vocación de negociar al recordar que "la Argentina se ha reunido con el Sr. Pollack todas las veces que ha sido necesario y reafirmó en el día de hoy que está dispuesta a continuar con dichos encuentros". Asimismo, ratifica que asistirá a la reunión de este viernes a las 10hs (11 hs.de Argentina) en las oficinas del Special Master en Park Avenue.

• Sin acuerdo

"Después de hablar con ambas partes, por separado, propuse un encuentro urgente, cara a cara (face to face) entre ambos", dijo en un breve comunicado el mediador Daniel Pollack. Los representantes legales de los holdouts aceptaron no así los representantes de la Argentina, continua diciendo el breve comunicado del Special Master.

El tono da idea que, por ahora, su mediación sigue sin tener resultados como el mismo lo admite al indicar: "Las cuestiones que separan a las partes siguen sin resolverse en este momento y el tiempo de la República para evitar el default (30 de julio) es corto". A continuación recuerda la instrucción que le dio el propio juez Thomas Griesa de continuar las conversaciones.

Al respecto, a las 10 de la mañana de Nueva York se volverán a encontrar tanto los representantes de los fondos buitres y los funcionarios argentinos. Cabe recordar que el Juez Griesa indicó a Pollack que tenga todas las conversaciones que sean necesarias para evitar el default.

En tanto, NML Capital, uno de los fondos buitres afirmó que Argentina se "rehusó negociar" a través del mediador designado por la Corte. A través de un comunicado NML Capital, Argentina dijo que "el Gobierno de Argentina dejó en claro que eligió incumplir la deuda la próxima semana".

NML argumenta que estaba "dispuesto a ser flexible para fraguar una solución. Argentina de nuevo se rehusó a negociar cualquier aspecto de la disputa", asevera.

Y para que no queden más dudas de la irreductible posición de Argentina afirma que "en cambio, sus representantes simplemente sostuvieron que no hay solución posible".

La reunión comenzó a las cerca de las 13.30 culminando a la s a las 16.30 (hora argentina) y todos los participantes se retiraron sin formular declaraciones.

El fondo buitre NML Capital y otros tienen una sentencia a su favor de Griesa ratificada por la Corte Suprema de Estados Unidos por un monto total de u$s 1.330 millones en concepto de bonos impagos de la deuda soberana entraron en default en 2002.

Luego de la ratificación de su fallo por la Corte Suprema, Griesa bloqueó el pasado 27 de junio un giro de u$s 539 millones del Gobierno al Bank of Nueva York Mellon para pagar un tramo de su deuda reestructurada, exigiendo que al mismo tiempo se abone a los litigantes. Si ese pago a los bonistas que entraron en los canjes no se efectúa antes de que venza el plazo de gracia el 30 de julio, el país podría entrar en un default técnico.

Dejá tu comentario

Te puede interesar