Otro beneficio para gremios: llevarían a $ 830 salario mínimo

Economía

Con piquetes y extorsiones a empresas, los Moyano han conseguido ya sucesivos aumentos para los camioneros (el último de 19% marcó la tendencia para el resto de los sindicatos). Ahora el gobierno estaría a punto de efectuar otra concesión, pero especialmente apuntando a los gremios con menos capacidad de presión. Hoy se reúnen el ministro Carlos Tomada y Néstor Kirchner, encuentro donde se convocaría al Consejo del Salario. Así, en pocas semanas el mínimo se ubicaría en $ 830. Nadie podría cobrar menos de eso, salvo -claro- los trabajadores en negro, con quienes se ampliaría aun más la brecha.

Héctor Méndez (presidente de la UIA), Alberto Alvarez Gaiani (de la COPAL) y Alfredo Coto fueron recibidos ayer por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para hablar de la inminente convocatoria del Consejo del Salario Mínimo. Una posibilidad sería que hoy mismo Néstor Kirchner haría pública la convocatoria, que se produciría antes de junio próximo y que llevaría el mínimo a $ 830.

Esta decisión les habría sido adelantada a los dirigentes empresariales, quienes estuvieron de acuerdo en la convocatoria, pero a la vez pidieron que no se haga antes del segundo semestre del año.

La razón es que hay cerca de un centenar de gremios en plena etapa de negociación de convenios, y si se aumenta el salario mínimo antes de que esas tratativas se cierren, el incremento inevitablemente empujará hacia arriba los sueldos de todas las demás categorías, algo que para los empresarios sería imposible de afrontar.

También lo sería para el gobierno, dijeron, porque entonces le resultaría más difícil controlar los precios y cumplir con la promesa que le hizo Moreno a la UIA: hacer un seguimiento de precios sin afectar la rentabilidad de las empresas.

A la vez, trataron de explicar que posponer hasta el segundo semestre el aumento no sería una mala alternativa para el gobierno, dado que -salvo alguna catástrofe difícil de prever- su efecto se sentirá a tiempo para las elecciones presidenciales.

Además, los empresarios aprovecharon la ocasión para plantear el peligro que se cierne sobre la política de precios del gobierno ante el reclamo salarial del gremio de la alimentación que encabeza Rodolfo Daer. Concretamente, Méndez, Coto y Alvarez Gaiani les dijeron a los ministros que, de tener que acceder al reclamo del gremio, no les será posible cumplir el compromiso asumido con el gobierno en relación con mantener los valores al público de un extenso listado de productos.

Daer, cabe recordarlo, pide un incremento de 30%, mientras las empresas del sector contraofertan 12% y aseguran que eso es lo máximo que pueden otorgar en la actual coyuntura.

Lo llamativo es que el ex secretario general de la CGT e ínclito miembro del grupo de los «gordos» amenaza ahora con aplicar el «método Moyano» para conseguir su propósito, o sea apelar al bloqueo de las plantas fabriles de las empresas alimentarias. En sentido inverso, Moyano aceptó arreglar para su gremio de camioneros por el tope impuesto desde el gobierno, que es de 19%, hasta marzo del año próximo y con una cláusula de «paz social» (garantiza que no habrá conflictos, paros, tomas de fábricas, etc.) hasta ese mes.

Moyano había pactado el año pasado fuertes incrementos para su gremio, lo que provocó no pocos resquemores entre sus «compañeros» (y adversarios) «gordos», que se preocupaban porque los camioneros conseguían esos aumentos a caballo de la cercanía del propio Moyano con el gobierno y debían encarar la difícil tarea de explicarles a sus afiliados por qué ellos conseguían bastante menos.

Ahora la ecuación parece haberse dado vuelta: esa cercanía del camionero con Kirchner lo obligó a pactar por el tope y -al revés- son ahora los «gordos» -por caso Daer- los más intransigentes y quienes buscan mostrarse así frente a sus bases, pidiendo convenios casi irrealizables.

Habrá que aguardar hasta hoy (quizás antes de mediodía) la confirmación de la convocatoria del Consejo del Salario Mínimo; de todos modos, aun cuando ésta sea inmediata, eso no implica que el aumento no empiece a regir a partir de julio.

Dejá tu comentario