Pacto latino en Chile: países no harán guerra de devaluaciones

Economía

Los presidentes de los principales bancos centrales de la región se reunieron por la crisis en Santiago. Estuvieron presentes la Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú. Faltó el de Venezuela, ya que su titular esgrimió "razones de agenda". Hubo coincidencias en que no habrá ningún país inmune a cuanto sucede en Estados Unidos, algo que es obvio. Pero al menos sí coincidieron en que no habrá una carrera por ver qué país devalúa más su moneda en este contexto de alta incertidumbre. Ya este diario venía anticipando que hay una acción conjunta en las intervenciones en los mercados de cambios, o, por lo menos, que se comunican entre los países las estrategias frente a la inédita salida de capitales. Un detalle: habrá que ver si estas promesas se cumplen.

Los presidentes de los bancos centrales de América latina se comprometieron este fin de semana a no entrar en una carrera de devaluaciones contra el dólar. Así surgió del encuentro organizado por el Banco Central de Chile, en Santiago, donde fueron convocados los referentes de las entidades para discutir la respuesta a la crisis financiera internacional.

El titular del Banco Central argentino, Martín Redrado, participó del encuentro.

También estuvieron Henrique Meirelles (Brasil), Guillermo Ortiz (México), José De Gregorio (Chile), Julio Velarde (Perú) y José Darío Uribe (Colombia). No participó Gastón Parra, titular del Banco Central de Venezuela, por problemas de agenda.

Según el comunicado de prensa distribuido ayer tras la reunión, destacaron que hubo coincidencia en que la región «está en mejores condiciones para enfrentar las turbulencias financieras, gracias a sus sólidos fundamentos económicos», agregando que «se cuenta con instrumentos para preservar la integridad y el buen funcionamiento de los mercados monetarios y financieros».

  • Esfuerzos

    No habrá acciones coordinadas en materia monetaria como sí está sucediendo entre Europa y Estados Unidos (por ejemplo, con la reciente baja de medio punto en las tasas de interés, que también incluyó a China). Pero sí hubo acuerdo en que los bancos centrales deben esforzarse en evitar bruscas oscilaciones del tipo de cambio, es decir, devaluaciones exageradas en las respectivas monedas a expensas del dólar.

    En la última semana ya hubo muestras de este compromiso. Por ejemplo, el real brasileño había finalizado el viernes 10 (en medio del derrumbe global) a 2,35 y el viernes cerró en 2,11 reales. También el Banco Central argentino salió a vender agresivamente para que no se escape la cotización del dólar y lo propio hicieron varios países de la región. Redrado ya se había reunido el viernes anterior en Washington (durante el encuentro anual del FMI y el Banco Mundial) con Meirelles y Ortiz para avanzar con algunas decisiones en común.

    Aunque el mercado argentino es particularmente sensible a las bruscas oscilaciones del dólar, no es el único que sufre por la devaluación. En Brasil, por ejemplo, muchas empresas se encontraron con grandes problemas para salir a pagar sus deudas con el exterior porque están nominadas en dólares. Con la devaluación del real, los ingresos en divisas caen abruptamente y las compañías enfrentan dificultades para hacer frente a los vencimientos.

  • Cooperación

    Por eso, el Central brasileño salió con decisión la semana pasada para frenar la devaluación del real, al igual que el mexicanoy otros países de la región. «Los presidentes de bancos centrales de las mayores economías de la región acordaron establecer mecanismos de intercambio de información y de cooperación técnica para facilitar la determinación de los cursos a seguir en los respectivos países», culmina el informe distribuido.
  • Dejá tu comentario