Peor la crisis del campo

Economía

• Se postula Schiaretti como un mediador ante Kirchner

• Jaleo político del agro en el congreso con la oposición

• Otro cacerolazo más grande anoche en barrios de Capital

• Ruralistas, duros con Scioli

Juan Schiaretti despuntó ayer como el primer gobernador justicialista en recibir a las entidades del campo, quienes a su vez propusieron que el mandatario sea el «mediador» entre la Mesa de Enlace y el gobierno de Cristina de Kirchner, para intentar destrabar un conflicto que nadie parece saber cómo resolver.

En lo político la señal ya llegó: Schiaretti no fue invitado a la asunción de Néstor Kirchner como titular del PJ nacional. Sólo asistirá Carlos Caserio, que es miembro de esa estructura y al que seguramente no lo invitarán a subir al palco.

Luciano Miguens, de la Sociedad Rural; Mario Llambías, de CARBAP; Fernando Gioino, de Coninagro; Eduardo Buzzi, de Federación Agraria; y Néstor Roulet, de Confederaciones Rurales, viajaron a Córdoba para mantener una reunión de dos horas con el gobernador y buena parte de su gabinete. Como marco de esta reunión, se analizó también la postura del bonaerense Daniel Scioli, que finalmente no recibió a CARBAP como se había anunciado. Incluso, la confirmación del encuentro habría sido transmitida por el propio Scioli a Schiaretti vía telefónica el fin de semana.

Por eso, al término de la reunión, Buzzi volvió a criticar la actitud del ex vicepresidente: «Lo de Scioli es payasesco», reiteró.

Sobre la postura de Schiaretti, los ruralistas relataron que el gobernador les había ratificado su opinión favorable a la baja en las retenciones, después de rediscutir la medida y buscar que se reduzca la presión entre los productores medianos y pequeños. Y les recomendó que no extiendan más allá del jueves la medida de fuerza y que exijan a Cristina de Kirchner que vuelvan a sentarse en una mesa de diálogo para rever las retenciones. «En toda negociación las partes deben resignar posiciones», sostuvo.

«La defensa de los productores no significa oponerse al gobierno nacional ni a la voluntad popular que lo eligió a través del voto», consideró el cordobés.

Ese es quizá el punto más fuerte de la posición de Schiaretti como contraste y, casi desafío, al gobierno nacional. Esto último porque ya se descuenta en Córdoba que la postura del gobernador significará castigo presupuestario, algo que el kirchnerismo ejercitó en Córdoba desde que asumió la conducción nacional. «Siempre hay un causal de castigo para los K», decía un legislador peronista local que alienta la postura del gobierno provincial.

  • Fundamento

    Pero lo de Schiaretti tiene también fundamento político. La decisión de salir a hablar de retenciones y de finalmente ser el primer mandatario que recibe a las entidades tiene que ver también con la realidad de la mayoría de los pueblos y ciudades que gobierna el PJ en Córdoba. Para los intendentes de esos lugares, el conflicto con el campo y los efectos de las retenciones son causas directas de achique de actividad.

    Lo manifestaba uno de ellos Juan Schiaretti antes de la reunión de ayer: «Nosotros estamos desde antes organizando, no solamente avalando la protesta del campo. Si la actividad cae, ¿a quién creen que la gente le viene a reclamar en los pueblos?». En este escenario es también visible la posición de respaldo del ex gobernador José Manuel de la Sota, que activa permanentemente a legisladores e intendentes de indudable pertenencia delasotista a apoyar a las entidades y al propio gobernador.

    Los ruralistas señalaron, además, que Schiaretti «se comprometió a hablar con otros gobernadores» a fin de conseguir su «acompañamiento» a la protesta del sector.

  • Compromiso

    «Schiaretti se ha comprometido a hablar con otros gobernadores. Este es un gran paso, hemos avanzado mucho porque se marca algo que otras provincias deben continuar», sostuvo Buzzi, en clara alusión, fundamentalmente, a los mandatarios de Entre Ríos, Sergio Urribarri; Chaco, Jorge Capitanich; y La Pampa, Oscar Jorge. «Sería bueno que tomen el ejemplo (de Schiaretti)», los desafió.

    El canal de diálogo abierto ayer por Schiaretti continuará el jueves en Santa Fe con el socialista Hermes Binner, quien siempre se mostró alineado con el reclamo del campo. Incluso, el gobernador y los dirigentes llegaron a elaborar un documento con tres propuestas para solucionar el conflicto, que acercaron sin éxito al gobierno nacional.
  • Dejá tu comentario