''Por el real, no es negocio traer autos desde Brasil''

Economía

Pese a que la venta de autos 0 km se mantiene firme según los datos del primer bimestre, las terminales comenzaron a percibir en los últimos meses una realidad menos alentadora. Entre la suba del real (la mayoría de los autos que se importan viene de Brasil) y el aumento de los costos, la rentabilidad de los autos que se venden en el mercado interno entró en picada en la última parte de 2007 y no parece detenerse en 2008. Así lo señaló a este diario Edgar Lourencon, presidente de la filial local de General Motors.

El ejecutivo dijo: «En nuestro caso no miramos el negocio de manera segmentada, sino con una visión global. Es un conjunto. Pero sin duda que hoy no es negocio importar autos de Brasil por la revaluación del real», explicó el directivo que tiene a cargo también las operaciones de la compañía estadounidense en Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Perú.

  • Replanteo

    Para el empresario -que reemplazó en agosto a su compatriota brasileño Felipe Rovera- la fortaleza de la moneda brasileña está obligando a replantear el mix de importación. «Lo que está pasando con el real pone a las empresas que le compramos a ese país en una posición difícil.

    Ya teníamos problemas cuando el real cotizaba a 2,20 contra el dólar y ahora está a menos de 1,70. Por eso tenemos que buscar opciones: México puede ser una alternativa. Estamos trabajando para ver si podemos tener novedades con productos que se fabrican en ese país», afirmó.

    La situación que se vive con la suba del real, y que afecta a casi todas las terminales, se repite con el euro. El aumento de la moneda europea también está haciendo cada vez menos competitivos a los 0 km de ese origen. Por caso, el importador de una marca europea reconocía días atrás que está subsidiando hasta 15% parte de la gama. Es cierto que, como contrapartida, las terminales argentinas se benefician con una mayor exportación.

    En la actualidad, 70% de la producción local se destina a la exportación. Para GM esto representó el año pasado vender unos 73.000 autos al exterior, 250% más que en 2006. Con México la situación es diferente, ya que su economía se maneja en la órbita del dólar y no hay tantas asimetrías, pero el volumen del comercio con ese país no es comparable con el que se tiene con el principal socio del Mercosur.

    «Hoy la región es sumamente importante para la casa matriz. Por primera vez, General Motors está vendiendo más autos fuera de Estados Unidos que adentro, más allá de que haya algún cierre de fábrica por no ser competitiva, como en el caso de Chile», explicó el directivo.

  • Estrella

    En el caso de General Motors, de los 92.000 vehículos que comercializó durante 2007, alrededor de 55% fueron importados y en su mayoría de Brasil. Claro que su estrella fue el modelo Corsa (la versión classic se fabrica en la Argentina), que tuvo un incremento en las operaciones de 20% en 2007 y lideró el ranking de patentamientos.

    Por otro lado, el problema que se les presenta a las automotrices es que no pueden trasladar directamente a los precios el mayor costo por la revaluación de las monedas extranjeras como el real y el euro.

    «El mercado argentino es muy competitivo con la participación de numerosas marcas y terminales que impiden que haya desborde con los ajustes de los precios. Esa es la realidad. Nuestra política es ir acompañando en lo posible la inflación, pero no es mucho más lo que podemos hacer», dijo Lourencon.

    El aumento de los costos por la mayor inflación y la imposibilidad de trasladar esa suba a los precios -según el titular de GM - es el otro tema que está opacando el negocio de las automotrices: «Los costos están subiendo más que los cero kilómetro. Todas las empresas estamos trabajando en mejorar la productividad. En nuestro caso, por ejemplo, estamos gastando menos energía para producir la misma cantidad de autos. Pero la inflación es un problema. Hoy estamos ganando por auto menos que hace un año».

    Más allá de esto, la expectativa para el sector es positiva. Según Lourencon el mercado crecerá entre 5% y 10% este año, lo que significaría superar las 600.000 unidades: «Nuestras ventas en el primer bimestre de 2007 crecieron 7,5%. Es decir, estamos dentro del crecimiento global».

    De todas formas, la gran apuesta de la marca estadounidense está centrada en el nuevo vehículo que producirán en la planta santafesina (un modelo en el segmento de los chicos) que se conocerá hacia fines de 2009 y para el que se invirtieron u$s 200 millones. «Estamos cumpliendo los plazos previstos. Ya tenemos una visión bastante definida de nuestros proveedores. Al menos una tercera parte será de origen argentino y lo restante será en su mayoría del Mercosur. Ese es el punto donde la Argentina deberá avanzar: en el desarrollo de una industria autopartista fuerte», advirtió el empresario.
  • Dejá tu comentario