Prepagas: alertan empresas por mayor suba en costos

Economía

El acuerdo de precios entre el gobierno y las prepagas detonará una renegociación con las empresas que contratan estos seguros médicos para sus empleados. Están involucradas más de 2,2 millones de personas sobre un total de 3 millones de afiliados.

Las empresas deberán evaluar si optan por el sistema de copagos (pagos extras por consultas y estudios) o por los nuevos planes sin copagos, pero con beneficios no médicos.

La primera opción sería la de menor costo, porque se acordó un incremento de 6% para 2007, pero conlleva otra decisión: si los pagos extras estarán a cargo de la empresa o del trabajador.

Desde las prepagas especulan con que las compañías absorberán el costo de los copagos -que es incierto porque depende del nivel de demanda o consumo- para no afectar los salarios.

La segunda alternativa, de mayor costo (ya que se estima que los nuevos planes costarán 22% más) significará un aumento liso y llano del costo laboral.

La realidad indica que cada empresa negocia distintos planes y beneficios, por lo que los incrementos no serán homogéneos.

Ayer, representantes de las prepagas explicaron que «la aplicación de copagos es un cambio estructural del sistema en línea con la tendencia mundial, donde se trata de efectuar un uso racional de la salud».

Para los especialistas, la generalización de este mecanismo le resta equidad al sistema de salud privada. En línea con este pensamiento se enrola Federico Tobar, consultor internacional, que señaló a este diario que «con los copagos las prepagas disminuyen la cobertura, y por ende, el riesgo y pasan a ser gerenciadores de una red de contratados. Pone en duda la función social del seguro de salud, porque los copagos ponen barreras de acceso. Deja de ser solidario y genera inequidad».

Coincide en que sirven para disuadir del abuso del uso, pero generan elitización del sistema incrementando la desigualdad y reduciendo la solidaridad entre sanos y enfermos.

  • Opción

    En relación con los afiliados, hay otro gran grupo que deberá decidir entre la opción de plan con copagos o sin ellos.

    Son unos 900.000 que contratan individualmente o lo hacen a través de la obra social derivando su aporte a una prepaga.

    Quienes opten por tener pago extra afrontarán un incremento de 6% en la cuota (2% en enero y 4% el resto del año) y, por cada consulta o estudio, pagarán un abono establecido (ver lista aparte). De lo contrario, podrán elegir el nuevo plan sin copagos, pero pagando un aumento de 23% en la cuota y recibiendo otros beneficios, como mayor cobertura familiar por fallecimiento del titular, reintegro por sepelio, descuento en gimnasio o seguros de vida.

    En el caso de los afiliados a una prepaga por traspaso de una obra social (por la desregulación),éstos tendrán que evaluar si el aporte les alcanza para acceder al nuevo plan o, de lo contrario, aceptar los copagos.

    Según estimó ayer Claudio Belocopitt, vicepresidente de CIMARA y titular de Swiss Medical, con el nuevo plan una familia puede llegar a ahorrar $ 120 anuales o 9,5% en la cuota anual. «La mayoría de la gente optará por el sistema de copagos», aventuró.

    Las prepagas aclararon que en el caso de tratamientos crónicos no habrá copagos, ya que por ley y el PMO se le debe dar la alternativa de centros médicos y sanatorios sin pagos extras.

    Con respecto a los nuevos planes, cada prepaga los diseñará según su estrategia comercial sin restricciones ni limitaciones.
  • Dejá tu comentario