Para los economistas, las metas están en línea con las expectativas

Economía

Analistas se refirieron a las proyecciones para 2021 sobre tipo de cambio, inflación y déficit. Por su parte, empresarios destacaron la importancia de contar con previsibilidad.

El Gobierno enviará hoy a la Cámara de Diputados el Presupuesto 2021. Según trascendió hasta el momento, el texto prevé para el próximo año un déficit equivalente al 4,5% del PBI, una inflación del 28% y una suba del dólar del 24% para cerrar en torno a los $101. Además, se proyecta una recuperación de la economía de un 5,5%. Economistas consultados por Ámbito sostuvieron que las metas planteadas son “cumplibles”. Por su parte, empresarios destacaron la importancia de contar con previsibilidad, a la vez que pidieron normas para fomentar la productividad y las exportaciones.

“Los números que se conocen hasta el momento, me parecen cumplibles. El tipo de cambio está estrictamente vinculado al de la inflación. Y la inflación planteada es razonable, de hecho este año va a cerrar más cerca del 30% que del 40%, con lo cual implicaría un muy leve esfuerzo. Más allá de que el que viene será un año en el que seguramente vuelvan a brotar algunas tensiones distributivas, vinculadas a puja salarial en el marco de que muchos gremios van a querer recuperar el poder adquisitivo perdido este año. Pero si se siguen manteniendo ordenadas el resto de las variables nominales, tranquilamente se puede contener esa puja distributiva”, analizó a este diario el economista Sergio Chouza, quien agregó: “Lo mismo ocurre con el déficit. Creo que este año va a estar por debajo del 8%. Sobre todo si se piensa en un año en el que no va a haber un gasto extraordinario vinculado a la pandemia. Creo, de hecho, que el gasto en términos reales, comparado con la inflación, va a ser un poco mayor, porque se va a mantener el gasto corriente y se va a aumentar el gasto de capital. Llegar a ese 4,5% lo veo sumamente cumplible”.

Por su parte, Martín Kalos sostuvo que el déficit que planteó el ministro de Economía Martín Guzmán, “es alcanzable”. “Básicamente porque hay una serie de gastos asociados a la emergencia por el coronavirus que dejarían de existir el año que viene, y se puede hacer un recorte de eficiencia en muchas otras cuestiones, con lo cual incluso implementando la obra pública, hay espacio para reducir el déficit a ese 4,5%. Diría que es una meta ambiciosa, exigente, pero para nada imposible”, señaló el director de EPyCA consultores, quien en relación a las otras variables que trascendieron sostuvo: “La inflación en 28% es una especie de estimación realista, si suponemos que este año va a terminar por debajo del 36%, con lo cual es un descenso gradual, moderado, pero importante, que se va a dar en función de que otras variables económicas sigan alineadas y no tengan saltos. Pero podría ser un objetivo asequible. Lo mismo en términos de recuperación económica para el año que viene que, en algún sentido, está casi garantizada, porque con el más mínimo rebote, estadísticamente contra un año tan malo como este, va a haber una recuperación importante”. En ese contexto, Kalos destacó la importancia de que el presupuesto sea “creíble” para generar certezas de cara al futuro.

Por su parte, la consultora Analytica se refirió al déficit fiscal primario, que este año “será el mayor desde 1976 como consecuencia de la pandemia”. “Sin embargo, el gobierno se fija como objetivo en el proyecto de presupuesto reducirlo a casi la mitad en 2021, pasando de 8% a 4,5% del PBI. Un objetivo ambicioso, en especial en año electoral, que implica el mayor ajuste del gasto en un año desde el regreso de la democracia. Con el Estado quitándole impulso a la demanda, el ministro Guzmán dependerá exclusivamente de los beneficios que podría traer la eventual estabilización inflacionaria y una menor brecha cambiaria sobre el consumo y la inversión. En un año de elecciones y con el sector privado en pleno downsizing (reducción), es una apuesta fuerte”, señaló la firma.

Según remarcan los economistas, el presupuesto sirve para “anclar expectativas”. En ese contexto, Ignacio Noel, presidente de la Sociedad Comercial del Plata y dueño de Morixe, sostuvo a Ámbito: “Conocer las proyecciones macroeconómicas del presupuesto es muy importante para la planificación empresaria. Para la economía argentina es fundamental aumentar las exportaciones y las inversiones. Debe hacerse todo lo posible para fomentarlas (con ventajas impositivas y un tipo de cambio competitivo). También es muy importante conocer el programa monetario, especialmente porque es inevitable el financiamiento del déficit público en 2021 hasta q se logre equilibrar el presupuesto en el futuro”.

En relación a la proyección sobre el tipo de cambio, el empresario José Urtubey dijo por su parte que el “principal desafío es que no se ensanche la brecha”. En tanto, en relación al déficit fiscal, remarcó: “Es imprescindible un gasto más eficiente y pasar del asistencialismo al productivismo”. Finalmente, sobre los lineamientos que desde el sector industrial podrían esperarse para impulsar la producción en el próximo año, remarcó: “Creo que en cuanto a los reintegros deberían subirse y eliminarse las retenciones a las exportaciones de productos con valor agregado”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario