Prevén un rebote en la actividad para mayo y junio; dudas sobre julio

Economía

En términos desestacionalizados, analistas sostuvieron que se evidenciarían mejoras "mes a mes" luego del derrumbe de abril. La nueva cuarentena estricta en el AMBA podría frenar la leve recuperación.

Por la caída prácticamente sin precedentes que tuvo lugar en abril, y porque de a poco la cuarentena comenzó a flexibilizarse por rubros y en algunas regiones, los analistas prevén un rebote en el nivel de actividad para mayo que se extendería hasta junio. Así se desprende de los primeros indicadores privados y las proyecciones que realizaron distintos economistas.

Según el informe del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Abdala (ITE GA), el Índice Mensual de la Actividad (IMA) se incrementó en mayo un 0,9% con respecto al mes previo. En términos interanuales, de todas maneras, persiste una marcada contracción: cayó un 18,2% con relación al mismo período de 2019. Evidenciaría una mejora en relación al dato del EMAE de abril difundido a principios de la semana por el INDEC, que dio cuenta de un desplome del 26,4%. “El de mayo es un rebote mensual lógico. Fue de la mano de la mayor movilidad y de que se habilitó mucho trabajo exceptuado en el interior”, analizó ante este diario Juan Manuel Telechea, director del ITE GA.

El rebote fue más marcado para la consultora Orlando Ferreres, quien en su informe mensual sostuvo que en la medición desestacionalizada se observó “una expansión del 9,2%” con respecto a abril.

“Los números de la actividad sintetizan todo lo que pasa en la oferta productiva. Hay indicadores de alta frecuencia de mayo y de junio que muestran una especie de recuperación. Por ejemplo, se conoció el número de ventas de vehículos para el mes pasado (aumentó 2,3% interanual), el uso de cemento y la recuperación siderúrgica, entre otros. Las ventas minoristas, en tanto, muestran unas tasas de caídas menores y en algún rubro, se ve alguna reversión”, aseguró a este diario Sergio Chouza, quien sostuvo: “La expectativa es que mayo y junio tengan recuperación mes a mes. Ya que junio fue un mes donde la economía tuvo una apertura, la mayoría de las ciudades del interior operaban en distanciamiento y la Ciudad de Buenos Aires fue más flexible, y eso genera producción y consumo”. Con respecto a julio, mes en el que el AMBA volvió a entrar en una cuarentena estricta, el economista sostuvo: “Si uno proyecta, pensaría que sería una nueva marcha atrás y posiblemente comparado con junio, una contracción”.

Desde la consultora Eco Go estiman para mayo una caída del 18% interanual y un rebote en torno al 10% mensual. “Al observar la dinámica de los indicadores de alta frecuencia, vemos cómo en junio continuó la mejora en la actividad, pero desacelerándose hacia fin de mes. Luego de una caída tan fuerte en la actividad en abril y dadas los relajamientos en las restricciones a la movilidad es esperable ver alzas considerables. Pero la parte más difícil de la recuperación se centra a partir de junio. Aún resta ver los efectos de las últimas disposiciones sobre el mes de julio, por lo que será clave estar atentos a los indicadores que vayan apareciendo”, analizó Sebastián Einstoss. “Lo que vemos en mayo es un rebote respecto de abril bastante importante. Tiene sentido, considerando que abril probablemente sea el piso de la caída y porque en mayo se flexibilizaron bastante actividades en muchas provincias. La baja base de comparación hace que mayo sea mejor. Nosotros tenemos un índice de difusión que va relevando algunas variables líderes para medir el avance de la actividad. Y en mayo, de 23 variables que tenemos relevadas 16 ya dieron crecimiento”, sostuvo Julia Segoviano, de LCG.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario