Pronóstico reservado para soja hunde bonos

Economía

 
  • El Banco Central logró contener el dólar, que cerró estable en casas de cambio a $ 3,23 y llegó a subir menos de un centavo en el mayorista. La estrategia del Central se concentró en operar sólo en futuros, ya que ante un mercado un poco más normalizado que el de la semana pasada, no le fue necesario vender al contado para estabilizar la divisa. Los precios a futuro cotizaron a $ 3,225 fin de octubre, $ 3,245 noviembre y $ 3,285 diciembre. Por el lado de la oferta estuvieron los exportadores liquidando para atender necesidades de fondos, mientras que la demanda fue más que todo por parte de bancos privados. En el mayorista Forex-MAE al cierre la divisa cotizó $ 3,204 para la compra y $ 3,206 para la venta.  

  • «El endurecimiento de las condiciones en el mercado local para conseguir financiación en pesos obligó a las empresas a ingresar dólares desde el exterior», comentó Gustavo Quintana, de Portfolio Personal. Además, agregó: «Esto fomentó un leve incremento en la oferta de divisas que relevó al Central de intervenir para limitar la suba».  

  • Por una persistente aversión al riesgo volvieron a caer los bonos ayer 4% promedio. Si bien se moderó la sangría y hubo repuntes en algunos papeles, como en el caso del Par en pesos, que ganó 2,13%, aún impactan en el mercado los embates de la crisis financiera, lo que lleva a los inversores a buscar coberturas en activos más seguros. Lo peor de la rueda fue el BOGAR 2018, que perdió 8,23% y que tiene una tasa de retorno de 25,34% más CER. El Discount también cayó y lo hizo en 3,40% junto con el BODEN 2012, que perdió 3,96%. «Se demuestra con la volatilidad que continúa el nerviosismo en los inversores», dijo Francisco Marra, operador de Bull Market Brokers Sociedad de Bolsa.

  • Por su parte, el riesgo-país subía 7,15% a 1.363 puntos. «Evidentemente, no es la fuerte crisis financiera que vive Estados Unidos lo único que impacta negativamente en el mercado de bonos; también se le suma la caída en el precio de la soja. Los inversores ven que el gobierno va a estar en aprietos para asumir sus compromisos en 2009 al caer la recaudación. Por lo pronto, son pocos los que se les atreven a los bonos, ya casi no queda nadie», comentó Eduardo Fernández, de RAVA Sociedad de Bolsa.
  • Dejá tu comentario