BCRA: advierten que tiene que consolidar reservas antes de segundo semestre

Economía

La señal de llegada, en términos políticos y financieros, son las elecciones y del fin de la cosecha gruesa. Preocupa el uso de reservas para operar en CCL y MEP y el anuncio de nuevas restricciones.

Ordenar el pago de las importaciones, lograr la reestructuración de la deuda externa corporativa y –especialmente- la compra de divisas en el mercado de cambio, marcaron el sendero de recuperación en las divisas internacionales. Así lo expresó el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, al anunciar que las reservas superaron el miércoles los u$s40.000 millones, por primera vez desde fines de octubre pasado, y cerraron a u$s40.019 millones.

Analistas consultados por Ámbito resaltan esto como un dato positivo sobre todo considerando los serios problemas económicos y financieros que atraviesa el país en medio de la pandemia de covid-19, pero advierten sobre la necesidad de que se consolide esa tendencia de recuperación antes de que llegue a su fin la fuerte liquidación de divisas por parte del sector agroindustrial, allá por agosto, y previo los comicios legislativos, con fecha a definir.

Asimismo estimaron que las reservas de libre disponibilidad (sin contar los activos en oro ni los encajes bancarios, entre otros) estarían sólo en alrededor de u$s5.000 millones y marcaron sus objeciones a las intervenciones de la autoridad en el mercado bursátil, en la operatoria de CCL y MEP.

El economista Aldo Abram planteó en diálogo con Ámbito “que el nivel de las reservas debería ser aún más elevado, considerando las compras netas que realiza a diario en el mercado cambiario (en abril lleva acumulado adquisiciones por más de u$s800 millones y en el año, por más de u$s3.000 millones), pero el BCRA está usando esos ingresos para operar en el mercado financiero para mantener en calma las brechas del MEP y el CCL, al tiempo que obtiene por ello una ganancia”.

Abram, por otro lado, alertó que en la medida que se siga restringiendo la actividad a partir las nuevas decisiones anunciadas el miércoles “se generará una inseguridad jurídica, más incertidumbre e intranquilizará a los mercados paralelos, con lo cual el BCRA deberá intervenir con mayor fuerza con el mercado y esto ocasionará una moderación en el crecimiento del nivel de reservas”.

En tanto, Amilcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur, señaló a este medio que el nivel actual de reservas es posible “por la fuerte liquidación del sector agroindustrial, a raíz de los precios internacionales en niveles récord de los commodities; a lo que se suma el cepo impuesto a los importadores y a la calma en las brechas de los dólares bursátiles”.

El dato a destacar, según este economista, es que “la autoridad monetaria está logrando en abril que u$s1 de cada u$s2 que ingresan se integre a las reservas, una relación que se observaba en el primer trimestre”.

Sin embargo, Collante sembró dudas sobre la evolución de ese nivel a mediano plazo. “Este mes y los dos próximo, el BCRA debería comprar fuerte en el mercado de cambio –alrededor de u$s1.500 millones por mes- aprovechando el ingreso de divisas del campo, porque ya sabemos que a partir de agosto se termina la cosecha gruesa y se achica mucho en el segundo semestre la disponibilidad de estos dólares”, dijo.

De acuerdo a sus cálculos, el Gobierno se encontraría con “escasez de esos dólares” justo previo a las elecciones legislativas, un período en el que los argentinos suelen buscar refugio en el dólar y –consecuentemente- aumenta su demanda.

Sobre las restricciones impuestas al sector importador, Collante indicó que “la clave es cómo se regulará el ‘grifo’ a los importadores” y planteó que “ahora que el escenario permite al BCRA estar en una situación más holgada podría ‘relajar’ esas restricciones para que eso “no repercuta en una desaceleración de la recuperación económica”.

El economista, por último, planteó que “para lograr que el nivel de reservas se mantenga en el nivel actual, es necesario que el Gobierno muestre su plan económico y acuerde con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

Por su parte, Walter Morales, presidente y economista jefe de la consultora Wise, consideró en diálogo con Ámbito que “el nivel de reservas seguirá consolidándose porque la cuenta corriente de la balanza de pagos continuará siendo positiva, pero no proyectamos que el crecimiento sea sustancial. A fin de año, el nivel podría llegar a los u$s43.000 millones”.

Morales descartó que las reservas actuales puedan ser dilapidadas para “calmar al dólar” en un futuro próximo porque “por ahora, no hay tensión cambiaria” pero advirtió que ésta podría provocarse en el caso de que “haya un incremento en las restricciones para combatir el covid-19”.

Compra de divisas

Tal como lo señaló Pesce, y coinciden los economistas consultados, el nivel de reservas actual se logró –en parte- por las compras que la autoridad monetaria está realizando en el mercado de cambios.

La combinación de una menor expectativa de devaluación y la llegada de la cosecha gruesa del trigo en el verano y, ahora, de la soja incrementaron las liquidaciones de exportaciones y dieron mayor margen a la entidad monetaria para intervenir con compras directas.

En lo que va del año, adquirió cerca de u$s3.097 millones, destacándose el dato que desde febrero el BCRA ha obtenido resultados positivos: ese mes, fueron más de u$s600 millones (vs. -u$s260 millones de mismo mes de un año antes); en marzo u$s1.480 millones (vs. u$s135 millones); y en estos primeros 15 días de abril, u$s831 millones (vs. u$s546 millones de todo ese mes en 2020)

El miércoles, de la mano del anuncio de que las reservas habían superado los u$s40.000 millones, se conoció el dato de que la autoridad monetaria había adquirido en estos poco más de tres meses de 2021 todos los dólares que había vendido a lo largo del año pasado, principalmente entre julio y noviembre, una etapa de gran volatilidad debido a la resolución del canje de deuda (que terminó por cerrarse el 31 de agosto) y a la crisis económica desatada por la pandemia de covid-19.

“La compra de divisas es solo uno de los factores que inciden en el nivel de reservas internacionales del BCRA, pero el más importante como señal de acumulación y fortalecimiento de la política monetaria y cambiara”, sostuvo Pesce.

Pesce dijo que “las mayores oscilaciones en las reservas se vieron este año por la caída del precio del oro y la devaluación del yuan frente al dólar”, en referencia a la evolución de a la evolución de los activos que tiene en su poder el Banco Central.

Dejá tu comentario