Santángelo: "Sólo con mostrar consolidación política el problema de la economía no se resuelve"

Economía

El economista -socio director de la consultora Macroview-, asegura que los dólares paralelos están muy caros mientras que el oficial está retrasado. Dice que el Gobierno puede sacar un "empate agónico".

Para el economista Rodolfo Santángelo, el Gobierno está en condiciones de sacar un “empate agónico” en la batalla por evitar un salto descontrolado del tipo de cambio, aunque advierte que los desequilibrios que presenta la economía argentina no se pueden arreglar enviando solo señales. “De ninguna manera el problema se arregla mostrando consolidación política”, señaló el socio de Carlos Melconian en Macroviews. El profesional señaló que los dólares paralelos “están muy caros” mientras que el oficial “está atrasado unos 30 pesos”.

A continuación, la charla que Santángelo mantuvo con Ambito Financiero:

Periodista: El Banco Central viene perdiendo reservas. ¿Qué tiene que hacer para cortar la salida?

Rodolfo Santángelo: Estructuralmente hablando el problema de las reservas es de desequilibrio macroeconómico. Mientras no se corrija la integralidad de todo el problema, algún foco de tensión va a haber. A veces va a ser la inflación, otra vez el tipo de cambio, en otras las reservas. Es un problema de fondo.

P.: ¿Algo en la coyuntura se puede hacer?

R.S.: Coyunturalmente, todos estos anuncios de adelantamiento de divisas, son una ayuda para hoy y un problema para el futuro. Tiene que ser un puente para algo más estructural. Obviamente está el hecho de que la realidad pueda terminar imponiendo que el tipo de cambio haya quedado atrasado. Creo que está 30 pesos debajo de un valor lógico. Veremos si habrá que hacer algún ajuste o no. Después están las cuestiones del día a día. Está claro que el cepo a las importaciones ya está en un techo de lo que el nivel de actividad permite y es muy curioso que la única cuenta que esté liberada hoy sea la de la tarjeta de crédito.

P.: ¿Podrá el Gobierno lograr mayor liquidación de los exportadores?

R.S.: La clave pasa porque todos estos incentivos que se dan al productor generen una mayor venta. Hasta junio el productor venía vendiendo bien, por lo cual el diagnóstico oficial de que había una falta de oferta es incorrecto. Se armó la cantinela de los incentivos del BCRA. Hay que destrabar la venta del exportador para que el importador esté más fluido porque sino el nivel de actividad va a sufrir, Pero digo: se está discutiendo coyuntura para ver cuánto dura, pero la cuestión es de fondo.

P.: ¿Se podrá evitar que suba el dólar?

R.S.: En agosto puede ser que lo revierta. Tampoco es un mercado para estar permanentemente vendiendo. Los números que uno mira del mercado están como para que den un empate agónico, sufriendo, no para estar todo el día perdiendo reservas. Pero con eso no alcanza. Hay salidas en el mercado de bonos, por el lado de la deuda.

P.: Pareciera que Massa encara esto como si fuera solo un problema político. ¿Comparte eso?

R.S.: Yo siempre he dicho que esto es un problema político y económico. De ninguna manera es solo político. De ninguna manera con solo mostrar consolidación política la cuestión económica se arregla. Acá se trata de los fundamentals, del problema de los pesos y del problema de los dólares. Si no se dan soluciones más o menos relevantes para ambos frentes, por más consolidación política que haya, que no se si la hay, no se va a resolver ni la inflación, ni la brecha, ni el mercado cambiario y va a terminar afectando en en nivel de actividad que es lo que viene más o menos bien.

P.: ¿Massa tiene 100 días…?

R.S.: Hay una fecha allá por principios de octubre cuando haya que tener el visto bueno del Fondo para que entre el desembolso para compensar lo que se paga. Septiembre es una fecha donde se va a verificar el postulado del Banco Central que cuando se termine el frío y las importaciones energéticas más fuertes se resuelve el problema del mercado cambiario. Cien días puede ser un número referencial. El partido pasa por la variables del mercado cambiario, la tasa de inflación la brecha y la cuestión social. Veremos en qué orden se da.

P.: ¿Cómo ve el canje de deuda que anunció el Gobierno?

R.S.: Extender la duración de la deuda si no es a cambio de un costo excesivo, siempre es una buena noticia. El problema que veníamos arrastrando, es un éxito en el roll over de la deuda pero con plazos muy cortos y zanahorias muy largas que eclosionó en mayo. Extender el plazo siempre es bueno. A mí lo que más me preocupa es este mensaje de que no vas a emitir pero que el déficit va a dar 2,5% del PBI. ¿Entonces qué van a hacer, se van a endeudar? Todo este lío de los últimos meses empezó con una corrida contra los pesos.

P.: ¿Massa tendría que haber anunciado algún recorte de gastos más de los que dio a entender hasta ahora?

R.S.: Creo que está preparando un ambiente para que la situación fiscal del 2023 sea mejor. Con los subsidios, con algo en planes sociales, hasta ahora no se ha querido meter. Incluso se generó un aumento para el sistema jubilatorio. No se ha querido meter con la planta de personal más allá del congelamiento y seguramente vendrá un recorte de inversión pública.

P.: ¿Cómo se puede definir lo que anunció el nuevo ministro?

R.S.: Es un plan cortoplacista para arañar el 2,5% de déficit este año, que obviamente, solo se puede lograr porque el PBI nominal es más alto porque la inflación es más alta, porque si no, ni de casualidad se llega. En 2023 es muy importante que todo lo que se está anunciando de subsidios y algo más se concrete.

P.: ¿Hay escenario de suba abrupta del dólar?

R.S.: El paralelo ya está en nivel elevado en términos reales. En términos reales está alto, con una tasa de interés más alta y algo de control no tendría por qué escaparse. El oficial está atrasado, van a intentar el crawling peg y van a intentar los puentes pero no está terminada la batalla del tipo de cambio de 130.

P.: ¿Qué le puede aportar Gabriel Rubinstein al equipo de Sergio Massa?

R.S.: Es importante tener un economista profesional en el equipo. Es importante que lo sigan complementando con más mano de obra en los diferentes lugares.

Dejá tu comentario