20 de marzo 2008 - 00:00

Sigue alzado el campo, extiende el paro hasta el martes y hay riesgo de desabastecimiento

La Ruta 9 enSan Pedro yla localidadentrerriana deCeibas-donde hubopresenciapolicial- fuerondos delos lugares enlos cualesmás se sintióla protesta.
La Ruta 9 en San Pedro y la localidad entrerriana de Ceibas -donde hubo presencia policial- fueron dos de los lugares en los cuales más se sintió la protesta.
Cumplidas siete jornadas del contundente paro nacional del campo, las cuatro entidades rurales anunciaron ayer que la protesta se extenderá al menos hasta el próximo martes, enarbolando la consigna de «no perjudicar el tránsito particular» en las rutas durante Semana Santa, aunque haya algún pequeño corte.

En una jornada en la que se movilizaron alrededor de 300 mil productores en todo el país, los titulares de CRA, Sociedad Rural, FAA y Coninagro mantuvieron firme su posición de exigir al gobierno nacional que dé marcha atrás con el nuevo régimen de retenciones y abra una negociación para dictar nuevas políticas para el sector.

La puja con la Casa Rosada se hace más tensa cada día, ya que los funcionarios de la administración de Cristina de Kirchner siguen expresándose públicamente (y cada vez con mayor dureza) contra el paro, al que tildan de «extorsivo» e insisten en que sólo aceptan discutir «hacia adelante» y «sin medidas de por medio». Esto significa no tocar los cambios en materia de retenciones -que repercutieron en fuertes subas para los envíos de soja y girasol-para sólo definir algún tipo de asistencia a las producciones que se encuentran más complicadas, como carne y leche.

  • Resolución

  • «Ante la actitud intransigente de los funcionarios del gobierno nacional y la permanencia de las medidas que afectan al sector agropecuario y al interior del país todo, las cuatro entidades representativas del agro hemos resuelto continuar con las medidas de protesta y reunirnos el próximo martes 25 para evaluar la marcha de éstas», reza el comunicado que avalaron ayer los presidentes de la Sociedad Rural, Luciano Miguens; CRA, Mario Llambías; FAA, Eduardo Buzzi; y Coninagro, Fernando Gioino.

    De no recibir un llamado conciliador del gobierno, los ruralistas -impulsados por el fuerte descontento-de las bases-podrían decidir que la protesta continúe por tiempo indeterminado, mientras los más rebeldes imaginan un histórico tractorazo hacia la Plaza de Mayo. Ante una continuidad del paro, se esperan fuertes reacciones de los productores desde la reanudación de la actividad laboral el martes.

  • Recomendación

    Ante el aumento de los enfrentamientos y las situaciones violentas en rutas -se frenaron camiones por la fuerza y se tiraron en la vía pública cargas de granos-, las entidades recomendaron a los productores que protestan «mantener guardias mínimas en las rutas durante la Semana Santa, a efectos de controlar el efectivo cumplimiento de la medida y esclarecer a la población sobre las causas que la provocaron, sin perjudicar el tránsito particular y de pasajeros durante la festividad religiosa».

    Sin embargo, las postales observadas ayer no dan garantías de que no haya cortes de ruta durante el feriado. El túnel subfluvial Paraná-Santa Fe fue uno de los casos más complicados, pero también se produjeron piquetes y situaciones tensas en varios puntos del interior como Junín, Santa Rosa, Chaco y Formosa. En las localidades agropecuarias de Buenos Aires (San Pedro fue ayer sede del acto más convocante), Córdoba y Santa Fe, la convocatoria es muy fuerte y se calcula que ayer hubo más de 300 focos de protesta. Los ruralistas estiman que los productores movilizados superaron los 300 mil.

    Lo cierto es que se trata de una de las movilizaciones más importantes del campo en las últimas décadas. Las cuatro entidades sólo se habían reunido en 1993 para realizar el recordado «camionetazo» contra el gobierno de Carlos Menem, mientras el año pasado, Néstor Kirchner sufrió un paro de 12 días de CRA y CARBAP, contra el acuerdo de precios de la carne firmado en mayo de ese año.

    «El campo quiere políticas agropecuarias efectivas, no pelear ni desabastecer. Pero por más que digan lo contrario, desde el gobierno nunca nos llamaron más que para intentar hacernos firmar acuerdos sin previa discusión», afirmó ayer Llambías, que estimó como «prepotente» y «una provocación» la actitud de los sectores del oficialismo que preparan una marcha contra el paro agropecuario la semana que viene.

    Desde el gobierno alzaron ayer la voz el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que insistieron en calificar la medida de «extorsiva» y aseguraron que «no se negociará bajo presión».

    Mientras tanto, el fantasma del desabastecimiento sigue creciendo, aunque fuentes del sector productor y los carniceros afirman que existe stock de carne hasta la próxima semana, pese a que el Mercado de Hacienda de Liniers casi no tuvo actividad durante una semana ayer no ingresó ningún vacuno. Aun así, desde la Cámara de Supermercadistas Chinos ( Casrech) advirtieron ayer que pueden registrarse faltantes de carne, lácteos y quesos durante el fin de semana largo. Justamente, los pequeños y medianos comerciantes no cuentan con la misma capacidad de stock que las grandes cadenas.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar