11 de abril 2008 - 00:00

Suba por noticias, pero más por ganas

Suba por noticias, pero más por ganas
Dos fantasmas sobrevuelan el mercado. El más visible, los Hedge Funds (HF); el otro, del que no se habla, las "mesas" de los bancos. El año pasado las apuestas contra el dólar, y a favor de los commodities y mercados emergentes tornó a los HF en uno de los canales de inversión más exitosos y de mayor crecimiento. Lamentablemente -para algunos-en los primeros meses de este año muchas de las relaciones entre los activos financieros se han invertido o hecho humo, destruyendo prácticamente todas las oportunidades de arbitrajes.

Los datos preliminares hablan de una pérdida para los HF de 2,4 por ciento (tras este promedio se esconden pérdidas ¡de 30%!) la mayor baja desde la implosión del LTCM en 1998. Por ahora, más allá de algunas "explosiones" puntuales, no hay mucho de qué preocuparse. Pero si continúan las bajas -aun siendo mínimasla huida de los inversores y la consiguiente liquidación de posiciones podría complicarlo todo hacia octubre (la mayoría de los HF sólo permite retirar fondos en esa época). Si bien no sabemos cómo están tendidas hoy las cartas, a principios de año 57% de los HF, 45% de los administradores institucionales y 70% de las "mesas" estimaban que la economía entraría en recesión.

Claro que nada de esto importó ayer. Wal-Mart y Du Pont elevaron sus proyecciones de ganancias, el grupo Takeda de Japón ofertó u$s 9.000 millones por Millennium Pharma, BAS aconsejó apostar a los semiconductores y el CEO de Goldman afirmó que se acerca el fin de la crisis (¿les creemos?), los pedidos de seguro de desempleo fueron menores a lo esperado, la segunda licitación de la Fed de TSLF atrajo poco interés, avanzó la historieta " Microsoft, Yahoo, AOL, News Corp.", el dólar recuperó terreno, los commodities retrocedieron, etc., y, por sobre todo, las ganas de los inversores llevaron a que el Dow terminara el día ganando 0,44% en 12.581,98 puntos. Del otro lado, el de las "malas nuevas", el déficit comercial fue mayor a lo esperado; las ventas minoristas, menores, y Lehman golpeó al sector financiero. Pero cuando hay ganas, no hay malas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar