Fire sale de TikTok: ¿Qué futuro tendrá y qué lecciones deja?

Economía

Un sector económico que logró capitalizar los cambios que trajo el confinamiento es el de las redes sociales, que se convirtieron en el canal de comunicación por excelencia, consiguiendo en simultáneo multiplicar el número de usuarios activos y mejorar el grado de interacción de estos. En tal escenario, TikTok logró penetrar entre el público joven, alcanzó 100 millones de usuarios únicos mensuales en Estados Unidos, y se impuso como la app más descargada. Con ventas que se proyectaban en torno a los u$s500 millones, la app china parecía estar destinada a competir con las grandes empresas tecnológicas.

Hoy el panorama es otro. En agosto, se firmó una orden ejecutiva que obliga a ByteDance, dueña de TikTok, a desprenderse de sus operaciones estadounidenses so pena de que se le prohíba hacer negocios con empresas o individuos de ese país. Ahora la cancha está inclinada: la empresa china tiene 15 días para definir quién será su comprador. Las ofertas más destacadas son las de Oracle, y un consorcio formado por Microsoft y Walmart. Además, Beijing da señales de que no está dispuesta a regalarla ¿Es el fin del clima benévolo para las inversiones chinas en Estados Unidos?

La orden ejecutiva de Trump puso a ByteDance contra las cuerdas. Tiene que decidir a quien vender sus operaciones estadounidenses. Es lo que en el mercado se conoce como un fire sale: la presión de la administración Trump cercenó al vendedor a tal punto que no tiene casi poder de negociación alguno. ByteDance se ve forzado a recibir ofertas y decidir entre propuestas que, en condiciones normales, serían subóptimas. De hecho, se conoce por terceros actores que el precio base determinado por los accionistas asiáticos es de u$s30.000 millones, un valor similar al de Snapchat que tiene menos usuarios activos y nulo potencial.

Por un lado, está la propuesta de Oracle que apunta a integrar bases de datos, repotenciar su servicio de nube y tener llegada directa al consumidor. Según The Wrap, Oracle propuso pagar u$s10.000 millones en cash, u$s10.000 millones en acciones propias y un 50% de las ganancias de TikTok por dos años. Aún en un escenario optimista, lejos está del precio que esperan los accionistas.

Por otro lado, están Microsoft y Walmart que aspiran a utilizar la estructura tecnológica del primero para reinventar la plataforma de e-commerce de la segunda. Analistas de mercado aseguran que este consorcio está dispuesto a alcanzar una contraprestación total de entre u$s35.000 y u$s 40.000 millones. Cabe destacar que Microsoft tiene una fuerte presencia en China, por lo que no está entre sus intereses timar al gigante asiático. Tanto por espalda financiera como por reputación, la alianza entre estos dos colosos estadounidenses es la que tiene más posibilidades de hacerse de TikTok.

Pero atención. En el trascurso del fin de semana surgió una noticia que puede alterar las cosas. El gobierno asiático decretó una restricción a las exportaciones, la cual –prima facie– dictaría que ByteDance necesita de una licencia para vender su tecnología a un pretendiente estadounidense. Aun cuando un análisis de política exterior excede el alcance de esta nota, se puede analizar que esta restricción le da a China el poder de veto ante lo que podría ser una compra usuraria. Significaría, así, una respuesta al ataque frontal de Trump que dejó entrever que, al menos bajo su administración, las inversiones chinas en territorio estadounidense son objeto de estricto escrutinio.

Si bien el lo más probable es que el fire sale de TikTok decante en una adquisición por parte de la asociación entre Walmart y Microsoft, cabe preguntarse cuál será el efecto continuado que la decisión compulsiva de Trump tenga sobre el mundo financiero. En un capitalismo que, tras la incorporación de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001, fue dominado por la internacionalización de las inversiones, la puja nacionalista de Trump tiene el potencial para acarrear efectos realmente duraderos.

Temas

Dejá tu comentario